Las autoridades de la Asamblea Nacional, de la Defensoría del Pueblo y del Consejo Nacional Electoral (CNE), que son garantes del proceso de diálogo entre el Gobierno y el movimiento indígena, hicieron un llamado al presidente de la República, Guillermo Lasso, para que el Ejecutivo retome las conversaciones, con el fin de encontrar una salida al paro nacional, que este 28 de junio llegó al día 16.

Esto se dio en las instalaciones del Liceo Matovelle, en la Iglesia Basílica del Voto Nacional, luego de que el presidente Guillermo Lasso anunció que el Gobierno retira de la mesa de diálogo en la que se encuentran Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Gary Espinoza, líder de la Fenocin, Marlos Vargas, presidente de la Confeniae, y más dirigentes del movimiento indígena.

Ante la ausencia de los delegados de Carondelet, el titular de la Asamblea Nacional, Virgilio Saquicela, dijo que la solución a las paralizaciones estaban cerca. Que la cita que inició el lunes pudieron haber llegado a buen término y así evitar la muerte de un militar en la Amazonía.

Con respecto al pedido de los indígenas de reducir el precio de los combustibles, Saquicela cree que es posible que el Fisco pueda hacer un sacrificio económico adicional, tomando en cuenta que la recaudación tributaria ha generado excedentes. “La paz del Ecuador merece eso y mucho más”, dijo Saquicela.

Publicidad

En la misma línea, la presidenta del CNE, Diana Atamaint, señaló que había esperanzas en que el diálogo rinda frutos el lunes y, por ello, es necesario que los representantes de Carondelet vuelvan a sentarse a conversar con el sector indígena.

Atamint lamentó las muertes y heridos que se han suscitado en el contexto de las manifestaciones. Además, recordó que pertenece al pueblo Shuar y que también es parte de la Conaie.

“Me siento orgullosa de aquello, y por eso puedo decir que en nuestras filas y en nuestras organizaciones prevalece el diálogo, los conflictos se resuelven con el diálogo. Y todo acto que se haya identificado como violento, no corresponde por orden de nuestras dirigencias, ni de nuestros líderes, corresponde a gente que no le interesa que haya paz y prosperidad en Ecuador”, dijo Atamaint.

El defensor del Pueblo (e), César Córdova, coincidió con la titular del CNE en cuanto a que los grupos sociales a los representa el movimiento indígena no son violentos. Reiteró el llamado al Gobierno para volver al diálogo.

Publicidad

Desde la Conaie, Leonidas Iza señaló que el lunes se “avanzó bastante” y lamentó que el encuentro se haya detenido. Dijo no debe haber imposiciones ni condicionamientos de ninguna de las partes.

“Señor presidente (Guillermo Lasso), usted ha dicho que no dialogará con Leonidas Iza. Está muy complejo y muy alejado de la realidad, pretender que al quitar una voz de un dirigente esto va a funcionar”, criticó el líder de la Conaie, quien enfatizó que las intenciones del movimiento no han sido desestabilizar al Gobierno.

Iza solicitó que se retiren a los policías y militares que se encuentran en los ligares que acogen a los indígenas y sus familias en Quito, como son la Casa de la Cultura, y las universidades Salesiana y Central. “Eso es provocación. En este momento me parece importante una actitud de paz”, dijo.

Aseguró que existe predisposición para continuar con el diálogo e hizo un llamado a las personas que se sumaron a las protestas para que permitan el acceso de productos y alimentos a las ciudades que ahora están bloqueadas por los manifestantes.

Publicidad

Así mismo, Leonidas Iza invitó a los rectores de las universidades Salesianas y Católica a sumarse como garantes del proceso de conversaciones con el Gobierno. También se solicitó la participación del monseñor Luis Cabrera.

“Llamamos a la unidad, a la paz. Seguimos en este proceso esperando para poder tener respuesta del Gobierno”, finalizó el máximo dirigente de la Conaie. (I)