Cinco días, no continuos, lleva la fiscal general, Diana Salazar, presentando en la Corte Nacional de Justicia (CNJ) las pruebas testimoniales para fundamentar su acusación contra once personas procesadas dentro del caso Las Torres, quienes son señaladas de ser parte de una organización criminal creada para desvanecer glosas y permitir el pago de dineros a empresas privadas que contratan con el Estado a cambio de la entrega de recursos.

El martes último, con el testimonio anticipado del excontralor subrogante Luis Miño, la Fiscalía concluyó la reproducción de seis testimonios anticipados requeridos. Miño indicó que en su calidad de contralor subrogante y por petición del entonces contralor Pablo Celi suscribió el desvanecimiento de las responsabilidades de Nolimit con Petroecuador a través de cinco resoluciones.

Pablo Celi dejará la Cárcel 4 en el caso Las Torres para pasar a arresto domiciliario; un Tribunal de la Corte Nacional cambió la medida cautelar

Inmediatamente, en el sexto día de audiencia, se dio el primer testimonio presencial anunciado por la fiscal Salazar. Ante los jueces Walter Macías, Adrián Rojas y Mauricio Espinosa habló Roberto Barrera, empresario inmobiliario que en 2019 fue sentenciado a 20 meses por conspiración y lavado de activos en Estados Unidos por ser parte de una trama de corrupción dentro de Petroecuador.

Según la Fiscalía, Barrera en su relato confirmó la teoría del caso al señalar que tenía un chat de mensajería instantánea con el procesado en este caso y exgerente de Petroecuador, Pablo Flores, y Raúl De la Torre para tratar asuntos de pagos irregulares de la empresa Nolimit. Indicó que entregó $ 336.000 a Flores por el supuesto pago de facturas pequeñas.

Publicidad

Además, Barrera explicó que de los $ 4 millones que iban a ser entregados por parte de Nolimit, en relación con una factura de más de $ 20 millones que le adeudaba Petroecuador a Nolimit, $ 2 millones eran para el entonces gerente Flores y los otros $ 2 millones se repartirían entre Raúl de la Torre, también sentenciado en Estados Unidos junto a Barrera, el excontralor Pablo Celi y su hermano Esteban y la hoy exfuncionaria de Petroecuador Natalia Cárdenas.

Roberto Barrera habría recibido $ 150.000 que fueron depositados en Estados Unidos en una cuenta de Roy Calero, otro de los procesados.

Pablo Encalada, abogado de Pablo Flores, rechaza que la Fiscalía esté basando su teoría en los testimonios de dos delincuentes confesos como Raúl De la Torre y Roberto Barrera. De este último, señaló que él dijo en su testimonio cosas que no había dicho antes dentro de la investigación. “La acusación de Fiscalía se sostiene en lo que a Barrera se le ocurre”.

La defensa de Flores cree que la Fiscalía ha presentado ya sus pruebas más contundentes y luego vendrán los peritos que realizaron extracciones.

Publicidad

“Esto es muy importante porque Roberto Barrera dice que era el nexo entre De la Torre y Pablo Flores, supuestamente para la coordinación de estos pagos. Pero se supone en conversaciones entre Barrera y De la Torre, en fechas anteriores a la detención de este último, se evidencia una pésima relación que existía De la Torre y Flores. (...) Los peritos tendrán que hacer repetir lo que decían esas conversaciones lo que hace insostenible que entre el jefe y un subordinado de la organización criminal haya tan mala relación que el subordinado quería sacarlo del juego”, apuntó Encalada.

Para el abogado Encalada, en este caso la participación de Barrera y De la Torre se explican solas, pues desde su perspectiva lo que pasó es que unos “vivarachos” como estas dos personas sentenciados en Estados Unidos sabían que había facturas por pagar y como hacían en otros casos, fueron a la contratista y le dijeron que para que les paguen tenían que darles un soborno.

Por su parte, Marcelo Ron, abogado de Pablo Celi, piensa que la teoría del caso de la Fiscalía se va debilitando cada vez más. Del relato dado por Barrera, Ron resalta que el testigo fue muy claro en decir que no conoce al excontralor, más allá de dos veces que por coincidencia se lo cruzó, que nunca tuvo relación con Celi, ni ha chateado ni se ha mensajeado.

Fiscalía probará que en el caso Las Torres existió un ‘grupo organizado’ para desvanecer glosas y obtener beneficios económicos; la defensa de Pablo Celi habla de persecución política

“Los $ 4 millones que correspondían al pago de la factura jamás se realizaron en Estados Unidos, Nolimit nunca pagó y dijo Barrera que él recibió $ 150.000 en una cuenta de Roy Calero. (...) Debía existir el pago para que el delito se consume y esto así sería una tentativa ya que esto no llegó a suceder”, señaló Ron.

Publicidad

El abogado de la procesada Natalia Cárdenas, José Moreno, anotó que Barrera de forma reiterativa dijo que los $ 4 millones de la coima del 20 % con respecto a la factura de más de $ 20 millones nunca fue pagada y que a la única persona que le dieron $ 150.000, depositados en Estados Unidos, fue al empresario inmobiliario.

“Según Barrera, ese dinero era de la factura de más de $ 20 millones, o sea supuestamente Nolimit. De los $ 4 millones solo se pagaron $ 150.000, pero el mismo beneficiario de ese dinero aseguró que nunca se pagaron los $ 4 millones, que Pablo Flores no recibió los $ 2 millones que se supone iba a recibir de la mitad y la otra mitad se iban a repartir entre el resto de procesados. No se entregó el dinero”, aclaró Moreno.

Este miércoles, 27 de abril, la fiscal general Salazar continuó con la presentación de su prueba en el séptimo día de audiencia de juzgamiento en la Corte Nacional. Desde la mañana comparece un perito que realizó la transcripción de audios que son parte del expediente.

La audiencia se suspendió por orden del Tribunal poco antes de las 13:00 y se anunció que la misma se retomará el próximo 19 de mayo, a las 08:30. (I)