El contralor general del Estado subrogante, Carlos Riofrío, pidió a la Presidencia de la República la nómina de las personas designadas a través de decretos ejecutivos como consejeros presidenciales ad honorem e informe si hubo erogaciones económicas respecto de la función que están cumpliendo.

Lo reveló ante la Comisión de Transparencia y Participación Ciudadana que inició un proceso de fiscalización para determinar bajo qué vinculación jurídica desempeñan funciones y si existen valores que están siendo utilizados en cumplimiento de funciones. Si para ser consejeros presentaron sus declaraciones de bienes y la declaración jurada de no poseer bienes en paraísos fiscales.

En la comparecencia también participó José Yunes, secretario general administrativo de la Presidencia de la República, quien informó que desde mayo de 2021 hubo al menos doce consejeros del jefe de Estado entre ad honorem y con honorarios.

Riofrío dijo que consultó al procurador del Estado, Íñigo Salvador, por qué el Decreto 059 no aclara los procesos de aplicar a los consejeros bajo la figura de ad honorem, lo que imposibilita iniciar un examen especial o auditoría a ese personal.

Publicidad

La legisladora Pamela Aguirre (UNES), quien pidió la comparecencia de los funcionarios, indicó que la figura ad honorem no es legal, que subjetiviza la posición de consejeros presidenciales como sujetos de control público, y afirmó que todos los consejeros, que su calidad de funcionarios públicos, debieron presentar sus declaraciones juradas al inicio de gestión reciban o no remuneración, con el objetivo que a lo posterior se pueda verificar si existen casos de enriquecimiento patrimonial no justificado o si tienen bienes en paraísos fiscales.

Aguirre afirmó que según la información de la Contraloría quienes presentaron declaración juramentada de bienes y que se constituyen consejeros presidenciales fueron: Aparicio Caicedo, Luis Verdesoto y Andrea Balda. Tampoco se conoce quién y cómo los controlan, pues lo único que se sabe es que el presidente de la República encomienda unas tareas que tampoco nadie sabe y menos la Contraloría.

Pero reveló que posee información que el consejero Carlos Jijón no presentó su declaración patrimonial y tampoco la de no tener bienes en paraísos fiscales.

Que en la información proporcionada se evidenció que otros consejeros que no presentaron su declaración juramentada son: Juan José Pons, Luis Coloma, Rafael Cuesta, Roque Sevilla y Carlos Cueva. A quiénes responden estas personas cuando prestan un servicio y advirtió que eso se presta para corrupción como la venta de cargos públicos en las que está inmerso el exconsejero Pons.

Publicidad

La asambleísta por Imbabura comentó que todas las personas que ejercen cargo público deben presentar sus declaraciones juramentadas de bienes y de no tener bienes en paraísos fiscales, pues eso permite que se realicen una serie de acciones de control por parte de la Contraloría y de la Asamblea Nacional.

Guillermo Lasso emite decreto ejecutivo en el que elimina término ‘ad honorem’

Lo que busca la legisladora es conocer qué bienes están a cargo de los consejeros ad honorem, en dónde laboran, en qué sillas están sentados, qué computadores utilizan, cuánto personal está a su cargo, utilizan vehículos públicos, personal de seguridad, cuándo se reúnen, con qué funcionarios se reúnen. Además, se debe conocer las funciones específicas que tienen los consejeros.

Pamela Aguirre anunció que pedirá que se realice una auditoría patrimonial a todos los consejeros de Gobierno, tanto los que reciben sueldo como los de ad honorem.

Lista de consejeros

José Yunes, secretario general administrativo de la Presidencia de la República, confirmó que el jefe de Estado al momento tiene cinco consejeros: dos de ellos vinculados al servicio público y tres ad honorem, y que él es el responsable del régimen de control de los consejeros de gobierno designados mediante decreto ejecutivo y perciben una remuneración.

Publicidad

Gobierno mantiene cuatro consejerías ad honorem y tres pagadas

En lo que va del periodo de gobierno, el presidente Guillermo Lasso ha tenido doce consejeros, según lo presentado por Yunes en la mesa legislativa, y la lista es la siguiente:

- Aparicio Caicedo, ad honorem desde el 24 de julio al 2 de agosto, y pasa a percibir honorarios.

- Andrea Balda, desde el 23 de julio de 2021, es pagada.

- Luis Enrique Coloma, ad honorem (mayo de 2021).

Publicidad

- Rafael Cuesta, ad honorem (1 de octubre de 2021).

- Roque Sevilla , ad honorem (4 de marzo de 2022).

- Luis Verdesoto, consejero anticorrupción (17 de septiembre de 2021).

- Diego Ordóñez, con honorarios (14 de marzo de 2022 - 2 de agosto de 2022).

- Carlos Jijón, con honorarios (1 de diciembre de 2021 - 31 de marzo de 2022).

- Juan José Pons, ad honorem (20 de julio de 2021 - 25 de mayo de 2022).

- Carlos Cueva, ad honorem (24 de mayo de 2021 - 11 de octubre de 2021).

- Roberto Salas, ad honorem ( 5 de agosto de 2021 - 23 de noviembre de 2021).

- César Monge, ad honorem, falleció.

José Yunes comentó que los consejeros ad honorem no son funcionarios públicos, son asesores del presidente, las decisiones las toma el presidente de la República con su gabinete de considerarlo necesarios.

No forman parte de la estructura orgánica de la Presidencia de la República, no perciben una remuneración y han sido nombrados para que asesoren directamente al presidente Guillermo Lasso, en materias específicas. Sus actividades son asesorar al presidente, no tienen personal asignado, no tienen bienes asignados ni administran recursos públicos.

Carlos Riofrío manifestó que la Contraloría hace control a las unidades de auditoría interna, a fin de determinar si el personal vinculado cumple con los requisitos como la declaración de bienes.

Reveló que solicitó la nómina de las personas que han sido designadas como consejeros ad honorem y se determine bajo qué figura están prestando su servicios, y si existen valores como pagos, viáticos y usos de bienes o servicios.

Al momento de los análisis realizados se han visto la necesidad de elevar una consulta al procurador, porque el reglamento para designar a los consejeros no se especifican los consejeros ad honorem, y por ello no se puede ingresar a una auditoría al personal que se vincula como asesor ad honorem. No hay normativa ni requisitos que deben presentarse para desempeñar las funciones. (I)