Tras los calificativos del presidente Guillermo Lasso contra Rafael Correa (UNES), Jaime Nebot (PSC) y Leonidas Iza, titular de la Conaie, cuyo brazo político es Pachakutik (PK), señalándoles como “conspiradores”, la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, explica cuál será la nueva estrategia para alcanzar acuerdos en la Asamblea, da por perdidos los consensos con una de esas tres bancadas y mantiene las esperanzas con las otras dos, o por afinidad ideológica o por diversidad de pensamiento.

En entrevista con EL UNIVERSO, la ministra se refiere también a los mecanismos para enviar los tres proyectos de ley: tributario, laboral e inversiones. Al momento, la definición es que primero sea por la vía económica urgente, todavía no hay fecha, y el resto, en secuencia. Asegura que hay unidad en el Gobierno. Ratifica la apertura para dialogar con las organizaciones delictivas que controlan las cárceles y explica cómo se hará, aunque no saben aún quién lo hará.


El lunes, el subsecretario jurídico de la Presidencia, Marcos Miranda, señalaba que los treinta días de plazo que tiene la Asamblea para tratar el proyecto económico urgente de Ley de Creación de Oportunidades, que fue devuelto, estaban decurriendo. Hasta ese momento, la posición del Gobierno era todo o nada. ¿Cuál es el motivo por el que cambió ayer el presidente y aceptó enviar la propuesta por partes?

Publicidad

En realidad no hay un cambio, lo que pasa es que el Gobierno ha estado analizando todas las alternativas posibles para lograr destrabar el problema del rechazo, de la devolución (...), esa ley es muy importante porque permite reactivar la economía y generar trabajo, que es la primera prioridad este momento (...), la alternativa que ha tomado el presidente (Guillermo Lasso) significa una posición de apertura y profundización del diálogo, teniendo en cuenta las observaciones ciudadanas y desde la Presidencia de la Asamblea, invitando a revisar y modificar la forma del envío.

Esta nueva propuesta de enviar los tres proyectos coincide con la baja de popularidad del presidente en las encuestas y con la reunión de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), en la Casa de la Cultura, que sigue confrontando con el Gobierno y anunciando movilizaciones. ¿Estos dos aspectos influyeron en la decisión?

No.

¿Para nada?

No, no, no.

¿No les preocupan las encuestas?

Publicidad

No.

¿Ni lo que pueda llegar a hacer la Conaie?

Siempre nos preocupa lo que puede suceder cuando hay un proceso de movilización y sobre todo cuando existe una imposibilidad de diálogo planteada, no desde la perspectiva del Gobierno, sino desde la perspectiva del presidente de la Conaie, Leonidas Iza. Él vino al diálogo con una posición, lo único que él buscaba (...) desde el inicio, levantarse de la mesa (...), una aceptación pura y simple de una propuesta suya respecto del tema de los combustibles. Solamente eso.

Subsecretario jurídico de la Presidencia, Marcos Miranda: Al día de hoy, el Ejecutivo está a la espera de que la Asamblea debata el proyecto de Ley de Creación de Oportunidades

¿Cómo está el Gobierno en lo interno? Hay posiciones divididas respecto a cómo manejar el momento político actual?

Hay una sola posición y hay una unidad completa de todo el Gobierno en la línea de apoyar la posición del presidente de la República.

¿Cuál de los tres proyectos que van a enviar va a ser el económico urgente? La Constitución da la posibilidad de enviar dos económicos urgentes en circunstancias especiales, ¿lo están analizando?

Hasta este momento, la posición del Gobierno es enviar como económico urgente la Ley Tributaria, lo antes posible. Sobre el laboral y el de inversiones todavía no hay una definición. Más allá de enviarlos en secuencia, porque las tres leyes permiten mantener el hilo conductor de generar la reactivación económica indispensable (...). En vez de ir todo junto, ahora va a ir uno después de otro.

Si Rafael Correa es Unión por la Esperanza (UNES), si Jaime Nebot es el Partido Social Cristiano (PSC) y Leonidas Iza es el presidente de la Conaie, cuyo brazo político es Pachakutik (PK) y ellos planean esta conspiración como ha dicho el presidente, nunca van a tener mayoría en la Asamblea, ¿están destinados al desastre?, ¿se recurriría a una consulta mismo? Las tres personas mencionadas manejan grupos políticos importantes en la Asamblea, que es la que debe tramitar estas leyes.

