En nuestro país se adora a la madre... Pero he observado y comentado hace mucho tiempo que el primer insulto que se oye y se repite en la calle es “hp”.
Y si el lobo de Caperucita Roja denunciara a alguien que se acaba de devorar a una niña en el bosque… O si la bruja perversa de La Bella Durmiente denunciara a quien acaba de envenenar a una princesa... ¿Por qué estas comparaciones? Una cosa es ser villano y otra ser villano y encima descarado, desvergonzado, caradura y ruin.
La suerte de Elizabeth Cabezas también está echada. Aunque presumiendo que como parte de su campaña para la reelección como presidenta de la Asamblea Nacional activaba urgentes llamadas telefónicas para proteger al cirujano mayor de la corrupción, en esta vez se le desnudó canal y mensaje.

Páginas