Tengo el privilegio de conocer excelentes profesionales de casi todas las áreas relacionadas con los negocios, desde estadísticos a asesores financieros, de contadores a analistas macroeconómicos, desde relacionistas públicos hasta coaches personales y la lista sigue. El punto es que algunos de ellos, a pesar de su gran talento y experiencia, no avanzaron por considerar que no pueden ir más allá, por las limitaciones de un mercado pequeño.

A veces pensamos que las buenas épocas durarán siempre y eso se traduce en pérdida de dinero futuro. En muchos casos se aspira a trabajar con la alta gerencia o con las cumbres, lo cual es aceptable, pero en países como los nuestros, donde existen muy pocas cordilleras corporativas, las alturas están enrarecidas y ocupadas, a veces no necesariamente por los mejores.

Tener grandes aspiraciones está bien, es loable, pero hasta mientras ¿qué hacer?, o lo peor, ¿cómo ganar dinero en un mercado reducido, sin mayor cultura empresarial y extremadamente competido?

La cosa es complicada en este escenario, pero hay grandes alternativas, veamos.

Publicidad

Una de las características de la era digital que vivimos es la inmediatez, eso quiere decir que todo es para antes de ayer, en ese sentido, comprar curvas de aprendizaje es un gran negocio porque ayuda a acortar ciclos, por lo tanto, la venta de estas implica mucho dinero potencial.

Cada industria tiene sus características y en ellas hay expertos que fácilmente pueden vender su conocimiento por medio de suscripciones, las cuales pueden incluir asesorías, boletines, ebooks y demás contenido relevante, todo en función de la creatividad y visión del emprendedor, cuyas características serán experiencia y trayectoria. La gente pagará por eso.

Cada grupo objetivo regula los precios en una relación inversamente proporcional a su tamaño, complejidad y especificidad, es decir, mientras más pequeño sea el mercado y concretos los temas, el contenido a ofrecer será más costoso, y claro, viceversa.

Ecuador puede pagar rangos entre $ 15 y $ 150 por suscripciones anuales, cada consultor deberá hacer números y proyectarse, con las suscripciones vienen muchos negocios cruzados y así todos los involucrados ganan, de este modo se reinventan las industrias y evolucionan, triunfando el país holgadamente, ¡esa es la manera en que los consultores de negocios pueden obtener excelentes ingresos en la era digital!

Lo bueno es que hay muchos más países que Ecuador, así, el mercado se abre exponencialmente, y las oportunidades de ingresos también.

Las ventas duras son complicadas de lograr en todas partes del mundo, pero existen opciones empresariales increíblemente más rentables y escalables, todo dependerá de cuán involucrado esté el consultor de alta gestión con la tecnología aplicada, con el día a día y con estas alternativas de generación de ingresos.

Mi apuesta es por las suscripciones, es lo más previsible y seguro, además, la industria que más crece, en todas las áreas. Es cuestión de hacer números: Si se crea un tema específico al que se agregan temas cruzados, se pueden vender suscripciones por $ 150 anuales, si se logran diez mil suscripciones de este tipo al año, se dispondrá de $ 1,5 millones de dólares, si se gasta el 40 % en ventas, comisiones, generación de contenidos, etc., se dispondrá de $ 900.000 netos, es un ingreso atractivo y motivador.

Las suscripciones expanden mercados, dan prestigio y liderazgo, generan ingresos, mantienen actualizados a los gestores, etcétera; es cuestión de decidirse, contratar a gente que sabe y empezar. La audiencia está esperando por buenas propuestas. (O)