Con el lema de “si esto no para, el país se para”, los representantes de gremios de producción y comercio pidieron que el paro nacional se termine.

Los directivos aseguraron que las pérdidas económicas sobrepasaron los $ 500 millones y que están cerca del déficit generado en el paro de octubre 2019. Hoy se cumplió el día 16 del paro nacional convocado por movimientos indígenas y campesinos.

Carlos Loaiza, presidente de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), se solidarizó con los familiares que han tenido fallecidos y heridos en el paro nacional, así como con la Policía y Ejército.

“El sector productivo exige poner fin a la violencia, es inaceptable que las demandas violentas de un grupo minoritario de ciudadanos, por más legítimas que estas sean, vulneren nuestros derechos humanos y provoque destrucción, heridos y sobre todo, muertes”, enfatizó.

Publicidad

Días de intensas protestas han impactado el ritmo y la economía del centro norte de Quito, mientras que las zonas que no tienen conflicto intentan mantener su rutina, aunque con sobresaltos

Loaiza dijo que los representantes exigen que se ponga fin al paro y los desmanes. Además, exhortaron al Gobierno que haga prevalecer la ley por sobre los intereses particulares o cálculos políticos.

“Queremos que pare el cierre de las vías hoy, no mañana, hoy”, dijo Felipe Rivadeneira, representante de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor).

José María Ponce, representante de la Cámara de Industrias y Producción, acotó que ningún tipo de diálogo podrá tener buenos resultados si le anteceden presiones violentas. Pidió de manera urgente que se permita la circulación en las vías ecuatorianas.

“Hay ciudades que tienen problemas serios de abastecimiento, y no solo de comida, hay hospitales donde ya no tienen remedios y hay gente que está pagando un precio muy caro por esta situación. Es importante que la dirigencia indígena abandone estas posiciones de violencia para poder tener un diálogo”, agregó.

Publicidad

‘No se llegó ni al 5 % de lo que se vendía en un día por las protestas’: la resignación de dueños de negocios del centro de Quito que ahora están en apuros para completar pagos del mes

María Fernanda León, de Procosméticos, dijo que “una de las maneras más perversas de violencia es el corte de las vías, es como si a un enfermo agonizante le estuvieran cortando las venas para que ya no pase más sangre y así acelerar su muerte, eso es lo que está pasando en el Ecuador”.

La vocera de Procosméticos sostuvo que cuando se cortan las vías se afecta la libertad. “Les pedimos que abran las vías, el país necesita respirar”, señaló León.

Ninfa Estrada, dueña de un salón de belleza, lamentó que las paralizaciones han disminuido su trabajo a un 10 %. Esto, explicó, que le pone en una situación preocupante porque no sabe cómo pagará el arriendo, mensual de sus colaboradores y los servicios básicos.

Diana Espín, directora de la Corporación Nacional de Avicultores del Ecuador (Conave), puntualizó que el paro nacional está poniendo en riesgo la salud alimentaria de los ecuatorianos.

Estamos hablando de un país en donde existe desnutrición y los alimentos están siendo desperdiciados como si fuesen cualquier cosa (…) El sector productivo y agrícola, no ha podido recuperarse a lo largo de los años, y ahora, con este momento estamos empeorando la situación”, argumentó. (I)