Existen múltiples maneras de ejercitarse sin poner en riesgo las articulaciones y los músculos, ya que están pensadas en favorecer la técnica en lugar de la fuerza.

Estos pueden ser desde una caminata a paso ligero hasta una sesión de pesas para desarrollar los músculos.

Los ejercicios de alto impacto suelen requerir el uso de más energía.

“En un burpee, bajas el pecho hasta el suelo y luego subes con un salto. Podrías convertirlo en un movimiento de bajo impacto, por ejemplo, haciendo up-downs, y para ello solo tienes que quitar el salto. Tienes también la opción de centrarte en esa técnica en lugar de en la parte de alto impacto, que es la que realmente te saca de quicio”, comentó para Live Science el entrenador personal Lewis Akpata.

Las máquinas elípticas son un dispositivo ideal para hacer ejercicio de bajo impacto. Este también permite reducir el peso, en lugar de correr de forma acelerada en la caminadora.

Las máquinas elípticas hacen que los pies estén sujetos a los pedales y las manos en las asas. Aquellos que se animan acaban quemando tantas calorías como los que suben a una cinta de correr regularmente. Además, protege las articulaciones.

Al igual que la máquina elíptica, la bicicleta estática es otra máquina de cardio muy eficaz para la pérdida de grasa y adelgazar. La bicicleta inmoviliza glúteos y torso.

Con un ambiente alentador pero competitivo, el profesional recurre a melodías rápidas y estimulantes, con las que a uno le apetece activar el cuerpo y quemar calorías.