El presidente de la Asamblea Nacional, Virgilio Saquicela, reflexiona sobre la crisis política que atraviesa el país y en una entrevista con Diario EL UNIVERSO insiste en el diálogo como salida a los momentos de convulsión social. No cree que la destitución del mandatario desactivará la protesta social, no es partidario de esa vía ni de la muerte cruzada, asegura que no está interesado en ser presidente de la República y que hará lo imposible porque se mantenga el Estado de derecho y que tanto Lasso como la Asamblea continúen en funciones.

¿Cuál es la visión de lo que está sucediendo, un país paralizado por once días?

Hay una convulsión social y no ha habido una capacidad de diálogo de las partes en conflicto, y se conoce que hay una serie de entidades como universidades, la Iglesia y 300 organizaciones más para ese diálogo. Nosotros como Asamblea hemos hecho lo propio y tuvimos una primera reunión para buscar esa metodología para las mesas temáticas, pero hasta el momento no se ha cristalizado, siguen pasando los días y no hay visos de solución.

¿La Asamblea Nacional realizó algún acercamiento con el presidente de la Conaie, Leonidas Iza?

Publicidad

Nuestra temática fue la reunión con las distintas fuerzas, la idea era que de ese conglomerado salga una resolución para poder convocar a las dos partes; pero ellos indicaron que ya tenían adelantados los diálogos para desembocar en ello, pero no se ha dado. La Asamblea insistirá en el diálogo e incluso puede ser garante del cumplimiento de los acuerdos a los que se puedan llegar.

¿Qué le hace pensar a usted que la Asamblea puede ser garante cuando ha sido un escenario de críticas y considerada una institución desprestigiada?

Lo que pasa es que es el poder constituido y están representadas, queramos o no, las 24 provincias con los distintos sectores políticos y desde ahí partimos en la posibilidad de legitimación. Creo es el momento de país y de paz social en donde todos los actores debemos intervenir, pero si no es la Asamblea Nacional, busquemos las alternativas.

¿Usted cree que el presidente debe cumplir su mandato?

Publicidad

Nosotros creemos en el Estado de derecho, creemos en la democracia y somos demócratas, partimos del hecho de que el presidente de la República es producto de esa votación popular y por ende debe cumplir su mandato, en eso no tenemos tela de duda; al menos en la Asamblea Nacional no se ha barajado ningún otro escenario o posibilidad, no hemos dialogado sobre ellos, sino ser un lugar y un poder político que está pidiendo el diálogo.

¿Pero hay intenciones de activar el artículo 130 de la Constitución para destituir al presidente por grave crisis política y conmoción social?

Hay figuras que están en la Constitución, el artículo 130 o 148 con la muerte cruzada; sin embargo, la muerte cruzada no la veo como una solución pragmática para desactivar el conflicto social. Si en la capital de la República estamos con miles de indígenas y grupos sociales que están reclamando diez puntos, una muerte cruzada no resolverá el tema.

¿Tampoco desactivará la protesta social la aplicación del artículo 130 de la Constitución?

Publicidad

Creo que no, porque eso implicaría la destitución del presidente de la República y la Asamblea podrá permanecer durante ese periodo corto de tiempo; pero yo creo en un Estado constituido y en un Estado de derecho y eso se agota a través del diálogo, aspiramos a que se dé y si no, puede escalar a una situación de crisis donde no sabemos en qué puede desencadenar ese tema.

¿Si mañana le presentan una resolución para activar el art. 130 de la Constitución, usted lo hará?

Es como lo que sucedió con el tema del decreto de excepción, pues si existen las firmas suficientes y en este caso mayoría absoluta para pedir, es obligación mía incluir en el orden del día como lo hice, otra cosa es que se resuelva. En este caso, si se reúne con los requisitos correspondientes del mínimo de firmas, es mi obligación ponerlo, otra cosa es que exista dentro de la Asamblea Nacional el criterio mayoritario de 92 votos para que pueda progresar una situación de esa naturaleza, no creo que estemos en ese escenario; tampoco en la Asamblea se ha hablado de eso, al menos conmigo nadie ha conversado sobre esa posibilidad, pero también es una situación que está en la Constitución.

¿Pero usted no está buscando la Presidencia de la República?

