El mercado de comercialización de la leche en Ecuador vive un momento complejo y dinámico a la vez. Esto en medio de la polémica por la fijación del precio al productor, la baja del consumo que se da a nivel mundial e iniciativas para incrementar el consumo de la mano del Gobierno y de las propias industrias.

Es que el pleno de la Asamblea aprobó esta semana la Ley para Fomentar la Producción, Comercialización, Industrialización, Consumo y Fijación del Precio de la Leche y sus Derivados, que busca según han dicho sus promotores “establecer el régimen legal y administrativo que permita promover, regular y fortalecer la producción primaria de leche cruda, así como afianzar que los diferentes procesos de la cadena láctea cumplan las condiciones higiénico sanitarias que garanticen su inocuidad”.

El proyecto establece mayor participación del sector lácteo en el Consejo Nacional de la Leche; prohíbe la comercialización de alimentos que contengan suero de leche; los productos lácteos y sus derivados deberán contar con la respectiva etiqueta que especifique su contenido y valor nutricional; y, define un mecanismo de fijación del precio mínimo de sustentación del litro de leche cruda pagada en finca.

Dispone también, al ente rector, el fomento para que la industria láctea adquiera la leche cruda directamente a los productores que cuenten con las condiciones higiénicas y sanitarias que aseguren su inocuidad.

Publicidad

Rodrigo Gallegos, director ejecutivo del Centro de la Industria Láctea (CIL), considera que la ley tiene muchas partes declarativas y buenas intenciones, pero en cuanto a la fijación de precios no responde a la realidad. Explica que el modelo rígido que se tiene ahora a través del Acuerdo Ministerial 394-2013 del MAG y que es ratificado en la ley, ha generado lamentablemente un crecimiento de la informalidad que ya maneja el 60 % del producto que llega al consumidor.

Adicionalmente señala que este tema no ayuda a que los productores puedan vender más leche a mayor precio y les puede generar una expectativa errónea del mercado. Y es que existe un problema básico, que es que la propia demanda ha bajado. Entre las razones están las tendencias mundiales, el impacto de productos que se venden como sustitutos de la leche y el propio acceso por los precios.

Gallegos comenta que hasta 2020 el consumo per cápita era de 100 litros al año; sin embargo, en 2021 la cifra se redujo a 92 litros. Adicionalmente, la producción de leche estaba en 6′400.000 litros al año y ahora está en 5′800.000. Así, hay menos producción y existe aumento poblacional, por lo que el consumo de la producción es menor.

Por otro lado, de acuerdo con un estudio de Análisis Semanal, los efectos del Proyecto de Ley Orgánica que fue aprobado por la Asamblea y que aún espera el pronunciamiento del Ejecutivo, podría perjudicar a los productores, comercializadores y consumidores.

Publicidad

Explica que una elevación artificial en el precio lleva un mensaje falso de que los consumidores desean más producto. Entonces los productores reaccionan a este mensaje falso invirtiendo para ampliar producción. La mayor producción eleva la demanda de insumos productivos cuyos precios suben. Producir es ahora más costoso. Sin embargo, cuando finalmente los productores salen con su producción al mercado, se encuentran con que los consumidores no querían tanto producto y no logran vender toda la producción. Aparece el exceso de producción.

Gallegos comenta, por su parte, que esperarían que el presidente Guillermo Lasso pudiera vetar la ley de manera parcial e instituir mecanismos de acuerdo entre productores e industriales sobre los precios.

Para Gallegos, la mejora del consumo pasa por un tema de educación. “La población debe entender de mejor manera las bondades de los lácteos y su consumo a través de formas creativas”, dice. Al momento el CIL trabaja en varias estrategias para informar a la población sobre la necesidad de una buena nutrición en el desarrollo del país y su importancia durante la primera infancia. Se acaba de firmar un convenio con el Ministerio de Inclusión en el cual se establece que la industria capacita a la población en nutrición, consumo de lácteos e incluso puede realizar demostraciones de preparaciones, gracias a productos que son donados por las industrias. Esto dentro de una campaña denominada “Más Leche”.

El CIL indica que, según estudios, Ecuador es el segundo país de Latinoamérica y el Caribe con mayor índice de desnutrición crónica infantil (DCI). Datos de Unicef Ecuador indican que la desnutrición afecta al 27,2 % de niños menores de 2 años y al 39 % de niños indígenas.

Publicidad

Foto: El Universo

Desde la empresa privada también se hacen esfuerzos para capacitar a la población sobre los beneficios del consumo de la leche. Alpina busca impulsar toda la cadena láctea con la compra de leche permanente, asesoría y capacitaciones a los ganaderos, y facilidades para la adquisición de insumos que fortalezcan la calidad y productividad de sus haciendas.

Natalia Triana, gerente de Talento Humano y Sostenibilidad de Alpina Ecuador, expresa: “Estamos comprometidos con el bienestar de nuestros consumidores. Trabajamos innovando nuestros productos para que ofrezcan un balance nutricional y cuenten con un proceso productivo responsable con el medio ambiente, cadena de valor y todos quienes intervienen en la producción del portafolio”.

Tonicorp trabaja con instituciones públicas, empresas privadas, fundaciones, ONG, academia y comunidad local, para contribuir en la disminución de la brecha de mal nutrición en la población agrícola de la provincia de Bolívar y para llevar a cabo con éxito el liderazgo del Objetivo de Desarrollo Sostenible ODS2 “Hambre Cero”.

Desde el 2021, Tonicorp ha desarrollado capacitaciones a más de 50 lideresas y líderes comunitarios de Simiátug, Bolívar, alcanzando a más de 500 familias a través de 7 capacitaciones en nutrición y desarrollo productivo en la comunidad.

En la provincia de Bolívar ToniCorp ha realizado capacitación a las comunidades sobre nutrición. Cortesía ToniCorp. Foto: El Universo

En febrero realizó una ceremonia de cierre de capacitaciones con 50 personas, donde el 84 % fueron mujeres. Con el apoyo de Lab XXI y Corporación Favorita se logró donar tablets y productos alimenticios. También, se ejecutó una casa abierta local para exponer temas de alimentación y nutrición, importancia de la leche materna, alimentación complementaria, preparación de alimentos saludables, entre otros. (I)