Han pasado semanas desde que lo vi, pero todavía sigo pensando en el hombre que daba de comer a los cuervos. Lo encontré en el parque en un día frío, gris y lluvioso como cualquiera, al cruzar el puente que se eleva sobre el río, apoyado en su amplia baranda de piedra. Colgada al hombro llevaba una bolsa de tela de la cual sacaba nueces. Y a...
Amaneció lloviendo. El primer día del año llegó goteando, nublado y pálido. Trasnochado. A la medianoche en punto Alemania enloqueció y, sin darle tiempo de hallar refugio, al año 2019 le reventaron los tímpanos con toneladas de pólvora a la que prendían fuego, ráfagas...
En algún momento de la vida ya es imposible diferenciar si nuestros recuerdos los pescamos del hondo pantano de nuestra memoria o si son recuerdos de segunda mano (alguien nos contó lo que nos había sucedido) o memorias restauradas a partir de una fotografía. Yo, por ejemplo, ya no sé si realmente me acuerdo de...
Había logrado esconderla justo a tiempo, salvarla de los transportes que en 1942 empezaban a vaciar el gueto judío de Przemysl rumbo a los campos de exterminio, donde la vida de millones se convertiría en cenizas sin sentido. Pero Zygmunt había salvado (eso creía) a su amada Renia. Había encontrado un...
El tiempo pasa y aún así permanece: se queda oculto en los rincones, late por siempre en los objetos. Imagino que muchos de ustedes comparten conmigo la fascinación por lugares y cosas en donde todavía creemos escuchar las voces de tiempos y personas que siguen hablándonos desde la muerte. Pierdo el sueño...
Al apuro me pongo el abrigo negro, me enrosco un larguísimo chal azul con lunares rojos, meto los pies en mis botines nuevos y solo me doy cuenta de lo incómodos que son (el infierno: zapatos come-medias) cuando ya estoy corriendo escaleras abajo con la bebé en un brazo y el bolso en otro. La meto en su cochecito azul aparcado...
El comportamiento de las masas ha ocupado a más de un pensador. Al parecer, la sensatez, compasión, decencia innatas se disuelven en la ira común. Nuestras mentes racionales, al alinearse bajo banderas y eslóganes, se transforman en cabezas de fósforo a las que cualquier chispa incendia a una velocidad e...
Me acordé de esta historia porque ayer vi una tina de baño a la que alguien había puesto de patitas en la calle y convertido en jardinera. ¿No es angustiante encontrarse con esos objetos, cómplices de nuestra intimidad, expuestos de repente en un lugar donde no corresponden, solos y desvalidos? Recordé mi...

Páginas