Desde Washington, Estados Unidos, donde ahora reside, la exministra de Gobierno María Paula Romo hace fuertes críticas a la decisión de la Asamblea Nacional de conceder amnistías a los líderes indígenas y políticos que participaron en las manifestaciones de octubre del 2019 contra las medidas económicas del gobierno de Lenín Moreno. Ella estuvo al mando de la Policía Nacional durante estas violentas jornadas y, por ello, cree que la resolución está basada en mentiras, y que deja un mensaje de impunidad.

¿Qué opina de la decisión?

Para mí, en términos generales, mi primera reacción es que la Asamblea ha dado un mensaje de impunidad muy grave para el país. Y bajo el paraguas de octubre disfrazan invasiones de tierras, secuestros y no solo los de las protestas, temas de minería ilegal como de la zona de Buenos Aires que todos sabemos lo delicada que es… De esos casi 270 casos, 60 son de octubre, todo lo demás es un gran paquete de impunidad para los amigos de la mayoría que aprobó esa decisión…

¿Pero usted cree que nadie de los amnistiados lo merecía? ¿No hay algún caso que se rescate?

Publicidad

En términos generales, llegar a considerar una amnistía significa que de alguna manera o se hace una excepción o no funciona la justicia o se va por otro camino que no es la justicia. Entonces, en un mundo ideal la justicia debe decir quién es culpable o inocente con objetividad y celeridad. Pero si usted ve los casos hay unas señoras que están procesadas por calumnia, eso incluso ya se borró del Código Penal. No es que todos los casos son gravísimos, hay otros que están ahí, pero no se entiende bien la motivación pues ya estaban archivados… También hay mucho clientelismo político con las amnistías, cada uno fue llevando a su comunidad, sus amigos, sus contactos que tenían algún problema legal para hacer este show del “perdón”. Es una mezcla confusa de todo, estoy segura de que no todos los que les están perdonando algo son culpables, pero también estoy segura de que no son 268 santos, luchadores sociales… Hay casos sentenciados por la justicia, un caso en Cañar de unos sentenciados a 9 años por el secuestro de unos funcionarios de una cooperativa de ahorros, hay el caso de la hacienda Té Zulay en la que Antonio Vargas está sentenciado y existe la orden de desalojo de los terrenos, hay el caso de la invasión de tierras en Cotopaxi que encabezó Leonidas Iza y que está sentenciado en primera instancia… Incluso para quienes salieron a protestar legítimamente en octubre debe ser doloroso ver que se aprovechan de esas jornadas para perdonarse sus invasiones de tierras.

En el informe de la Asamblea se describen los hechos de octubre del 2019 de forma diferente a la que los recordamos. ¿Los acomodaron a su conveniencia?

Están tomándonos el pelo. Es una burla lo que han hecho, una ofensa, me faltan los adjetivos. Mire, por ejemplo, sobre el secuestro del Ágora de la Casa de la Cultura dicen que “simplemente han sido puestos a órdenes de la autoridad indígena”. Explíqueme, ¿Freddy Paredes (periodista) tenía que ser puesto a “órdenes de la autoridad indígena”? ¿Por qué? ¿El coronel Rueda? ¿Quiénes son las autoridades indígenas? ¿Quiénes se someten a ellas? ¿Me pueden vejar, insultar, quitarme los zapatos, en frente de una multitud enardecida y eso es ponerme a órdenes de la autoridad indígena? ¿En qué modelo de país son ellos autoridad? En el caso del secuestro de Nizag, Chimborazo, 47 militares y 5 policías estuvieron secuestrados dos días, incluso hubo un operativo de rescate, dice que simplemente “los han movilizado de donde ellos estaban a la comunidad” para que “participen en un diálogo intercultural”. Perdóneme, pero ¿500 personas me movilizan de un lado a otro y me encierran dos días para que participe de un diálogo intercultural? Eso se llama secuestro en cualquier lugar del mundo.

Como parte del Gobierno, ustedes denunciaron estos casos. ¿Desde la Función Judicial no hubo quizás celeridad para dictar sentencias? ¿La pandemia atrasó los procesos?

Publicidad

Puede ser todo eso. La que debe responder eso es la Función Judicial. Pero hubo casos en los que sí sentenciaron, como la toma del pozo petrolero de Sucumbíos, en el que amnistiaron al señor Yofre Poma, que seguramente estará listo para ser candidato a prefecto de esa provincia. También es verdad que hay casos en los que estos dirigentes indígenas han estado burlando la justicia ya dos años. Por ejemplo, en el del secuestro en el Ágora de la Casa de la Cultura, el señor Vargas no ha dado versiones porque se niega a aceptar la justicia y las autoridades en castellano porque dice que no lo entiende. O sea, secuestraron en español, pidieron la caída del Gobierno en español…

Los dirigentes Jaime Vargas y Leonidas Iza fueron los líderes de las protestas del octubre del 2019. Foto de Archivo

Se declaró como segundo presidente en español…

Sí, y cuando tiene que rendir cuentas, quiere ser interrogado en su lengua materna. El proceso de los señores que quemaron la Contraloría está paralizado porque se pide un peritaje antropológico para determinar si es que en su cosmovisión y cultura se comprende como una cosa negativa quemar un edificio… y en el informe dicen que se resguardaban de la fuerza pública. No, señores, ellos se acercaban a la Asamblea y la fuerza pública los repelía para proteger la integridad del edificio legislativo, lo que hicieron fue quemar la Contraloría, había mensajes de coordinación en sus teléfonos y ahora dicen que no sabían que era algo malo quemar edificios…

¿Cuál cree usted que fue el acuerdo político entre UNES, Pachakutik y hasta un sector de la bancada afín al Gobierno para viabilizar las amnistías? ¿Mantener a Guadalupe Llori en la Presidencia de la Asamblea?

