El movimiento indígena presente en la ciudad de Guayaquil junto a otros miembros de organizaciones sociales se dieron cita en los exteriores del Mercado Artesanal Machala, ubicado en el centro de Guayaquil, para dar a conocer su postura favorable frente al término del paro nacional, tras la firma de un acuerdo entre el gobierno del presidente Guillermo Lasso y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), presidida por Leonidas Iza.

Hugo Lema, presidente del Movimiento Indígena del Pueblo Kichwa de la Costa Ecuatoriana (Mopkice), celebró el acuerdo que pone fin a las movilizaciones y manifestó que ante el plazo de los noventa días establecido seguirán vigilantes.

“El movimiento indígena va a estar vigilante, es un actor político que siempre va a aportar a la construcción social, hay que esperar el plazo y lo haremos con el resto de organizaciones con las que hemos coincidido, independientemente de la corriente política, porque creemos que esta lucha fue de todos y todas”, manifestó.

Rechazó la estigmatización que se ha realizado contra los indígenas en la capital, diciendo que son quienes han liderado los actos vandálicos y los destrozos en la ciudad.

Publicidad

No obstante, reconoció que ciertos hechos violentos ocurridos en estos dieciocho días deben ser investigados y reiteró que dentro de todo el movimiento indígena buscarán también determinar quiénes fueron los infiltrados.

Miembros de la organización indígena de la costa durante una marcha en Guayaquil, en el marco del paro nacional. Foto: El Universo

Además, Lema rechazó los bloqueos con maquinaria pesada, volquetas y camionetas, que pertenecen al Municipio de Guayaquil, en los ingresos a la ciudad para evitar el “posible ingreso de manifestantes” a los que recurrió la alcaldesa Cynthia Viteri.

Luis Serrano, médico y activista social, rechazó las acciones de policías metropolitanos que buscaban dispersar las manifestaciones pacíficas que se desarrollaron en la ciudad por más de diez ocasiones, gracias al resguardo de la Policía Nacional.

“La Policía aquí en Guayaquil actuó bien, pero no los agentes de la Autoridad de Tránsito Municipal y los metropolitanos que querían agredirnos”, cuestionó.

Publicidad

Por su parte, Omar Delgado, dirigente de la Asociación de Trabajadores y Trabajadoras del Transporte (Asotraset), expresó que pese a que diferentes grupos no apoyaron las movilizaciones, se van a beneficiar de la reducción del precio de los combustibles.

“Esta lucha fue del pueblo, en conjunto con los compañeros de la Conaie (...) el presidente dijo que no era posible tratar los diez puntos, pero se dio cuenta, a pesar de su arrogancia y prepotencia, que sí eran considerables”, apuntó, y cuestionó a varios gremios de transportistas por considerar que los $ 0,15 no es un logro. (I)