Este 11 de julio, a las 18:00, el perito argentino Roberto Meza hará la entrega de lo que se denomina “tercer producto” a Patricia Ochoa, viuda del general de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) Jorge Gabela.

El documento revelaría los posibles autores intelectuales del crimen, que ocurrió hace trece años sin que hasta la actualidad se haya resuelto.

La investigación de la muerte de Jorge Gabela ha pasado por tres gobiernos: el de Rafael Correa, el de Lenín Moreno y, en la actualidad, el de Guillermo Lasso; por la Contraloría General del Estado, por la Asamblea Nacional, por la Fiscalía del Estado, por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) y, en un último momento, por la Corte Constitucional (CC).

Publicidad

El tercer producto desapareció de los registros públicos en el 2013; era parte de una investigación no judicial a través del extinto Comité Interinstitucional creado por el expresidente Correa para aclarar los hechos del crimen. Este Comité contrató los servicios forenses del argentino Roberto Meza Niella, que elaboró tres expedientes.

Jorge Gabela fue comandante de la FAE entre enero del 2007 y abril del 2008, y en el 2010 denunció las irregularidades de la adquisición de siete helicópteros Dhruv porque no habrían reunido los complementos técnicos para su operación en actividades militares.

Los helicópteros los ofertó la empresa hindú Hindustan Aeronautics Limited (HAL), y finalmente los adquirió el Ministerio de Defensa en el 2008, en la administración de Correa, por $ 45 millones. Actualmente estos están obsoletos.

Publicidad

En diciembre del 2010, un grupo de delincuentes ingresó a la vivienda de Gabela en una aparente persecución a su hija y, al salir en su defensa, el general recibió varios disparos que provocaron su muerte diez días después.

El caso se investigó como un asesinato y se detuvo a los autores materiales, que fueron condenados a prisión en el 2011. Uno de ellos fue asesinado.

Publicidad

En el momento, la instancia que fue presidida por el extinto Ministerio de Justicia concluyó que el asesinato de Gabela se dio en el contexto de un delito común y no por las denuncias relacionadas con la compra de los helicópteros; pese a que Meza había señalado que el crimen se relacionaría con la delincuencia organizada.

Su viuda, Patricia Ochoa Santos, relató que en ese hecho los delincuentes no robaron nada, por lo que demandó de los organismos del Estado una investigación más profunda, pues sostiene que el asesinato de su esposo se vincula con las denuncias que hizo de irregularidades en la compra de los Dhruv, de los que cuatro se accidentaron y los tres restantes están inoperativos.

En el trámite de una acción extraordinaria de protección, la Corte coligió en un fallo del 17 de febrero, que se violó el derecho a la verdad de su viuda Patricia Ochoa y de su familia y para resarcirla dispuso el cumplimiento de cinco medidas de reparación integral. Una de ellas, la reconstrucción de este tercer producto a cargo de esta Comisión. (I)


Publicidad