Publicidad

No, vuelvo a insistir, la democracia, el Estado de derecho y el cumplimiento del mandato popular; para mí, el presidente de la República, Guillermo Lasso, tiene que seguir gobernando y buscar sintonizar con las protestas sociales y con los criterios del resto de la sociedad civil, y sintonizar con los criterios políticos que están dados en la Asamblea Nacional. En el caso que me pregunta de asumir la Presidencia de la República hay una sucesión en el supuesto, para mí no consentido, que corresponde al vicepresidente de la República.

¿Si depende de su firma y de su voto la aplicación del artículo 130 de la Constitución, usted lo haría?

No, yo haré lo imposible para que se sostenga el Estado de derecho y para que se sostenga lo que dispuso el pueblo ecuatoriano, que posibilitó que Guillermo Lasso y la actual Asamblea estén en las instancias de poder.

¿Habrá una garantía?

Para mí la Asamblea es garante del sistema democrático y bajo ningún punto de vista nosotros podemos ir a atentar contra el mismo; volvemos a insistir en llamar a un diálogo, en un diálogo serio donde se sienten el Ejecutivo y la Conaie, fundamentalmente, limen asperezas y resuelvan, donde el Ejecutivo se sintonice y revise el tema de los combustibles, que creo que es el punto más álgido que tiene que revisarse. Entiendo que los precios nacionales son inferiores a los internacionales, pero la realidad ecuatoriana es distinta a las realidades internacionales, tendría que buscarse un consenso, pues al inicio se habló de una focalización para el sector transporte y el productivo, pero eso le corresponde al Ejecutivo.

¿En qué temas puede contribuir la Asamblea Nacional a solucionar las demandas de la Conaie?

En el tema seguridad que he dicho pasa por una mesa abierta entre tres poderes del Estado que son el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y cada quien cumpla su rol.

En todo este proceso devenido por las manifestaciones hubo un momento clave de la Asamblea, pretender bajarse el decreto de estado de excepción, ¿eso no ponía en riesgo a la ciudad ante una escalada de violencia?

Los decretos deben estar enmarcados en la Constitución y no pueden atentar contra los derechos; cuando salió el primero y luego dijeron que era un borrador que atentaba contra los derechos de los ecuatorianos porque se disponía interrumpir las telecomunicaciones, que se privaba todo tipo de reunión, estaba yendo a los extremos. Ahí nació el repudio a ese decreto, pero luego el mismo Ejecutivo lo derogó. Pero con o sin decreto el problema está latente y no garantiza que la protesta social no se dé.

¿Quién se hace responsable de esta escalada de violencia?

Lastimosamente se da y aprovechando las marchas llegamos al extremo del vandalismo con vehículos, con daños a infraestructura pública y privada e incluso fallecimiento de personas, no creemos que debe seguir escalando. La Fiscalía debe actuar y aclarar esos temas.

¿No cree usted que a la Asamblea Nacional le falta hacer un pronunciamiento más firme en contra de esta escalada de violencia?

Justamente estamos abordando esta temática donde se tendrá que hacer un pronunciamiento sobre estas manifestaciones violentas, pero para que esa protesta social baje tiene que haber una sintonía del Gobierno y para mi concepto pasa por una revisión de los precios de los combustibles.

¿Usted cree que es posible bajar el precio de los combustibles?

Creo que sí, pues es necesario que se sintonice justamente con el problema social. La focalización podría ser una herramienta, pero tendrá que analizarlo el Ejecutivo, y quienes pueden estar en la mesa de diálogo como garantes de ello, puedan tener un plazo para que se vaya cumpliendo.

¿Con los jefes de bloque no ha logrado tener un acercamiento con la dirigencia de la Conaie?

Hemos tenido varias reuniones con los jefes de bloque y hemos dialogado con los asambleístas que tienen relación directa con la Conaie, y hemos pedido sus buenos oficios y aspiramos a tener buenos resultados en las próximas horas. La Asamblea está operando, pues también hemos hablado con el jefe del bloque de Gobierno en el sentido de llamar a la posibilidad de diálogo.

¿Se fiscalizará quién financia las movilizaciones?

Habrá voces que tienen que aclarar los temas y no solo en el sentido de la fuerza pública, sino también sobre los desmanes suscitados. La investigación no debe ser persecución, sino la aclaración de los hechos, pero este instante lo fundamental es que baje el tono de la convulsión a través del diálogo. (I)