Babahoyo

Jomira Michelle Espinoza Rebolledo fue una de las últimas víctimas de la ola de violencia que preocupa en la provincia de Los Ríos y que ha motivado la intervención en una localidad. Se analiza ejecutar similar medida al menos en dos ciudades más.

La mujer, de 22 años, murió a causa de una herida de bala en su espalda que recibió cuando viajaba con un amigo en un vehículo por el sector Cinco Esquinas del cantón Babahoyo, el último domingo. Sobre este hecho de sangre la Policía solo ha indicado que un sujeto desconocido se acercó al carro involucrado y luego disparó en repetidas ocasiones hasta causar la muerte a la joven. El conductor del carro está detenido para investigaciones, refirió la Policía de esa jurisdicción.

Amigos mencionaron desconocer las causas por las que el sujeto arremetió contra la pareja de amigos, solo expresaron tristeza, ya que la víctima dejó una niña de 5 años en la orfandad. Hay temor a represalias.

Publicidad

Hasta esta semana en Puebloviejo iban 15 asesinatos, 14 en Quevedo, 19 en Babahoyo, 5 en Ventanas y 3 en Buena Fe, según estadística de la Policía en lo que va del 2021. En ese mismo periodo en el 2020 fueron 14 las muertes violentas.

La madrugada del domingo 30 de mayo, José Leonardo Fajardo, de 38 años, también fue asesinado con varios disparos, por sujetos desconocidos en la parroquia Venus del Río, de Quevedo. Según la esposa de la víctima, la muerte fue por una posible represalia, ya que desde hace años tienen problemas con las personas que supuestamente le quitaron la vida; pero no hay ningún detenido por este caso.

Estos dos crímenes y los diez últimos registrados en ocho días en la provincia de Los Ríos, específicamente en los cantones Puebloviejo, Quevedo y Babahoyo, tienen en zozobra a la población, por lo que la mayoría solicita a las autoridades correspondientes que trabajen más en la seguridad para devolver la paz y tranquilidad al territorio fluminense.

Habitantes del cantón Puebloviejo han expresado mayor temor ante los hechos de sangre registrados el fin de semana pasado.

En la hacienda Cimarrón de ese territorio, la madrugada del sábado 29 de mayo, cuatro trabajadores de la empresa agrícola fueron hallados sin vida por comuneros del sitio. Todas las víctimas presentaban orificios de bala. Según testigos, el hecho habría ocurrido cerca de las 02:00 del sábado.

Alrededor de diez personas se encontraban libando en el lugar donde fueron hallados los cadáveres.

Publicidad

Luego de un operativo por los alrededores de la hacienda y con la ejecución de varios allanamientos en el poblado, horas después del crimen múltiple la Policía capturó al presunto responsable, quien sería el guardia de seguridad de la hacienda.

El sospechoso se encuentra detenido y, de acuerdo con los testigos, un problema entre el aprehendido y una de las víctimas fue la posible causa para que ocurriera la tragedia.

Las víctimas fueron identificadas como John Quiñónez Caicedo, Hamilton Morales Véliz, Genereldo Zambrano Tapia y Hugo David Toaza Mestanza. Una quinta persona de sexo masculino fue herida en el mismo sitio y se encuentra con pronóstico reservado en una casa de salud de Babahoyo, informó la Policía.

En ese mismo cantón, cerca de las 12:00 del viernes 28 de mayo, el agricultor Javier William Quinaloa Chisag fue asesinado a tiros por sujetos que se movilizaban en dos motocicletas.

La Policía dijo que el móvil del crimen fue un robo con muerte, ya que la víctima horas antes había retirado de una agencia bancaria dos mil dólares. El hombre, según testigos, habría puesto resistencia al asalto por lo que los delincuentes le dispararon por tres ocasiones, provocándole la muerte.

Horas después de ese mismo viernes, en Babahoyo, entre las calles Flores y Custodio Sánchez de Babahoyo, Eduardo Pulecio, de 26 años, fue asesinado por sicarios cuando se encontraba almorzando en un restaurante del sector, cuando fue sorprendido por los victimarios. Según testigos, el hombre corrió varios metros con el fin de pedir auxilio y librarse de los criminales, pero sus esfuerzos fueron en vano, ya que terminó desangrándose y se desplomó en una de las vías. Luego del atentado los sicarios huyeron.

