Dos suspensiones por amenazas de bomba es lo que ha enfrentado, este martes 14 de junio, la audiencia en la que se pretende resolver el habeas corpus presentado por Nicole Malavé a favor del exvicepresidente del correísmo Jorge Glas. Con la acción constitucional se busca lograr que se lo deje fuera de la Cárcel 4, en el norte de Quito, pese a que en su contra existen dos penas en firme por delitos relacionados con actos de corrupción ocurridos en la función pública.

La primera suspensión se produjo poco antes de las 08:30. Mensajes enviados a funcionarios judiciales aseguraban que explotaría una bomba en el Complejo Judicial Norte, ubicado en Quito, y que si no se quería que existieran víctimas, evacuaran de inmediato a todos los que estaban en las instalaciones. Los agentes policiales del Complejo así lo hicieron y se impidió que se instalaran esa diligencia y otras que a esas horas habían sido convocadas.

Inmediatamente la jueza de Garantías Penitenciarías, Soledad Manosalvas, dispuso otra hora para la instalación y llamó a las partes a que acudan a la misma sala 206 del Complejo Judicial, pero a las 12:00.

Tribunal de Santa Elena resolvió declarar la nulidad del recurso de ‘habeas corpus’ concedido a Jorge Glas

El habeas corpus propuesto por Malavé fue declarado nulo en la fase de apelación por un tribunal de la Corte Provincial de Justicia de Santa Elena. De forma unánime los jueces provinciales Silvana Caicedo, Kléber Franco y Juan Camacho determinaron la nulidad de todo lo actuado por el juez de Manglaralto, Diego Moscoso, y ordenaron que Glas cumpla con la pena de prisión de seis y ocho años dispuestas en las sentencias condenatorias emitidas en contra del exvicepresidente por la Sala Especializada de lo Penal de la Corte Nacional de Justicia.

Publicidad

Junto con la decisión de nulidad la Sala de Apelación dispuso que Glas regrese al Centro de Privación de la Libertad de Cotopaxi, en Latacunga, y que el habeas corpus que planteaba sea analizado en esa jurisdicción. Pese a la disposición, el Servicio Nacional de Atención a Personas Privada de la Libertad (SNAI) decidió trasladarlo a Quito por razones de seguridad de Glas, ante incidentes provocados por presos.

El expediente de la causa fue enviado hasta la Unidad de Garantías Penitenciarias de Cotopaxi, pero la jueza de Latacunga Ana Gabriela Sánchez indicó que ya no es competente para resolver el habeas corpus, inadmitió la acción al no encontrarse Jorge Glas privado de la libertad en su jurisdicción y remitió de forma inmediata toda la causa a la Sala de Sorteos de Quito.

La segunda amenaza de bomba -hasta ahora falsa- llegó cerca de las 14:00, cuando la audiencia ya se había iniciado e incluso ya habían intervenido dos testigos convocados por la defensa de Glas: un médico general y un médico especialista en psiquiatría.

Estas son las razones por las que el Tribunal de Santa Elena anuló el ‘habeas corpus’ concedido a Jorge Glas en juzgado de Manglaralto

“Es increíble cómo se prestan para el manejo de la justicia. Estábamos a mitad de la audiencia, estaban declarando testigos a favor de Jorge Glas cuando nos interrumpió la Policía para decir que había una nueva amenaza de bomba. Estamos ante una intervención definitivamente en contra de la justicia y el derecho de Jorge Glas. Esto es impedir se lleve a cabo una audiencia que obviamente va a dar por resultado su libertad”, explicó Arturo Escala, parte de la defensa del exvicepresidente.

Publicidad

Édison Loaiza, abogado de Malavé y también representante legal de Jorge Glas en otros casos penales, asegura que es urgente y necesaria la atención médica especializada para el ex segundo mandatario. Según Loaiza, la salud de Glas, en lo que tiene que ver con temas gástricos, se ha agravado y sería necesario que el excompañero presidencial de Rafael Correa se someta a operaciones en la columna.

Desde la defensa de Glas se insistirá en que a él hace más de 17 meses ya se le debió haber concedido el beneficio penitenciario de prelibertad.

Glas tiene dos penas en firme por delitos relacionados con actos de corrupción: seis años por una asociación ilícita en la trama de corrupción de Odebrecht y ocho años de prisión por cohecho dentro del caso Sobornos 2012-2016.

A decir de los abogados de Glas, los médicos que hicieron la evaluación médica, psiquiátrica y psicológica del exvicepresidente sostuvieron su informe, el cual, dijo Escala, no habría sido rebatido por los funcionarios del SNAI, la Procuraduría General del Estado o el Ministerio de Salud Pública (MSP).

Publicidad

“El mismo MSP fue la instancia que mandó a hacer el informe y ese informe recomienda obviamente la sustitución de medidas para Jorge Glas. (...) Él tiene espondilitis anquilosante, que es una enfermedad genética y no una enfermedad que podamos tratar, sino que se va degenerando con el tiempo, entre otras dolencias propias que le causa ese tipo de enfermedad. (...) La recomendación es que el ingeniero Jorge Glas esté con unas medidas diferentes a la privación total de la libertad”, mencionó Escala.

La jueza Manosalvas habría ofrecido a las partes que una vez se retome la normalidad en el Complejo Judicial Norte, ella generaría una nueva providencia con otra hora y fecha para la reinstalación de la audiencia. Existe la posibilidad de que se vuelva este mismo martes a continuar con la diligencia pero de forma telemática, para evitar otra suspensión. Ese hecho aún no se ha notificado a las partes procesales del caso.

En los dos intentos de instalar la audiencia de habeas corpus, en los exteriores del Complejo Judicial Norte, en Quito, se apostaron seguidores del exvicepresidente Glas. Con gritos de “Libertad para Jorge Glas”, “Jorge Glas es inocente” pedían a las autoridades la libertad inmediata de quien fue el hombre fuerte de los sectores estratégicos del correísmo. (I)