Así es, respecto de UNES no tengo una visión de que pueda haber una propuesta diferente de la que marque Rafael Correa, no veo posibilidad alguna de que pueda producirse una modificación en el pensamiento de esa agrupación política (...). En el caso del PSC (...), ellos mantienen una posición en el sentido de que no crearán impuestos, si uno se aproxima al proyecto de Ley, se puede ver que (...) es de carácter progresista, hay un segmento donde hay la creación del impuesto al patrimonio que busca lograr equidad tributaria (...), supongamos que este impuesto no es votado por el PSC, no encuentro ninguna razón para que no se vote el resto del proyecto de ley, en donde no se crean impuestos, sino que se racionalizan o eliminan impuestos, me parece que existe ahí una coincidencia de carácter ideológico.

¿Esto pese a las declaraciones en contra de Jaime Nebot?

En caso del PSC y su líder, Jaime Nebot, el presidente ha hecho un llamado directo a él, en el sentido de expresar un pronunciamiento, su posición frente a la situación del país y esperaremos su pronunciamiento.

Con UNES no hay esperanza, con el PSC existe esperanza, ¿qué pasa con PK?

Hay que comprender la lógica en que se toman las decisiones dentro del movimiento indígena, en sus diferentes niveles y creo que también hay que comprender que dentro de ese bloque existen diferentes posiciones y que, en este caso, el presidente de la República está asumiendo la invitación hecha por Guadalupe Llori que es una de las principales dirigentes del movimiento y además es presidenta de la Asamblea, ha acogido esa petición para que se envíen los proyectos de ley de esta forma. Asumo que, siendo un colectivo que toma decisiones no de manera individual (...), existe la voluntad, dentro del bloque de PK para analizar la ley, realizar las contribuciones pertinentes, sin desnaturalizar el sentido de la ley.

Con las declaraciones de ayer del presidente sobre “conspiración”, ¿no cree que, en lugar de declarar el diálogo, en el marco del Gobierno del Encuentro, se está declarando la guerra política?

Me parece que el presidente lo único que ha hecho es colocar una definición, un nombre, a la actitud y las coincidencias de los tres dirigentes en el sentido del bloqueo institucional y que solamente nos lleva a la inmovilidad del país hacia adelante. En cualquiera de los casos, de cualquiera de los dirigentes, mantenemos todavía la esperanza de que exista un cambio, si ese cambio no se da, la situación es exactamente la que el presidente ha definido: la conspiración.

Más allá de lo que suceda con los proyectos de ley, la Asamblea tiene una carta aún por jugar: los Pandora Papers y un posible juicio político al mandatario. ¿Cómo está midiendo el Gobierno esto en el ámbito político, una vez que se cambió a la Comisión de Fiscalización por la de Garantías Constitucionales para que investigue?

El presidente irá a cualquier comisión, a esta o cualquier otra, en la cual se busque investigar el tema de su participación, dentro del informe presentado por el grupo de periodistas de investigación, y responderá ante cualquiera de ellas y fundamentalmente ante el pueblo ecuatoriano, explicará claramente y transparentemente cuál es su patrimonio, de qué forma ha sido obtenido y cómo él ha cumplido, estrictamente, al pie de la letra, todas las disposiciones de la ley y cómo él sí ha tributado, a diferencia de lo que hacen otros, que se encuentran también entre los que fiscalizan, que no cumplen con sus obligaciones tributarias. Algunos escenarios se pueden tener dentro de la Comisión (...) frente a cada escenario, el Gobierno está preparado para dar una respuesta contundente.

Sobre las cárceles, con la mediación de las iglesias católica y evangélica, ¿quién se sentaría a dialogar con las organizaciones delictivas en el interior? ¿Usted, el presidente Guillermo Lasso, el director del SNAI, la secretaria de Derechos Humanos, Bernarda Ordóñez?

No, no puedo dar una respuesta en este momento porque no la tengo, no le voy a decir una mentira, lo que sí diría es que hay un enfoque diferente respecto de las personas privadas de la libertad (PPL), la tendencia que hay en el país es a considerar que una PPL es un poco menos que una persona que no tiene ninguna consideración y que debe ser tratada casi como un enfermo terminal o enfermedad contagiosa. En este momento, pensamos que es fundamental establecer un mecanismo de diálogo con las PPL que se encuentran en las cárceles y con sus familias que se encuentran fuera de los centros (...) de manera conjunta. (I)