Un total de trece de los 62 testigos y peritos anunciados por la Fiscalía han intervenido en dos días de audiencia de juzgamiento contra el programador sueco Ola Bini, quien es acusado de ser el autor del delito de acceso no consentido a un sistema informático, telemático o de telecomunicaciones. La mañana de este viernes la diligencia se reinstaló en su tercer día en el Complejo Judicial Norte, en Quito.

Desde el miércoles último los jueces penales de Pichincha Pablo Coello (ponente), Fanny Altamirano y Milton Maroto Sánchez están a cargo del juzgamiento del extranjero, detenido en abril de 2019 en el aeropuerto Mariscal Sucre, de Quito, cuando se disponía a viajar a Japón.

La Fiscalía acusa a Bini por supuestamente haber accedido sin autorización ni consentimiento al sistema de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) con el objetivo de obtener información del contenido digital de la Empresa Pública Petroecuador y de la entonces Secretaría Nacional de Inteligencia (SNAI).

Ola Bini plantea denuncia por fraude procesal, un día después de que fue llamado a juicio por acceso no consentido a un sistema informático

Para sustentar su teoría el fiscal Fabián Chávez ha presentado peritos que realizaron informes sobre la extracción de información contenida en equipos incautados, el testimonio sobre la contratación de servicios de housing (consiste en el alquiler de un determinado espacio en un centro de datos en el que el contratante puede implantar su propio servidor en un entorno de seguridad y alta conectividad), enlace de datos y otros servicios, testimonio de un funcionario de Cancillería de Ecuador que entregó la residencia temporal al sueco, entre otros.

Publicidad

Respecto de lo dicho por testigos y peritos presentados por la Fiscalía, la defensa de Bini, a través de sus preguntas, ha tratado de evidenciar vacíos, contradicciones e inexactitudes que mantienen los testimonios e informes periciales a los que se ha hecho alusión en los dos primeros días.

Carlos Soria, abogado del experto informático sueco, aseguró que Bini ha sido un perseguido del gobierno del expresidente Lenín Moreno. “Seguirá siendo un perseguido hasta que no se le declare inocente. Esperamos que eso haga la justicia, que haga su trabajo y que las manos y los tentáculos de la política dejen de meterse en el sistema judicial en este y en todos los casos”.

A Ola Bini se lo acusó inicialmente de formar parte de un plan para desestabilizar al régimen del entonces presidente Lenín Moreno y de su cercanía con Julian Assange, fundador de WikiLeaks a quien el 11 de abril de 2019 el Ecuador le retiró el asilo otorgado en el gobierno de Rafael Correa y lo expulsó de la Embajada de Ecuador en Londres, Inglaterra.

El 29 de junio pasado, el sueco de 39 años fue llamado a juicio por la jueza penal Yadira Proaño, luego de acoger los más de 60 elementos presentados por la Fiscalía: informes periciales de informática forense, la asistencia penal requerida a Estados Unidos, versiones y oficios de instancias públicas como la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE).

Publicidad

El artículo 234 del Código Orgánico Integral Penal señala que la persona que sea procesada por el delito de acceso no consentido a un sistema informático, telemático o de telecomunicaciones podría ser sancionada con la pena privativa de la libertad de tres a cinco años.

Ola Bini es llamado a juicio por el delito de acceso no consentido a un sistema informático

Este articulado explica el delito que cometa la persona que sin autorización acceda en todo o en parte a un sistema informático o sistema telemático o de telecomunicaciones, o se mantenga dentro de este en contra de la voluntad de quien tenga el legítimo derecho, para explotar ilegítimamente el acceso logrado, modificar un portal web, desviar o redireccionar de tráfico de datos o voz u ofrecer servicios que estos sistemas proveen a terceros, sin pagarlos a los proveedores de servicios legítimos.

Una vez que concluya la presentación de la prueba testimonial, pericial y documental, la Fiscalía será el turno de intervenir de la defensa de la asociación particular, es decir, el abogado de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones. Luego deberá participar la defensa de Bini, quien ha anunciado tener más de 100 testigos, más de 100 pruebas documentales y pericias que, para Soria, ratificarían que no existe ningún tipo de materialidad, que no hay delito y que no existen responsables.

Inmediatamente vendrán los alegatos de cierre de los sujetos procesales y el Tribunal entrará a deliberar si encuentra o no culpable a Ola Bini del delito acusado. (I)