Las redes sociales de la Asociación Venezuela en Ecuador reiteran el pedido de que no se generalice la posible participación de venezolanos en las protestas sociales que se registran en el país desde el 13 de junio de 2022.

Daniel Regalado, presidente de la Asociación Venezuela en Ecuador, cuestiona aseveraciones en redes sociales respecto a que los venezolanos cobran desde $ 50 diarios para protagonizar desmanes en las manifestaciones. Y es enfático en afirmar que sus connacionales no pueden participar en las protestas en el decimosexto día de paro nacional.

“Las personas venezolanas que tengan una visa temporal o están en situación irregular tienen prohibido participar, según la Ley Orgánica de Movilidad Humana, porque no se pueden involucrar en temas políticos, sociales, internos del país”, advierte.

Quienes sean detenidos en medio de las protestas pueden afrontar un proceso administrativo y ser deportados, aunque todo debe ser justificado. “Esa es nuestra preocupación. Los que pueden ejercer el derecho son los que tienen visa permanente y viven más de tres años en el país”, añade.

Publicidad

La dirigencia reporta la detención de una venezolana en medio de una protesta en el centro histórico de Quito, en la que se incendió un carro de la Policía Nacional.

“Ella acompañaba a una de las detenidas, ecuatoriana acusada de quemar la patrulla. Ella estaba con un grupo de feministas ecuatorianas; estaba allí como activista, pero no le pueden culpar de un daño que hizo una tercera persona. Pero, al estar presente y ser extranjera, la detienen. Ya tiene sus abogados defensores y se sigue el procedimiento legal”.

Regalado reconoce que los venezolanos tienen “la hormiguita de protestar”, porque prácticamente los ciudadanos de ese país tienen más de 20 años de lucha, según afirma, contra el régimen socialista de su país. “Pero aquí en Ecuador no lo vemos como protesta; acá lo único que exigimos, porque es un derecho, es una inclusión social al trabajo, educación, salud”.

El problema es afirmar que los protagonistas de los desmanes son venezolanos sin presentar pruebas claras, señala Petrick González, abogada egresada de la Universidad de Guayaquil y asesora legal de la Asociación Venezuela en Ecuador.

Publicidad

Otra acusación es que participaron de las violentas protestas en la capital de Pastaza, Puyo, en el oriente del país. “Ninguno de los videos mostrados prueba esta situación”, acota González.

La diáspora venezolana sustenta su economía principalmente en el sector servicios, como la entrega a domicilio (delivery), que se hace en moto, o con la venta de artículos de distinta índole en las calles. Eso los coloca en medio de las protestas y ya se han registrado roces con los manifestantes que bloquean las vías, coinciden los dirigentes.

“La Policía sí ha trabajado de manera más ligera respecto al 2019 (las manifestaciones de octubre de ese año). Hicimos una publicación donde exhortamos al Gobierno (del Ecuador) a que cualquier tipo de vulneración será denunciada, porque no queremos que nos utilicen como chivos expiatorios en sus protestas y confrontaciones con la sociedad civil ecuatoriana”, manifiesta Regalado.

Sin embargo, sí es preocupante la idea que circula en redes sociales sobre que los terroristas y quienes manejan las marchas son los venezolanos, agrega. “Estamos pendientes. Vemos con preocupación que hay mujeres que trabajan en delivery que han sido maltratadas por los indígenas; las han agredido. Los venezolanos tratan de trabajar, ya que la mayoría de migrantes en Ecuador vive del día a día; entonces, son agredidos por estar vendiendo”, afirma el dirigente.

Publicidad

En las manifestaciones de octubre del 2019 se afianzó el estigma de que los venezolanos eran parte de los grupos que protagonizaron saqueos. Incluso hubo acusaciones directas de parte del régimen del presidente de la República, Lenín Moreno, en ese entonces, de que estaban infiltrados en los desmanes junto con los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Lenín Moreno: Correístas pagaron a las bandas criminales de Quito para que salgan a asaltar

El estigma es de doble vía. Por un lado, el rechazo de los manifestantes contra la comunidad internacional que trabaja, indica Regalado; y también del régimen de turno cuando se utiliza un lenguaje generalizado.

Venezolanos, entre los 783 detenidos en manifestaciones en Ecuador del 2019

Publicidad

Los detenidos en su momento en las protestas del 2019 fueron liberados y no se dieron deportaciones, afirman los dirigentes de los venezolanos en el país.

“En ese entonces, los infiltrados que ellos llamaban eran personas que trabajaban para el Consulado de Venezuela en Ecuador, pero no lo probaron. Sin embargo, sabemos que sí están en Ecuador”, asegura González.

Más allá de las acusaciones, sí se puede dar que existan venezolanos que participan en las manifestaciones. “Si hay un involucrado con todas las pruebas, tienen que regirse a la normativa legal para que cumpla la condena; pero el problema está en generalizar diciendo que los venezolanos somos los que generamos el caos”, señala Regalado.

Hay antecedentes de este accionar. La Asociación Venezuela en Ecuador mantiene un proceso contra un medio de televisión local que está en proceso de apelación, por señalar que un venezolano fue el responsable de un crimen, cuando finalmente se demostró que no fue así. (I)