El jaguar (Panthera onca) de la Costa está más al borde de la extinción del que está en la región oriental del Ecuador. El que habita en la región costera está en la categoría de 'En Peligro Crítico', mientras el que vive en la selva amazónica del país está 'En Peligro'.

Ambos son afectados por la pérdida del hábitat debido a la deforestación o la conversión del bosque en sembríos y la cacería furtiva.

Quedan muy pocos jaguares en la Costa del Ecuador

Son las mismas amenazas que tiene este felino considerado el más grande del continente en los 18 países americanos en los que habita.

Publicidad

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) presentó esta semana la Estrategia de Conservación del Jaguar que establece una red continental para proteger 15 paisajes prioritarios situados en 14 países de América cuyo objetivo es garantizar la recuperación de este felino.

En el continente está en la categoría de “Casi Amenazada” de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN por sus siglas en inglés).

"El plan considera el rescate de los hábitats que ocupa el jaguar así como la preservación de los servicios ecosistémicos que estos lugares proveen en beneficio de las comunidades humanas que coexisten con esta especie. Además, promueve entre esas poblaciones el desarrollo de actividades económicas sustentables, como la agroforestería, la reforestación comunitaria y y el turismo sostenible, con el fin de generar medios de vida responsables con la preservación de su entorno", informa la ONG sobre la iniciativa.

Se trata de una estrategia de 10 años e incuye la creación de Unidades de Conservación del Jaguar (JCU, por sus siglas en inglés) que abarque áreas de prioridad para la protección de la especie.

La protección abarca 15 paisajes, identificados por científicos a lo largo de 20 años, de los que siete son transfronterizos y dos están en Ecuador.

La cuenca del Pastaza que incluye a las provincias de Orellana y Pastaza y la región Napo-Putumayo-Meta-Caquetá que abarca Ecuador, Colombia y Perú.

Publicidad

En ambos ecosistemas, al igual que en el resto de países, se continuará con "la investigación y el monitoreo de la especie y sus presas, el desarrollo de medios de vida locales sostenibles para las comunidades amazónicas, y la implementación de programas de educación para el desarrollo sostenible con niños, niñas y adolescentes", informa la WWF.

Un ejemplar de jaguar en la Reserva de Producción de Fauna Cuyabeno captado por una cámara trampa. Foto: Cortesía de la WWF

Desde Ecuador implementaremos esta estrategia en alineación al Plan de Acción para la Conservación del Jaguar liderado por el Ministerio del Ambiente y Agua. Además, trabajamos de la mano con universidades, organizaciones locales, investigadores y sobre todo las comunidades locales, quienes son nuestros mejores aliados en la protección de esta especie y su hábitat” afirma Jessica Pacheco, Oficial de Bosques y Agua de WWF-Ecuador.

La identificación de oportunidades sostenibles para la generación de ingresos en las comunidades locales es clave para frenar la pérdida del hábitat del jaguar, una especie considerada "paraguas” ya que su conservación beneficia a otras especies.

El desarrollo de proyectos de turismo sostenible, así como la producción de cacao orgánico en sistemas agroforestales, son actividades que se desarrollan en Ecuador para promover el bienestar económico de las comunidades, al tiempo que se protege al hábitat del jaguar.

Especies en peligro de extinción en Ecuador: el jaguar

Roberto Troya, Director Regional de WWF en Latinoamérica y el Caribe explica que “la Estrategia delinea las dos metas que WWF planea alcanzar para el 2030: estabilizar o incrementar las poblaciones de jaguar e incrementar o estabilizar la distribución del felino, las poblaciones de sus presas y la conectividad de sus hábitats dentro de los 15 paisajes prioritarios”.

El especialista agrega que la pérdida de biodiversidad está ligada a la aparición de virus como el SARS-CoV-2, que causa el COVID-19. Y que proteger especies paraguas como el jaguar significa conservar la estabilidad de su habitat como un todo. “Al conservar al jaguar y su hábitat, WWF contribuye a revertir la pérdida de especies y disminuir la probabilidad de aparición de nuevas enfermedades de origen animal”, dice Troya.

En las últimas décadas la especie ha perdido el 50% de su distribución histórica debido a la expansión desmesurada de la agricultura y ganadería, la ampliación de la mancha urbana, la deforestación por tala ilegal y el desarrollo de proyectos de infraestructura, según la WWF. De acuerdo con la UICN, solo quedan 64,000 ejemplares en vida silvestre, el 90% de ellos en la Amazonía. (I)