Una vez que el Gobierno expresó su voluntad para retomar el diálogo con el movimiento indígena, con la mediación de la Iglesia católica, el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, hizo un llamado a las organizaciones y grupos que respaldan el paro nacional a manifestarse de forma pacífica, a fin de garantizar el nuevo acercamiento con Carondelet.

“El día de mañana (jueves) participaremos en este proceso, para concluir con este diálogo, con resultados”, dijo Iza cerca de la medianoche del miércoles 29 de junio.

Insistió en que el movimiento indígena jamás puso condiciones para llegar a una salida del paro nacional, sino que ha exigido garantías, de lado y lado, para que se cumplan los compromisos.

“Quiero invitar a todas nuestras hermanas y hermanos de las diferentes provincias, que hemos puesto de pie para reclamar nuestros derechos, depongamos cualquier actitud beligerante”, enfatizó el máximo líder de la Conaie.

Publicidad

Anunció, además, que el jueves se realizará un movilización en Quito -no especificó lugar y hora-. Pidió a la ciudadanía “mantener la calma, sin perder la cordura”.

Tres horas antes del pronunciamiento de Iza, el ministro del Gobierno, Francisco Jiménez, comunicó la decisión de Carondelet de aceptar que la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) sea la mediadora en las conversaciones con la Conaie y demás organizaciones que promueven el paro nacional.

La CEE definirá las condiciones, temas a tratar, lugar y fecha del diálogo, así como quiénes serán los actores que participarán en el encuentro.

Jiménez advirtió que el proceso se complicaría si en el transcurso de las horas se producen más actos de violencia o vandalismo.

Publicidad

De concretarse este encuentro, será el segundo intento para que el Gobierno y el movimiento indígena busquen una solución al conflicto interno que tiene paralizado al país por 18 días.

El primer acercamiento se desarrolló el 27 junio y tuvo como garantes a las máximas autoridades de la Asamblea Nacional, Consejo Nacional Electoral (CNE), Defensoría del Pueblo y la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos. Hubo ciertos avances en la primera jornada, pero al día siguiente el presidente de la República, Guillermo Lasso, rompió el diálogo, debido a la muerte de un militar en Shushufindi, que era parte de un convoy que trasladaba combustible. (I)