El correísmo, representado en la Asamblea Nacional por la bancada Unión por la Esperanza (UNES), entregó al gobierno de Guillermo Lasso lo que sus aliados legislativos la Izquierda Democrática (ID) y Pachakutik (PK) pretendían archivar: la reforma tributaria que le permitirá tener un respiro económico en los próximos dos años y recaudar $1.900 millones.

En la sesión plenaria n.º 743 se cocinó un pacto político entre el correísmo y el gobierno, cuyo resultado y costo político se verá en las próximas semanas, y tiene relación con temas judiciales y el interés del Gobierno por enfrentar la crisis económica con la aplicación de nuevos impuestos. Esa es la lectura generalizada que existe entre los legisladores.

A las 19:25 del 26 de noviembre, frente a la moción del sector de Pachakutik de negar y archivar el proyecto de Ley de Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal, planteado por el Ejecutivo por la vía urgente, el sistema electrónico de la legislatura registró 81 abstenciones y estas pertenecían a la bancada de UNES y el sector del Gobierno con sus aliados.

Asamblea no aprobó, ni negó ni archivó proyecto de reforma tributaria

En tres votaciones, la Asamblea Nacional no aprobó, negó ni archivó el proyecto de Ley urgente, y este domingo 28 de noviembre, la secretaría general del Parlamento notificará al Ejecutivo sobre los resultados de las mociones que se presentaron frente a su propuesta de Ley, para que proceda conforme lo establece la Constitución, esto es, remitir al Registro Oficial la publicación del texto íntegro de su propuesta inicial.

Publicidad

Los asambleístas que representan el correísmo mantienen silencio, no responden sus teléfonos. También el sector de CREO prefirió no hablar con la prensa desde la noche del viernes.

Negociaciones políticas

La bancada de UNES frente a los resultados obtenidos a la moción de archivo: 51 a favor, 3 en contra y 81 abstenciones, por primera vez, mantuvo silencio. A su salida del recinto legislativo tampoco coreó el himno de protesta que los identifica cada vez que están en desacuerdo con los resultados de una votación.

Con unas cortas declaraciones del asambleísta Carlos Zambrano, que duraron dos minutos, con presura los legisladores correístas abandonaron el edificio del Parlamento.

Zambrano aclaró que la propuesta del Ejecutivo fue negada, que era una ley recaudadora y que lamentablemente tampoco su propuesta de informe de minoría tuvo los votos, que ellos actuaron con responsabilidad. Su voz subió de tono para señalar a la prensa: “No nos hemos prestado, como lo están diciendo, no nos hemos prestado para el Gobierno y si nos hubiéramos prestado, no hubiéramos presentado un informe de minoría, no nos prestamos para ese tipo de cosas”.

Temprano, los dirigentes de UNES mantuvieron reuniones por separado con el partido Social Cristiano, en las cuales coincidieron en que el destino del proyecto del Ejecutivo era negarlo en el pleno con lo cual se ajustaba a la tesis socialcristiana cero impuestos. A esa tesis se sumaría Pachakutik e incluso la Izquierda Democrática.

Antes de la sesión del pleno, el PSC a través del coordinador de bancada, Esteban Torres, envió un mensaje a la presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori. “Si la dirección de la sesión se presta para que el proyecto pase por el ministerio de la ley, desde ahora anunciamos consecuencias al interior de la Asamblea, puede ser la destitución de las autoridades, no vamos a permitir que haya un juego de que se suspendan las sesiones”.

Publicidad

Tras los resultados obtenidos, el partido de la lista 6 responsabilizó al Gobierno y a UNES, que votaron coincidentemente por la vigencia por el ministerio de la Ley, lo que ellos denominan “paquetazo de impuestos”. Que ahora debe quedar claro entre quiénes es el pacto, y que obviamente no es con el PSC.

Torres aseguró que hubo el pacto Gobierno-UNES. “Todos sabíamos que una abstención frente a una moción de archivo de la ley significaba ministerio de la ley, y sin duda sorprendió la posición de UNES”. Reveló que mantuvieron reuniones con ese sector político, pero “nunca se supo que esto estaba por atrás, fue un acuerdo puntual ente el Gobierno y los correístas, que no se reveló a nadie, por eso están molestos Pachakutik y la Izquierda Democrática”.

