En el segundo aniversario de los llamados papeles de Panamá, el fisco ecuatoriano ha logrado recuperar $ 84,3 millones relacionados con 1.572 auditorías y controles por evasión tributaria.

Además, el Servicio de Rentas Internas considera que un exfuncionario le debe $ 6,2 millones y una contratista $ 13,4 millones. Eso sumaría más de cien millones de dólares provenientes de las revelaciones de los papeles de Panamá.

Ese dinero, así como decenas de procesos judiciales, en los que hay varios funcionarios condenados por el caso de sobornos de Petroecuador, son parte del balance de un trabajo periodístico a escala mundial del que EL UNIVERSO formó parte.

Lea también: SRI recaudó $ 66,1 millones con base en Panama Papers

Publicidad

La tarde del domingo 3 de abril de 2016, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y decenas de medios de comunicación comenzaron a publicar reportajes sobre una de las mayores filtraciones del periodismo: 11,5 millones de archivos del estudio panameño Mossack Fonseca.

La data fue entregada al diario alemán Sueddeutsche Zeitung, que decidió compartirla con el ICIJ.

Al inicio el gobierno de ese entonces le restó importancia a la publicación. El secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, aseguró que “con la investigación se ha demostrado que el Gobierno ecuatoriano es uno de los más honestos del mundo, al no haber ningún funcionario involucrado”.

Lea también: Investigan supuesto blanqueo de capitales de Mossack Fonseca en sus relaciones con Petroecuador

Poco después el tono cambió. El presidente Rafael Correa exigía que se entregara toda la información de los papeles de Panamá. La Asamblea Nacional y el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social llamaron a los periodistas a audiencias. El pedido no prosperó: los archivos reposaban en el ICIJ y el terremoto del 16 de abril cambió las prioridades de todos.

Este Diario suspendió por dos semanas las publicaciones sobre los papeles de Panamá y, posteriormente, reveló que el expresidente de Petroecuador Álex Bravo Panchano tenía un acuerdo con contratistas de la Refinería de Esmeraldas, los hermanos Juan y Jaime Baquerizo Escobar (Oil Services & Solutions S.A., OSS).

Publicidad

Según ese acuerdo, los contratistas se comprometieron a pagar al funcionario $ 600 mil de entrada más el 10% de futuras facturaciones . El dinero iba a cuentas en paraísos fiscales.

Así comenzó el llamado caso Petroecuador, que reveló una trama de empresas creadas en Panamá por Bravo y desde la que se habían realizado pagos a otros funcionarios como Carlos Pareja Yannuzzelli, entonces ministro de Hidrocarburos y a su asesor, Arturo Escobar Domínguez, entre otros.

Otros contratistas de la petrolera también aparecían en los archivos, como Ramiro Luque Flores y su esposa, Glenda Meza, de Galileoenergy. Ellos tramitaron la apertura de empresas para Bravo y Escobar.

El dinero se depositaba en cuentas en paraísos fiscales y en Estados Unidos.

Bravo y Pareja están detenidos y condenados en Ecuador, pero aún tienen procesos abiertos. Por ejemplo, Pareja tiene un caso en espera de sentencia por supuesto enriquecimiento ilícito. Escobar Domínguez está en EE.UU. (ver recuadro).

Un tío de Pareja, el abogado Carlos Pareja Cordero, y sus hijos también son procesados, pero se encuentran fuera del país. Otras dos personas ya fueron condenadas, en un proceso por lavado de activos.

Al momento existen otros casos en instrucción fiscal.

El reemplazo de Bravo en Petroecuador, Pedro Merizalde Pavón, también tenía una empresa abierta con Mossack Fonseca. Por ello, enfrenta dos investigaciones en la Fiscalía.

Los reportajes de los papeles de Panamá aportaron con información sobre los intermediarios ecuatorianos en la venta de petróleo a Petrochina. El contrato de la primera preventa de crudo, cuyo contenido no se conocía en Ecuador, era parte de los archivos filtrados.

Jaime Escobar Baquerizo y Enrique Cadena Marín estaban relacionados con esa intermediación, en la que se fijaba una comisión de un dólar por barril, en el año 2009. El dinero se depositaba en Panamá y luego fue a Miami, Dubái y Guayaquil.

Cadena Marín ha negado su participación en este negocio. La Fiscalía mantiene abierta una indagación previa por las preventas con Petrochina.

Los papeles de Panamá también revelaron información sobre negocios secretos de contratistas públicos: China International Water & Electric Corp. (CWE), Constructora OAS y Odebrecht.

“Mossack Fonseca promocionaba a Panamá como una jurisdicción segura, pero la filtración demostró que no existe país infranqueable. Todos somos vulnerables”, aseguró el profesor Javier Bustos, para quien solo la cooperación internacional ayudará a las autoridades a investigar estos delitos.

Es por ello, resaltó, que el año pasado Ecuador se suscribió al Foro Global sobre la Transparencia y el Intercambio de Información con Fines Fiscales, creado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).(I)

Deudas con el SRI
Determinaciones tributarias

Constructora OAS
El SRI mantiene como, encargada del proyecto Baba. Según los papeles de Panamá, OAS había falsificado estudios para aumentar sus gastos.

Álex Bravo
El exgerente de Petroecuador tiene una deuda impugnada con el fisco por $ 6,24 millones. Esta deuda corresponde a diferencias en su impuesto a la renta, según el portal del SRI de los años 2013 y 2014.