“El acuerdo con Jaime Vargas (presidente de la Conaie) no nos dio ni medio voto indígena, y probablemente sí nos quitó muchos”, reprochó el expresidente de la República Rafael Correa, al referirse a la derrota electoral de su candidato de la alianza UNES, Andrés Arauz, tras las comicios de la segunda vuelta del 11 de abril.

Correa dijo que no conocía a Vargas, presidente prorrogado de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), y lo tildó como uno de los dirigentes “más violentos” de las protestas de octubre del 2019.

“Lo de Vargas hay que evaluarlo un poco más. No sé si eso nos benefició, porque no sé si los resultados adversos en Quito sean como reacción a Jaime Vargas. Yo no conozco a Jaime Vargas, fue uno de los dirigentes más violentos en las protestas. Tienen el derecho a protestar, pero no a la violencia y sí se hizo daño a Quito, se incendió la Contraloría y me echaron la culpa. (...) Sí se hizo daño a Quito, y quizás eso haya resentido a Quito, y ese acuerdo con Vargas no nos dio ni medio voto indígena, y probablemente sí nos quitó muchos votos, sobre todo en el norte”, expresó en una entrevista en Teleradio, este 13 de abril.


Publicidad

Vargas, el pasado 3 de abril, formalizó el apoyo al candidato Arauz, en un mitin político que se organizó en la comunidad Kofán Dureno en Sucumbíos, donde aseguró que las propuestas de su gobierno tenían “el respaldo absoluto del movimiento indígena” y de las nacionalidades de la Amazonía.

Jaime Vargas, presidente de la Conaie, oficializa su apoyo a Andrés Arauz y le dice que tiene el ‘respaldo absoluto del movimiento indígena’

Correa celebró esa declaración de Vargas, y en su cuenta de Twitter escribió: “¡Esto es muy emocionante! ¡Por nuestra Patria, por nuestra América, la unión del progresismo con la Conaie! Andrés logró lo que yo no pude. ¡Juntos somos invencibles”.

El consejo de gobierno de la Conaie rechazó su postura y anunció que tomaría acciones en el consejo ampliado en contra de su presidente, la misma que se realizará el próximo 1 de mayo, cuando se elegiría también a su reemplazo, ya que está prorrogado en funciones.

En dicha entrevista, Correa también se refirió a Leonidas Iza, presidente del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC), y detalló que estaba “muy triste” porque esperaba “una actitud más consecuente e ideológica” del dirigente, pero que él “sabrá responder ante sus bases y la historia”.

El exmandatario realizó un análisis de por qué perdieron las elecciones de la segunda vuelta, aunque reconoció el resultado electoral y hasta le deseó éxitos al candidato electo, Guillermo Lasso, de la alianza CREO-PSC.

Consejo de gobierno de la Conaie cuestiona a su presidente Jaime Vargas y anuncia sanciones

“Le deseamos éxitos a Guillermo Lasso porque el éxito de él es el éxito del Ecuador. No estamos para politiquerías en estos momentos, se nos muere la gente, la crisis es terrible, todos tenemos que arrimar el hombro para sacar adelante al país, con (Lenín) Moreno (mandatario saliente) es imposible. Es un hombre desequilibrado, perverso. Supongo que Guillermo Lasso es un hombre más inteligente, más consistente, entonces, en todo lo que sea beneficio para el país, que cuente con nosotros”, señaló.

Publicidad

Internamente, detalló que están analizando la votación en Pichincha, donde Lasso se impuso con una votación del 64,65% (1′030.368 votos válidos), frente a Arauz, que tuvo el 35,35% (563.514 votos válidos), según los resultados oficiales publicados por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Correa comentó que ese hecho no lo han logrado explicar, pero su hipótesis es que la “gente no nos perdonó que hayamos puesto a Lenín Moreno como candidato a presidente”.

Respecto a la votación en la Sierra centro, donde Arauz tampoco alcanzó una alta votación, consideró que en esas provincias hay una dirigencia indígena que “se dice de izquierda” pero que responden a “cuestiones personales y cuestiones de poder”.

Cuestionó que el movimiento indígena lo acuse de haberlos perseguido durante su gobierno, y aseguró que son “empresas privadas” las que les pusieron juicios e “hicieron creer que el Gobierno los perseguía”.

Al referirse a líderes nativos que fallecieron en protestas durante su mandato, como Bosco Wisuma, José Tendetza, Correa, comentó que ni los conocía, pero que los ponen “como mártires que los hemos perseguido. ‘Persecución política’, es una locura, nos han estigmatizado con eso”, declaró. (I)