Hartos de empollar su descontento en los claustros universitarios, los estudiantes sacaron su voz a las calles. Expresiones políticas caleidoscópicas, polifacéticas, globales pero particulares a diversas circunstancias, inflamadas por ideologías similares, las comprendemos hoy bajo la etiqueta de “Movimiento del...
No es lo mismo vivir en tu propio penthouse moderno con ventanales que se abren triunfantes ante un mundo al que se ve de arriba abajo, ascensor de espejos y acero brillantes como dentadura en propaganda de dentífrico, que vivir de alquiler en el último piso de un edificio viejo, adonde se llega con dolor de brazos y piernas cargando...
Cuando mi hija tenía tres años le agarró la costumbre de levantarse a las cinco de la madrugada. Y justamente durante los fines de semana demostraba una verdadera puntualidad alemana en su rutina. Ahora bien, todos sabemos que la vida es tolerable siempre y cuando se nos conceda, aunque sea solo un sábado o domingo,...
El camino del bosque se interrumpía por un arroyo que cantaba entre las piedras: “Cuidado con el Bach”, me advirtió mi amigo alemán. Y más que salvarme de los zapatos mojados, me despertó a una revelación: en mis tardes melancólicas llevaba escuchando, durante años, la mú...
Pues resulta que un vendedor de carros, harto de la contaminación y el ruido de la ciudad, decidió mudarse al campo en búsqueda de silencio y aire puro. Recién instalado con su mujer en su flamante chalé en la pradera bávara, una cálida mañana del verano de 2017 se disponían a...
Cada mañana, al cruzar el puente, veo al mismo hombre haciendo lo mismo que yo: llevando a su hija, de la mano, a la escuela. En verano, además, llevaba unas medias de cerezas (desde entonces se ganó mi corazón) y a más de la niña a un bebé apapuchado en un fular. Me recordó a mi exmarido, el...
Se subieron al tranvía en la estación central: dos mamás, dos coches, dos bebés. Los bebés rubios y cachetones, las mamás cachetonas y con pelos de ponies, teñidos de colores pastel. Cinco piercings per cápita. Chicas de esas a las que antes se llamaba gorditas y que ahora se prefiere llamar...
¿Quién no le teme al dolor? Si cuando empieza parece que no terminará jamás: túnel sin salida, laberinto por el que nos arrastramos en la oscuridad. El dolor reduce la vida a sí mismo, no existe nada más allá del dolor. Una mujer pariendo una criatura atravesada en su vientre, un soldado a...

Páginas