UNES también mantuvo reuniones con Pachakutik para obtener el respaldo de la moción presentada antes de la sesión plenaria convocada para las 16:30, para que se niegue y archive el proyecto. Pero, según Mireya Pazmiño (PK), no hay duda de que hubo un acuerdo del Gobierno con UNES, pues el correísmo en su discurso siempre mantuvo que la ley no debía pasar y que no es progresiva, sino perjudicial para los pobres y la clase media. “Se supone que teníamos que archivar y que el Gobierno envíe uno nuevo, pero los resultados finales sorprendieron”.

Pazmiño, quien impulsó la moción de archivo, dijo que conversó con todas las bancadas, incluida UNES a través de su coordinadora, Paola Cabezas, que inclusive señalaron que era la opción en caso de que no hubiera los votos para el informe de minoría del proyecto urgente presentado por el correísmo.

Fue una sorpresa, añadió, porque los asambleístas de UNES se quedaron quietos, no pulsaron el botón de votación y cuando no se vota, automáticamente el sistema electrónico contabiliza como abstención.

Las únicas que pulsaron el botón de abstención fueron las legisladoras Esther Cuesta y María Gabriela Molina.

En los momentos de tensión, porque UNES se demoró para consignar el voto, se veía que estaban en el teléfono, describió Pazmiño. “Parecía que estaban averiguando al expresidente Rafael Correa, se les veía ahí hablando por teléfono, no nos acercamos a preguntar porque eso ya se habló; porque si no había votos para el informe de mayoría y de minoría, entonces había que archivar, caso contrario entraría en vigencia por el ministerio de la ley, y ahora es eso lo que ellos permitieron”.

Antes y durante la sesión, UNES se mantenía en que iban a dar los votos para el archivo, insistió Pazmiño, que también piensa accionar frente al proyecto que considera perjudicial porque eleva el impuesto a la renta de las personas en casi 2.000 %.

El coordinador del bloque de la Izquierda Democrática, Alejandro Jaramillo, señaló que causó sorpresa el viraje que tuvo el Gobierno con el correísmo, pues inicialmente con Pachakutik se habló para archivar el proyecto del Ejecutivo por el golpe económico que ocasionaría a la clase media. “Jamás imaginamos que iba a darse el pacto del indulto”.

Al correísmo le interesa que el Gobierno indulte a algunos de sus políticos que están detenidos e inclusive es probable que ese pacto tenga relación con la prelibertad del exvicepresidente de la República Jorge Glas. En los próximos días vamos a ver cuál ha sido exactamente este acuerdo entre UNES y el Gobierno, sostuvo.

Jaramillo consideró que el acuerdo entre el Gobierno y el correísmo fue antes del inicio de la sesión del pleno, porque el legislador Francisco Jiménez (CREO) y ponente del proyecto urgente tuvo la oportunidad de incluir las observaciones de la ID y PK, pero no lo hizo, y además fue evidente la tranquilidad que tenía el Gobierno y la felicidad que mostraron algunos oficialistas.

Al momento, la ID analiza dos salidas frente al proyecto. Presentar, en la próxima sesión plenaria, una reconsideración de lo actuado el 26 de noviembre, alistar una demanda de inconstitucionalidad o solicitar la derogatoria de este “mamotreto jurídico en temas tributarios”.

Previamente a la sesión, el legislador de gobierno Francisco Jiménez negó que el Gobierno intenta que el proyecto pase por el ministerio de la ley, que constituye una elucubración.

Tras los resultados frente a la moción de negar y archivar el proyecto urgente de reforma tributaria, la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, clausuró la sesión señalando que “se ha conocido y votado sobre el informe de mayoría, sobre la aprobación del informe de minoría e incluso sobre el archivo del proyecto de Ley, y luego que ninguna de estas ha alcanzado la votación necesaria para ser aprobada, procedo a clausurar la presente sesión”. Eran las 19:36 del 26 de noviembre. (I)