El presidente Daniel Noboa cumple este 2 de marzo 100 días en el poder con una aprobación histórica de su gestión del 81,4 %, según la encuestadora Cedatos, que publicó un estudio de opinión unos días antes.

La encuesta fue levantada entre 19 y 22 de febrero, a 2.412 hogares a escala nacional. Polibio Córdova, directivo de Cedatos, reflexionó que la buena percepción que goza el presidente, así como la aceptación que ahora tiene la consulta popular, podrían variar por el incremento del IVA.

Publicidad

El informe analiza, además, la posición que tienen las Fuerzas Armadas, la Asamblea Nacional y hasta la fiscal general, Diana Salazar.

¿El optimismo mayoritario sobre la situación del país tiene relación con la declaratoria de conflicto armado y los resultados en seguridad?

Cuando le preguntamos a la población si el Ecuador va por un buen camino o mal camino vemos que Ecuador pasó en el 2023 de un 14,8 %, por buen camino, ahora estamos con un 55,6 % de ecuatorianos que dicen que el país va por buen camino (...) Totalmente (hay relación con la seguridad). El optimismo actualmente está de una manera que lo habíamos visto anteriormente, en 52 %, más de la mitad de la población se siente optimista, esperanzada y con entusiasmo.

Pero también hay que ver que el 40,2 % no está optimista; es decir, la población está divida.

A ese porcentaje es al que más hay que tenerle cuidado. Debe atenderse a la población que se manifiesta pesimista, preocupada, frustrada. Quien gobierna tiene que decir “con mis obras, con mi gestión, voy a elevar ese optimismo de ustedes”. Pero no es solamente el Gobierno central, son las instituciones que hacen el sector público, son los cinco poderes del Estado, que si no hacen lo que la población espera simplemente lo que va haber es una frustración.

La encuesta se levantó antes del anunció de que subirá el IVA al 15 % desde abril. ¿Una vez que rija el incremento podría cambiar la percepción ciudadana?

Puede cambiar. La situación del país y el estado de ánimo de los ecuatorianos es bastante bueno, pero tenemos que tomar en cuenta si los diferentes dirigentes del país saben las preocupaciones de cada organización y de cada pueblo. No se deben dejar llevar de la cifra de hoy; es como si un médico se lleva de lo que dicen las cifras del paciente de hoy día, tiene que saber cómo va con los días que vienen. Si después de pocos días no se cumple lo que se debía hacer, esta cifra del 52 % con seguridad que se va con menos.

Publicidad

¿Podría influir en la consulta popular?

Sí. La semana pasada el 53,5 % dijo que si ese día era la consulta, votaba sí. Y el 35 % votaba no y un 11,8 % no sabía cómo. Al día siguiente ya pudo haber cambiado esto, porque hubo la decisión del IVA del 15 %. Luego, hay otra cosa especial, la población clama que no se le presente una papeleta larga, abultada, donde no tiene el tiempo para leer. El pueblo pide que se le diga de qué se trata cada una de las preguntas (de la consulta), en pocas palabras... cuáles van a ser las consecuencias de su voto.

¿La popularidad del presidente, a través de la consulta, podría sufrir un revés con lo del IVA?

Si no se explica cómo es que se va hacer en cada una de las cosas, en lo que se refiere a los impuestos, reformas constitucionales, en qué forma se va a dar el mayor y mejor empleo, simplemente no vamos a tener una consulta popular aceptada por la población. (El presidente) comenzó con una aprobación del 60,3 %, en noviembre; pasó al 69 % en enero y subió al 81,4%, en febrero. Esa es una aprobación que en la historia no se había visto, si no solamente en casos de guerra limítrofe en donde la población decía “primero es Ecuador” (...) (la gente espera) que sea una persona que está el frente de la Presidencia de la República y no pensando en su futuro, sino en el del país; que no esté pensando en su candidatura de 2025, sino que esté pensando en lo que él va a hacer para poder garantizar un gobierno que es el que necesita el Ecuador.

El presidente recibió fuertes críticas tras la fuga de alias Fito y de Fabricio Colón Pico, pero revirtió la situación cuando declaró conflicto armado interno y sacó a los militares a las calles.

Ahora no hay una guerra de problemas limítrofes, sino una guerra contra el crimen organizado, porque la población se siente abandonada, con una cantidad de asesinatos que no se habían visto. Frente a eso, acepta, aprueba la población, da su mayor confianza a las Fuerzas Armas, del 93 %, y al presidente lo aprueba con el 81 %. Hoy, más que nunca, esa guerra, el presidente, la Asamblea y todos los que están manejando el Estado tienen la obligación de ganarla.

Ángel Polibio Córdova, director de Cedatos, reflexiona sobre los resultados de la encuesta de opinión publicada en febrero de 2024. Foto: Carlos Granja Medranda

¿Es acertado que extienda el estado de excepción y se mantenga a los militares en el control de las cárceles?

Totalmente. Si ahora las Fuerzas Armadas tienen el 93 % de la confianza están más que nunca obligadas a demostrar que las FF. AA. y la Policía Nacional están cumpliendo con su papel.

Sobre la Asamblea, es curioso que haya mejorado la aprobación de la gestión al 41,9 %, pero al mismo tiempo la gente responde de manera abrumadora, con el 62,8 %, que no cree en la palabra de los asambleístas. ¿Cómo leer esto?

La población está diciendo que “no está en nosotros el que podamos decir que aprobamos a la Asamblea, está en manos de los asambleístas”. La credibilidad baja a 22,5 %, eso es porque la historia habla de lo que ha hecho la Asamblea en el pasado. Lo que han hecho los asambleístas no es cosa del momento, sino que viene de una historia de componendas y de una historia en la cual lo único que reciben es el rechazo de la población.

La encuesta también revela que la fiscal general, Diana Salazar, goza de un nivel de confianza del 57,7 %, más que la Asamblea y que jueces y fiscales. ¿En qué medida este respaldo puede influir en el juicio político que se cocina en la Asamblea?

La gente confía en la fiscal, porque se ha declarado al frente del caso Metástasis y descubriendo una serie de situaciones que si no era por la forma en la que trabajaba, no se habría conocido. Si avanza el juicio político en la Asamblea en contra de la fiscal sería un revés en contra de lo que piensa la población. (I)