Por orden judicial, Decevale S. A., que era el custodio de las inversiones del Isspol, accederá en Estados Unidos a toda la información de las operaciones realizadas con las empresas de Jorge Chérrez Miño. Además, llegó a acuerdos con Lafise Securities Corporation y Citigroup Inc. de Miami, que también entregarán documentos relacionados con el caso.

El Depósito, cuyos principales accionistas son las bolsas de valores de Quito y Guayaquil, presentó una demanda civil en Florida en diciembre pasado para obtener información de estas compañías. Su demanda cubría todos los documentos relacionados con el exgerente de Operaciones de Decevale Luis Álvarez Villamar y las inversiones del Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol), cuyo monto ascendería a $ 700 millones.

La producción de pruebas era para Chérrez a título personal y sus empresas Ecuador High Yield Bond Fund LLC (Ehybf), Argonaut FL LLC, Penderton Management LLC, IBCorp Asset Management Inc. e ICS Institutional Custody Services LLC. El abogado Óscar Gómez, de EPGD Business Law, interpuso varias acciones para impedir la entrega de los documentos, pero al final no fueron aceptadas. Un documento sobre la desestimación consta como parte del juicio civil de Miami. Sin embargo, aún no está claro si corre un plazo para entregar las pruebas. Gómez no respondió al pedido de comentario enviado por EL UNIVERSO.

El Isspol realizó un canje de bonos de deuda interna que había comprado por $ 327 millones con la compañía Ecuador High Yield Bond Fund y a cambio debía recibir Certificados Globales de Depósito (CGD). Además invirtió con IBcorp Investments and Business Group $ 205 millones en operaciones garantizadas con bonos de deuda externa y otros $ 162 millones en bonos de deuda externa. Ambas empresas panameñas pertenecen a Chérrez Miño.

Publicidad

El depositario de estas inversiones en Ecuador era Decevale, que a su vez había contratado como custodio en el exterior a ICS Institutional Custody Services, también panameña y del grupo de empresas manejadas por Chérrez. En el canje de bonos por NGD participó Nats Cumco LLC, una empresa del Citibank.

Cuando estalló el escándalo de las inversiones porque el Isspol exigía que se le pagaran los valores vencidos, el Decevale fue intervenido por la Superintendencia de Compañías. El Depósito recibió una confirmación internacional señalando que la cuenta que supuestamente tenía en el Pershing Bank de Nueva York en realidad estaba a nombre de Lafise Securities.

El Citibank NY aseguró que suspendió los pagos de los Certificados Globales de Depósitos relacionados con el canje de bonos de deuda interna para ayudar al Isspol en su investigación.

De ahí la importancia de los acuerdos a los que llegó el Decevale con Lafise Securities, el 28 de junio pasado, y con el Citibank, el 13 de julio. Ambos documentos, que constan en el juicio civil de Miami, son muy parecidos y contienen varias cláusulas de confidencialidad sobre la información. Lo más importante es que Decevale solo tendrá acceso a esta información durante 30 días. Una vez vencido el plazo, el Depósito la devolverá a estas compañías o deberá destruirla.

Decevale pidió todos los documentos relacionados con el Depósito, comunicaciones o contratos, cualquier comunicación firmada por su exgerente de Operaciones, cualquier documento relacionado con el Isspol o la custodia de las inversiones del Instituto o inversiones derivadas directa o indirectamente de estas, cualquier documento que tuviera relación con las empresas de Jorge Chérrez, así como todo lo que exista sobre la emisión de Certificados Globales de Depósito (CGD).

Los documentos podrán ser usados por los ejecutivos, abogados y consultores de Decevale, así como las cortes en Estados Unidos o en el extranjero. En caso de que la información se utilice en un proceso judicial en el exterior y se podría convertir en pública, el Depósito debe advertir a Lafise y a Citibank con dos semanas de anticipación, señalan los acuerdos.

Este Diario pidió una entrevista a inicios de julio con el abogado que representa a Decevale en Miami, Carlos Nunez-Vivas, pero nunca tuvo respuesta. A su vez, el director del Isspol, el coronel Renato González, señaló que conocía de la demanda pero no ha recibido ninguna notificación sobre el avance del proceso ni los acuerdos con Lafise o Citibank.

Publicidad

González consideró que sería “adecuado y oportuno que esta información se añada a los procesos en Ecuador”. Esto “permitirá clarificar los roles de los diversos actores en esta compleja trama y sobre todo identificar la ruta del dinero que le pertenece legítimamente al Isspol”, añadió.

El director del Instituto reveló que el viernes se reunirán en Washington el procurador del Estado, Íñigo Salvador, y la comandante de la Policía, Tannya Varela, con funcionarios del Departamento de Justicia (Fiscalía General) de ese país. Ahí tratarán las inversiones del Isspol realizadas con las empresas de Jorge Chérrez.

Mientras, en el caso que se sigue en Miami contra el exgerente de Operaciones del Decevale Luis Álvarez Villamar, el juez ordenó que los fiscales estadounidenses revelen la información y pruebas que poseen a la defensa del acusado, bajo estricta confidencialidad.

En mayo pasado, Álvarez se declaró culpable en Estados Unidos y aseguró haber recibido alrededor de $ 3,1 millones provenientes de cuentas bancarias en Florida que eran controladas por Chérrez. A inicios de este mes pagó una fianza de $ 250.000 para quedar en libertad. Aún no se fija fecha para próximas audiencias.

En Florida existe otro proceso contra Chérrez, que presumiblemente estaría en México, y contra el exdirector de Riesgos del Isspol John Luzuriaga Aguinaga, detenido en Miami.

En Ecuador existen algunas investigaciones abiertas por las inversiones del Isspol. En junio pasado, la Fiscalía allanó las oficinas de Decevale en Guayaquil y la de la Casa de Valores Citadel, que intermedió en el canje de bonos por $ 327 millones. Dos generales de la Policía, los exdirectores del Isspol David Proaño Silva y Enrique Espinosa de los Monteros, tienen medidas sustitutivas, al igual que los exgerente y expresidente de Decevale. (I)