Publicidad

No conozco información sobre qué pudo haberse negociado o conversado en la Asamblea Nacional. Pero algo le puedo decir: si los participantes de este acuerdo fueron los mismos que hicieron ese informe lleno de mentiras, entonces no me sorprendería que les tomaran el pelo, así como lo hacen con el país, al ofrecer estabilidad a la señora Llori y los presidentes de las comisiones que votaron por las amnistías.

¿Cómo ve la postura de los afines al Gobierno y la ID que votaron divididos?

Todas las bancadas contribuyeron a la aprobación de las amnistías. A medias, con un voto que se les cayó, alguien que se separó… Cómo hicieron las matemáticas para lograr una votación de dos tercios y al mismo tiempo decir que no participaron es lo que tienen que responderle al país.

Los socialcristianos no votaron. ¿Se podría decir que fueron coherentes con su posición crítica a las protestas de octubre del 2019?

Publicidad

PSC y coherencia son palabras que no caben en la misma oración…

Pero críticos sí fueron…

Claro, y luego me destituyeron por usar bombas lacrimógenas… Hay una cosa en que los socialcristianos siempre son consistentes: están en contra de todo. Y esa es una posición muy cómoda y que les ha garantizado la decisión que aparentemente tomaron hace años, que es no gobernar, ser oposición y desde ahí apuntar sus armas a todos los Gobiernos. Estuvieron en contra de subir los combustibles, pero también de las marchas; en contra de la violencia, de la Policía, del Gobierno, de los subsidios, de los impuestos…

¿A cuántos policías se les iniciaron procesos penales por los hechos de octubre?

Yo diría que hay unas decenas de policías identificados, con nombres y apellidos, que son parte de las investigaciones. La mayoría de ellos son del mando de la Policía o comandantes de zona o subzonas; sin embargo, dos años después, la Fiscalía sigue pidiendo listas de oficiales que estuvieron en la calle tal, la esquina tal… La semana pasada, les pidió al GOE, al GIR, al GEMA listas de policías que estuvieron en la 9 de Octubre, en Guayaquil, en una de las jornadas. No le puedo decir hay 100 o 200, el general Patricio Carrillo habla de 300… pero si se siguen pidiendo listas pueden llegar a más porque las investigaciones no están cerradas.

¿La amnistía también debió alcanzar a estos uniformados?

En el texto de la amnistía de los que participaron en la caída del presidente Jamil Mahuad dice que se declara una amnistía para “todos los hechos que sucedieron entre la fecha tal y tal en el marco de estas protestas. Así es como se decide una amnistía, no es diciendo en el marco de estas protestas voy a tener amnesia para mis amigos y seguiré persiguiendo a los que no me caen bien. Amnistía, que viene de la palabra amnesia, significa que me voy a olvidar de un episodio completo, no pasó, no hay nada más que investigar. Se decide pasar la página, perdón y reconciliación, y a todo lo que pasó se le pone un manto de olvido. Estas amnistías son un mamotreto en donde escogieron a uno de aquí y allá, a sus amigos.

¿Quién debería pedir que se les extienda el perdón a los policías y militares entonces?

La Asamblea podría resolverlo sin necesidad de que nadie lo pida.

¿Y si no lo hace?

Los policías y las personas que estén investigadas por los hechos de octubre deberían decirle a la Fiscalía archive porque no hay motivo para continuar el proceso porque ellos no cometieron delitos, a diferencia de los secuestros y la quema de la Contraloría. No se disparó una bala. Y la Policía tiene toda la autoridad moral para pedir justicia y verdad, que dejen de mentir… Ahora, creo que la discusión no es “denme a mí también”…

¿Cómo se puede echar abajo o impugnar esto?

Cabe una acción de inconstitucionalidad pues se trata de una resolución que va en contra de una norma expresa. En la Constitución prohíbe expresamente que se den amnistías en delitos de secuestros.

En un comunicado de prensa, UNES decía que esta decisión de la Asamblea es un “viento de esperanza” para poder terminar también con la persecución a Rafael Correa y Jorge Glas. ¿Es viable esto?

Los indultos y las amnistías están prohibidas para los delitos por los cuales los líderes de UNES están sentenciados, como son aquellos contra la administración pública (cohecho, concusión, peculado, asociación ilícita...). Sin embargo, por supuesto que comprendo su esperanza, pues si se pasaron por encima de la Constitución y dieron amnistías para delitos que están también prohibidos expresamente, como el secuestro, podrían volver a hacerlo. Ojalá no sea sí, ojalá esa mayoría pudiera ver la magnitud de su decisión y las puertas que están abriendo. (I)