Intervenciones

Debido a los intensos reclamos de los riosenses sobre la inseguridad que se vive, la Policía decidió intervenir por 30 días al cantón Puebloviejo y el martes 1 de enero, luego de una reunión con entre autoridades, Gobernación y la Policía, se empezó a elaborar una planificación para en los próximos días intervenir al cantón Babahoyo y posteriormente a Quevedo. Así lo explicó Fausto Herrera, comandante de la zona 10 de la Policía.

“La intervención implica operativos permanentes con la presencia de personal de las unidades investigativas y de inteligencia, la realidad en cifras nos da un incremento de homicidios intencionales, y la mayoría han sido selectivas. Los asesinos aplican hasta vigilancia para cometer los crímenes. La intervención empieza en este cantón, luego será Babahoyo y después Quevedo”, refirió Herrera.

Autoridades

Julio Franco, gobernador de la provincia de Los Ríos, dijo que solicitó la intervención de Babahoyo y Quevedo. “Ante el repunte de hechos violentos en estos tres cantones, he solicitado una intervención total y estamos seguros de que con el apoyo del Municipio tendremos resultados positivos”, expresó Franco.

La edil Kerly García, quien lidera la Comisión de Seguridad Ciudadana de Quevedo, dijo que el respeto a la vida y los demás derechos de los que debe gozar cualquier ciudadano se han perdido, por los constantes hechos violentos que ocurren en su ciudad y en la provincia.

Aunque suene trillada la frase, pero es la verdad, si no nos mata el COVID en cualquier momento será una bala perdida. Las autoridades encargadas de velar por la integridad de las personas deben garantizar ese derecho, ahora los delincuentes y asesinos arremeten a cualquier hora del día, y Quevedo no es la excepción. En esta ciudad junto a la Policía se realizan constantes planificaciones y estrategias para reducir el índice delincuencial, pero al parecer algo pasa con el sistema judicial que los involucrados o sospechosos entran y salen de las cárceles como Pedro por su casa”, expresó García.

La concejal refirió que en días pasados mantuvo una reunión con César Monge, actual ministro de Gobierno, y con cinco de los seis asambleístas riosenses para tratar la inseguridad que azota a Quevedo y Los Ríos. García aseguró que se les entregó un manifiesto a los presentes, con el fin de que analicen algunas leyes que favorecen a los sospechosos de delitos para que sean reformadas y otras derogadas.

“El sistema judicial y algunas leyes sancionadoras del Código Orgánico Integral Penal (COIP) nos están perjudicando, las leyes son muy permisivas con los delincuentes, el consumo de drogas con esa tabla ha permitido que cada vez más nuestros jóvenes y niños sean utilizados por los integrantes de las organizaciones delictivas, y así liberarse de las sanciones y de la cárcel. Las leyes deben cambiar, los menores deben ser juzgados como adultos, de acuerdo con el caso, y la tabla de consumo debe ser eliminada, la Asamblea Nacional está obligada a trabajar más en la seguridad en conjunto con las autoridades locales y el Gobierno central. Lamentablemente la provincia de Los Ríos forma parte de los territorios más peligrosos del país”, indicó la autoridad.

Marco Franco, presidente de la Cámara de Comercio de Quevedo, consideró que la ciudad sea intervenida por la Policía genera tranquilidad al área comercial y por ende a los clientes. Detalló que la planificación deberá realizarse con el fin de que este sector mercantil no se vea afectado económicamente con los horarios restrictivos, que les sigue dejando pérdidas desde que empezó la pandemia.

“Es primordial que se tome en cuenta que nos estamos reactivando comercialmente y el cierre a tempranas horas de los negocios nos afecta enormemente, la Policía puede trabajar con el comercio porque nosotros también queremos que la delincuencia disminuya, ya que el peligro en la ciudad es constante, no solo deben ejecutarse operativos policiales, los asambleístas también deben reformar leyes que ayudan a delinquir a las organizaciones delictivas, las cámaras de seguridad ayudan, pero no es la solución”, dijo el líder de esta organización.

Se prepara ordenanza en Babahoyo

En Babahoyo, ante el repunte de hechos violentos, el Concejo Municipal trabaja en una ordenanza que prohíba que dos hombres circulen en una misma motocicleta, así como también planifican instalar más cámaras de seguridad en diferentes puntos de la ciudad. Aquello lo informó el alcalde de Babahoyo, Carlos German. (I)