Frente al estigma de prensa corrupta y de romper los periódicos en las sabatinas, hoy se vuelve a intentar una Ley democrática que tiene algunas limitaciones y que se espera se revisen, afirmó Francisco Rocha, representante de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (Aedep), al presentar las observaciones al proyecto de Ley de Libertad de Expresión y Comunicación.

Las observaciones fueron presentadas ante la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional que tramita el proyecto remitido por el presidente de la República, Guillermo Lasso, hasta donde acudieron gremios, periodistas, organizaciones afines  la comunicación pública, privada y comunitaria.

Consejo Administrativo de la Asamblea califica proyecto de Ley de Libertad de Expresión y Comunicación

El representante de la Aedep se pronunció a favor de que el proyecto de Ley sea tratado en dos bloques, porque la libertad de expresión tiene que ser para promoverla y no para regularla, dijo; y que todo lo que tiene que ver con cultura, el espectro radio eléctrico debería tener un ordenamiento propio.

Precisó que la Aedep tiene dificultades como empresas de comunicación, porque la pandemia a más de doce años de ser estigmatizados como corruptos y “que conste que a ninguno de los medios lo han sentenciado por corrupto”, pero todo los días sábados y los martes, el estigma era la prensa corrupta y eso dificultó a los medios.

Publicidad

“Que me digan que un medio haya sido corrupto y sentenciado por eso; la lista de los corruptos que gobernaron el país está en la Plaza Grande, no está en los medios de comunicación”, afirmó Rocha, quien destacó que en la aplicación de la Ley de Comunicación, se perdió 1.400 plazas de empleo, porque se cerraron varios medios, otros se han transformado en semanarios y la prensa escrita está trabajando para volverse hacia en la tecnología un acceso y seguir garantizando el derecho a la información que se deriva del derecho a la libertad de expresión.

Resaltó que el proyecto del Ejecutivo busca recuperar el derecho a la libertad de expresión y de comunicación, y no establecer una estructura de cómo se va a organizar el control de ese derecho.

Manifestó que el proyecto tiene tres cosas fundamentales como eliminar una regulación de un derecho de libertad de expresión y comunicación, y este de junta con el de información. Lo que debe garantizar el Estado es la información y no la libertad de comunicación y expresión.

Aclaró a los legisladores de la comisión que las redes sociales no son medios de comunicación sino instrumentos tecnológicos usados por las personas para decir lo que piensan. Unos usan esos mecanismos tecnológicos para insultar, agredir y denigrar.

“Los medios de comunicación siempre somos una piedra en el zapato”, sentenció el representante de Aedep, pues afirmó que los medios tienen que contar lo que hace el poder público y privado, y muchas veces eso molesta a mucho, pero “no estamos para agradar”.

En torno a la réplica y la rectificación, Rocha señaló que se tiene que aclarar si se debe dar la réplica por una opinión en un programa, pues se trata de opiniones de las personas. En cambio, la rectificación se da cuando el medio cometió una equivocación; pero pedir la rectificación de un opinión, no es correcto.

Publicidad

Edison Muenala, representante de la asociación de productores audiovisuales qichuas, indicó que su agrupación mira con preocupación el proyecto de Ley en construcción, pues  a su criterio el Ejecutivo debe crear acciones que garantice la libre información, pero que desde los pueblos y nacionalidades no han podido acceder al espectro radioeléctrico.

Reclamó que en la Ley en debate no se habla del concurso de frecuencias, cómo quieren garantizar la libre información que se produce desde la comunidad, con su propia lengua y desde su cosmovisión, preguntó, tras reclamar a la comisión que en la Ley que se debate no se toma en cuenta las preocupaciones de los pueblos y nacionalidades.

Luis Vivanco, representante de la Red de Periodistas Libres, resaltó que la Ley en debate tiene lo fundamental que es acoplar la legislación ecuatoriana a las normas internacionales de libertad de expresión y de prensa, recogidas en decenas de documentos en el sistema interamericano de justicia. La propuesta está acorde a un mundo moderno y globalizado, anotó.

Saludó que no se contamine esta Ley con otros elementos que bien podrían tratarse en otras leyes como es el tema de medios públicos e incluso temas que atañen a asuntos de cultura que estaban contenidos en la Ley anterior.

Resaltó que la propuesta del Ejecutivo incluya la auto regulación, pues trajo a colación el caso en el que fue protagonista cuando condujo un programa de televisión que duró un día, luego de que se aplicará la auto regulación. Dijo que queda claro que no se necesitó de un organismo o un Carlos Ochoa, para ese cometido, porque son las audiencias las que señalan qué es lo que está bien o que está mal.

En cambio, Jaqueline Gallegos, representante de Afro comunicaciones, indicó que la Ley remitida por el Ejecutivo tiene muchos faltantes, porque se sigue vulnerando los derechos.

Dijo que la propuesta solo será de libre expresión y de los periodistas, con lo cual sería equivocado, porque no todos tienen las mismas condiciones. No incluye acciones afirmativas hacia los pueblos afroecuatorianos. No se puede dejar de lado que el espectro radioeléctrico esté en manos de unos pocos privados, insistió.

Cuestionó que se pretenda hacer la Ley de Comunicación de gobiernos, pues viene un nuevo gobierno y quiere cambiarla; frente a ello, los asambleístas tienen la oportunidad de reformar una Ley que abarque a todos los sectores.

Mauricio Alarcón, de la Fundación Desarrollo y Ciudadanía, destacó la importancia del proyecto en debate que a su criterio busca garantizar los derechos fundamentales y no obstaculice el ejercicio de las libertades.

Dijo que se trata de un proyecto que no busca regular a los medios de comunicación ni el espectro radioeléctrico, sino sentar las bases de un derecho humano garantizado en la Constitución. Lo que se debería es ajustar la Ley a las nuevas tecnologías.

El representante del Grupo El Comercio, Ramiro Rivera, indicó que la primera ventaja del proyecto en debate es recoger el acervo histórico de una conquista que tiene siglos como es la conquista la libertad.

Que presentará las observaciones por escrito, pero antes aclaró a la sala lo que es el derecho a la rectifación y el derecho a la réplica. (I)