Una semana de diferencia existió entre los asesinatos del candidato a asambleísta por la alianza Actuemos Rider Sánchez y del reelecto alcalde de Manta Agustín Intriago, ambos hechos registrados en este mes de julio, que está por terminar. Pero lo que los une es finalmente la realidad de que ser candidato para una dignidad de elección popular o ya haber sido escogido en las urnas para un cargo público en Ecuador se ha transformado en un riesgo.

Desde enero del 2022 y con más fuerza a finales de ese mismo año, antes de las elecciones seccionales que vivió Ecuador el 5 de febrero de 2023, se viene dando una serie de atentados contra políticos, que incluyen asesinatos, hechos que por su magnitud y consecutividad nunca antes la historia reciente del país había registrado.

Para el 22 de febrero pasado, Diario EL UNIVERSO revisó archivos de prensa, reportes policiales y denuncias en Fiscalía, encontrando al menos 61 ataques violentos contra políticos entre enero de 2022 y la primera quincena del mes de febrero último. De este total, 29 habrían sido atentados, principalmente con armas de fuego y artefactos explosivos; 22 terminaron con el asesinato de una persona; y existieron diez hechos de otro tipo.

Publicidad

Para ese momento ya se había asesinado al periodista Gerardo Delgado, quien era visto como uno de los precandidatos a una de las concejalías de Manta (Manabí). El 10 de agosto pasado, mientras viajaba con su hija por la vía Montecristi-Manta, él fue atacado a tiros y murió instantáneamente. Meses después, el 24 de octubre de ese mismo año, a la lista de asesinados se sumó el de Alba Bermeo, quien buscaba llegar a la Junta Parroquial de Molleturo, en Cuenca. Ella también fue asesinada a tiros mientras circulaba por una carretera junto con su hermano.

Elecciones violentas: 61 asesinatos, atentados y ataques contra políticos

En enero pasado, siguiendo el mismo modus operandi: sicarios a bordo de una motocicleta detonaron sus armas para asesinar al candidato a la alcaldía de Salinas Julio César Farachio, quien en ese momento realizaba actividades políticas. Tan solo un día antes de las elecciones seccionales, el 4 de febrero último, Omar Menéndez, manabita que buscaba llegar a la Alcaldía de Puerto López, también sufrió un ataque armado en el que perdió la vida.

Los atentados siguieron en abril y mayo pasados. Rolando López, hoy exalcalde de Antonio Ante (Imbabura), dejó el cargo por la serie de amenazas y atentados que recibieron él y su familia. Desde Estados Unidos, López presentó su renuncia irrevocable al cargo y se quedó por seguridad en ese país junto con su familia.

Publicidad

En cambio, el 15 de mayo de 2023, la comitiva que acompañaba al electo alcalde de Durán, Luis Chonillo, sufrió un ataque armado en momentos en que se dirigían a la sesión inaugural del Concejo Cantonal. Chonillo resultó ileso, pero el cabo de Policía Jorge Tama y otra persona, calificada como víctima colateral, fallecieron en el ataque, en el cual se usaron armas largas. Con estos ataques registrados en abril y mayo el número de atentados subió a 31.

Una fuente del área de inteligencia de la Policía Nacional, que prefirió no ser identificada, sostiene que la violencia usada en estos atentados y crímenes da pistas de que la delincuencia organizada podría estár detrás de todo, pero reconoce que es compleja la investigación de los motivos que originaron las órdenes para asesinar. La complejidad, explica, estaría dada por el sinnúmero de actividades que han sido permeadas por negocios ilícitos, como el narcotráfico, la comercialización de armas, entre otras, y la posibilidad de que alguna o algunas acciones directas de los ya funcionarios o propuestas de los candidatos pusieran en riesgo esas actividades ilegales.

Publicidad

Con los tres últimos asesinatos de personajes relacionados con la política nacional que aún siguen frescos en la memoria de la población, pues ocurrieron entre el 17 de junio y el 23 de julio pasados, la cifra de asesinados en este casi año y medio se incrementa a un total de 25. Dos de estos asesinatos ocurrieron en las localidades de Esmeraldas y La Unión de Quinindé, en la provincia de Esmeraldas; mientras que lo que hasta el momento es el último asesinato de un político se dio en Manta, en la provincia de Manabí.

Justamente Esmeraldas y Manabí son de las provincias con mayor tasa de muertes violentas a nivel nacional.

El 13 de junio pasado, el concejal de Esmeraldas Jairo Olaya fue atacado con armas de fuego por sicarios que cruzaron su moto ante el andar del vehículo de color blanco en el que viajaba el funcionario municipal por el centro de la capital esmeraldeña. Cuatro días después se conocía la noticia de su fallecimiento.

Casi un mes después, el 16 de julio último, el candidato a la Asamblea Nacional de la alianza Actuemos Rider Sánchez fue asesinado. La teoría inicial es que fue un hecho relacionado con delincuencia común (robo) el que habría generado que un antisocial le disparara por tres ocasiones al candidato de dicha alianza, que respalda a Otto Sonnenholzner en su camino a la Presidencia de la República.

Publicidad

Muere Jairo Olaya, concejal de Esmeraldas que fue blanco de ataque a tiros el martes 13

Finalmente, el 23 de julio de 2023, sujetos, en su mayoría aún desconocidos, atacaron y asesinaron al alcalde de Manta (Manabí), Agustín Intriago, mientras realizaba un recorrido de obras en el barrio 15 de Septiembre, en la ciudad de Manta. No se conoce oficialmente cuáles son los motivos que generaron el ataque, pero la Fiscalía informó que, el martes 25 de julio último, formuló cargos contra Jean A. por su aparente participación en el crimen.

El sospechoso, quien tendría origen extranjero, se mantiene en una casa de salud recuperándose de heridas causadas en el operativo de aprehensión. Una vez que se recupere, se hará efectiva la orden de prisión preventiva que un juez penal le ordenó mientras continúa la etapa de instrucción fiscal. (I)