En medio de la declaratoria de un estado de excepción dictado por el presidente Guillermo Lasso, que suspende el derecho a la libertad de asociación y reunión durante las 24 horas del día, el Gobierno nacional respalda una jornada de protestas por la paz, programada para este sábado, 18 de junio, desde las 16:00 en varios puntos de Quito.

En horas de la mañana de este sábado, en redes sociales se convocó a una marcha por la paz desde las 16:00 en Quito, que se concentrará en el sector de la Villaflora, en el sur, y también se harían otras en Cotocollao y la avenida de los Shyris, en el norte.

La Secretaría General de Comunicación del Ejecutivo informó este sábado que “respalda esta iniciativa y se suma a esta causa”, por lo que convocó a plegarse a los llamados. “Serán los escenarios de concentración para los ciudadanos que le dicen ¡sí a la paz! Con banderas y camisetas blancas, la ciudadanía hará un llamado a todo el país para que la unidad, el diálogo y la paz imperen en el Ecuador y en su capital”, dice un comunicado oficial.

Estas acciones son parte de una respuesta al paro nacional que desde el 13 de junio empezaron la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin) y el Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine), que lleva seis días activo y advierte con radicalizarse en las próximas horas.

Publicidad

El régimen hace esta convocatoria pese a que dispuso un estado de excepción en Pichincha, Imbabura y Cotopaxi por los siguientes 30 días, y suspendió el ejercicio de la libertad de asociación y reunión, que consiste en limitar las aglomeraciones en espacios públicos durante las 24 horas del día para evitar posibles desmanes.

Gobierno busca respaldo político y quien pueda mediar el diálogo para diluir el paro, mientras el movimiento indígena insiste en que no habrá acercamientos

Por su parte, organizaciones sociales contrarias al régimen, el Frente Popular, la Unión Nacional de Educadores (UNE), la Federación de Estudiantes Secundarios (FESE), la Federación de Estudiantes Universitarios (FEUE), de comerciantes, entre otros, anunciaron que mantendrán las jornadas de protestas desde este lunes.

Nelson Erazo, presidente del Frente Popular, enfatizó que ratifican la movilización, “la lucha y la pelea” en contra de las políticas neoliberales del régimen.

Es así como este lunes se realizará un cacerolazo y el próximo 22 de junio se plegarán a la protesta del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), “frente a la carestía de la vida, el desempleo, la imposibilidad de ingresar a las universidades. Demandamos que se cumplan los ofrecimientos”, dijo Erazo, en una declaración pública este 18 de junio.

Publicidad

La presidenta de la UNE, Isabel Vargas, exigió del Gobierno que ejecute las reformas a la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI) para que se incremente las remuneraciones de los docentes.

Leonidas Iza ‘saludó' las medidas económicas anunciadas por el Gobierno, pero ratificó que el paro nacional continúa y que indígenas se trasladarán a Quito

Increpó que no se ha cumplido con los ofrecimientos durante la campaña electoral y lo exhortó a “dar un paso al costado” si no puede gobernar.

Erazo pidió también al primer mandatario que cumpla y no deje en los anuncios sus propuestas hechas la noche del viernes, respecto de incrementar el bono a $ 55, aumentar el presupuesto para la educación bilingüe, entre otras.

Por su parte, la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión (AER) hizo un llamado al diálogo y se ofreció como vehículo de diálogo entre las organizaciones sociales y el régimen.

Publicidad

En una misiva suscrita por su presidente Kléver Chica, se opinó que el Gobierno “ha dado señales, con las últimas medidas para llegar a consensos” por lo que haría “falta que los grupos sociales pongan su parte. Conversen con todas las cartas sobre la mesa, sin sesgo, transmitiendo de lado y lado sus justas aspiraciones, dentro de la realidad económica del país, sin esperar que cada una de ellas se cumplan al pie de la letra como condición para cesar hostilidades”.

De esta forma, se ofrecen “como vehículo de diálogo y solución”. (I)