En el segundo acercamiento entre el Gobierno y las organizaciones indígenas que lideran el paro nacional, que este 27 de junio cumplió 15 días de protestas, Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), insistió que desde hace un año se han desarrollado varios espacios de diálogo con el Ejecutivo, pero que estos encuentros no han dado resultados efectivos a los pedidos de los sectores sociales. De ahí que el dirigente justificó las actuales movilizaciones para exigir diez temas.

El encuentro de este lunes fue convocado para las 14:00, en las instalaciones del Liceo Matovelle, ubicado junto a la Basílica del Voto Nacional, en el centro de Quito. No obstante, las conversaciones empezaron con más de una hora de retraso, alrededor de las 15:30.

El evento contó con la participación del ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, así como con la presencia de representantes de otros poderes del Estado como Virgilio Saquicela, titular de la Asamblea Nacional; Diana Atamaint, presidenta del Consejo Nacional Electoral; y el defensor del Pueblo (e), César Córdova. También asistió Elsie Monge, presidenta de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu).

En su intervención, Iza rechazó que se responsabilice a los sectores indígenas como promotores de la violencia desatada durante las movilizaciones o que se los califique como desestabilizadores de la democracia.

Publicidad

Sobre las 10 demandas planteadas al Gobierno, Iza empezó por desmentir que la Conaie busque favorecer a los contrabandistas de combustibles, cuando se solicita que baje el precio de las gasolinas y el diésel. Al respecto, dijo que retirar los subsidios afecta a los productores del campo, pues encarece el transporte y, por ende, a la producción.

Refirió que en una reunión sostenida con Carondelet en noviembre del 2021 se propuso que se emprenda una política de focalización de subsidios a los combustibles para los “sectores que sí lo merecen”. No obstante, aquello no tuvo respuesta y ha desembocado en la actual confrontación social en las calles, aseguró Iza.

El líder de la Conaie criticó el anunció del presidente Guillermo Lasso, la noche del domingo 26 de junio, de disminuir 10 centavos de dólar al precio de las gasolinas extra, ecopaís y diésel, ya que no sería suficiente.

“(La reducción de 10 centavos) realmente no permitiría bajar los precios que han incrementado, en algunos productos, hasta cinco veces, cuatro veces, tres veces... Esta medida debe ir conjugada con el control de precios, porque si no esto se atribuye únicamente al incremento del precio de los combustibles y a los factores externos como la guerra entre Rusia y Ucrania”, señaló Iza.

Publicidad

En ese sentido, insistió en que las tarifas de los combustibles deberían establecerse en $ 1,50 el galón de diésel y en $ 2,10 las gasolinas extra y ecopaís; y que se proceda con una focalización de los subsidios.

En otros aspectos, Leonidas Iza reconoció algunos avances en las recientes decisiones del Ejecutivo adoptadas a raíz de las movilizaciones. como la condonación de deudas de hasta $ 3.000 en créditos con BanEcuador. Sin embargo, el líder indígena propuso ampliar el beneficio hasta los $ 10.000.

Además, permitir una moratoria de pago de un año para todos los créditos vencidos en instituciones del sistema financiero público y privado.

En el diálogo con el Gobierno también intervino Eustaquio Tuala, líder del Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine), quien solicitó que no se criminalice a los líderes que encabezan las movilizaciones.

Publicidad

Por su parte, Gary Espinoza, Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin), habló de enfocar las políticas públicas en la potenciación del sector rural, especialmente en las actividades agrícolas.

Las conversaciones entre el Gobierno y las organizaciones indígenas, con miras a ponerle fin al paro nacional, continuaba a las 18:30. El ministro de Gobierno, Francisco Jiménez destacó los avances que ha dado el Ejecutivo y enfatizó que en un año de administración no se pueden arreglar todos los problemas que aquejan al país. (I)