Bromeando con las expresiones de su colega de Pachakutik Ricardo Vanegas, quien dijo que debía suspenderse la sesión inaugural de la Asamblea Nacional, el pasado viernes, para que los legisladores puedan ir “a descansar y alimentarse”, César Monge, líder del movimiento CREO, dice que las jornadas de los últimos días fueron tan intensas que no tuvo tiempo ni de comer.

CREO y otros independientes conformaron la llamada Bancada del Acuerdo Nacional (BAN), que en total suma 25 legisladores. En estos días se completará su registro en la Asamblea y se presentarán públicamente.

En entrevista con este Diario, Monge hace un recuento de cómo se concretó el acuerdo entre el BAN, Pachakutik y la Izquierda Democrática para viabilizar la elección de las autoridades parlamentarias.

Hace semanas se cocinaba un acuerdo con PSC-CREO-UNES. Ya había los votos alrededor de la candidatura de Henry Kronfle. ¿Por qué se echaron para atrás?

Publicidad

Los últimos dos días se volvió a hacer un análisis del entorno, la situación, la conveniencia, de la posibilidad (porque nada estaba cerrado) de tomar ese camino. Entre otras cosas que sucedieron en las últimas 48 horas, tuvimos una reunión primero con todos los asambleístas de CREO, luego con el nuevo bloque al cual pertenecemos, la Bancada del Acuerdo Nacional (BAN), que suma 25 legisladores junto con los independientes, escuchamos esas inquietudes; también a algunos ciudadanos que tenían dudas sobre el proceso. Después de hacer la reflexión se tomó la decisión que es pública.

Algunos socialcristianos hasta afirmaron que ya se dio una conversación telefónica entre Jaime Nebot y Guillermo Lasso en la mañana del día de la sesión inaugural de la Asamblea confirmando el acuerdo.

No, eso no es cierto.

Pero Lasso sí estaba al tanto de las negociaciones con UNES y PSC...

Los temas políticos siempre los discutimos con Guillermo, obviamente. Los analizamos, los revisamos… Esto ha sido un proceso que siempre trabajamos con él, pero no es cierto que el mismo día de la sesión se dio esta conversación.

¿Pero ustedes les informaron a los socialcristianos que el acuerdo no se concretaría? ¿Ellos lo sabían?

Publicidad

Sí lo sabían. Cuando yo llegué al hemiciclo era evidente que el PSC sabía que no íbamos a votar en esa línea. Incluso se los escuché -estamos sentados juntos- comentarlo. Y nosotros sabíamos, por referencia de algunos independientes, que ellos los estaban llamando para pedirle su voto para la candidatura de Henry. Yo me pregunto: si tú estás seguro de que todo sigue igual porque supuestamente te han llamado para confirmarlo, ¿por qué armas una estrategia de cabildeo para buscar gente que vote por ti cuando se suponía que ya tenías un acuerdo con otros? Eso no tiene sentido. Tú te mueves y llamas cuando sabes que no vas a tener los votos.

Pero formalmente no se lo comunicaron…

El día anterior ellos querían generar un documento público y yo le dije a Henry Kronfle: “Hermano, yo no puedo firmar eso en este momento porque no tengo la autorización para hacerlo”. Así que creo que eso dejó todo bastante claro. Pero más allá de los dimes y diretes que ya son historia la pregunta es cómo evalúa la ciudadanía lo que sucedió…

¿Y cómo cree que la gente ve que no se concretara este acuerdo?

Mi impresión es que la ciudadanía lo ha acogido de manera positiva… Creo que fue importante escuchar a nuestra propia gente y a los ciudadanos.

Entonces pesaron en su decisión las críticas de ciudadanos y algunos sectores políticos y sociales que no apoyaron el acercamiento a los correístas. ¿Cree que el acuerdo habría generado un desgaste o un golpe a la imagen del presidente?

Primero, uno escucha a su propio equipo, a los legisladores que van a votar. Ellos le dieron ciertos criterios a Guillermo. A eso le sumas las opiniones de la gente que nos acompañó, los que votaron por él, y la ciudadanía en general… Se hace una evaluación integral de todo aquello y creo que se debe tener la capacidad para decidir el mejor camino en un tema tan importante. Que fue lo que sucedió. Esto demuestra que hay un presidente que no se cierra, que escucha, evalúa y toma sus propias decisiones.

Desde el PSC se lo acusó de no tener palabra. Algunos lo llamaron traidor. ¿Cómo toman ustedes esas críticas?

Cada uno está en el derecho de dar su opinión. Me parece que hubiese sido una traición si Guillermo no hubiese considerado el criterio de su propio equipo, de la gente que lo apoyó en el proceso, de la ciudadanía… Un presidente que no escucha está traicionando el mandato que le dio ese grupo de ecuatorianos.

¿Y no habría sido mejor ni siquiera haber negociado con esos grupos?

Es que nada estaba definido. Eso hay que tenerlo claro. En este proceso evaluamos varias alternativas, tuvimos reuniones de análisis programático, de plan de Gobierno y agenda legislativa con la ID, con PK… Ya veníamos conversando con distintos grupos y esto se sabía, no era nada secreto. Ahora que en su momento existió la determinación de apoyar la candidatura de Henry, eso es cierto, pero luego de estos procesos de evaluación se cambió de opinión, no necesariamente por Henry, sino por el entorno, lo que se estaba comentando, el análisis casa adentro… Nos sorprendió la denuncia de César Rohón, horas antes de la sesión, cuando habló de que se estaba negociando hacer una comisión de la verdad legislativa, eso jamás se había discutido…

Pero UNES sí afirmaba que esa comisión de la verdad era parte del acuerdo. E incluso en un comunicado que emitieron el domingo (ayer) insisten en ello. ¿Lo plantearon o no en la negociación?

Usted debería preguntarles eso a los socialcristianos… Ese es un tema que nosotros ni íbamos a aceptar ni se discutió. Cuando alguien de la misma organización política hace esa denuncia tan grave, ese elemento también entró al análisis. Y todo esto demuestra que no se ha traicionado un tema fundamental en la campaña: el diálogo, escucharnos… Si los socialcristianos dicen que Guillermo los traicionó, están en su derecho de pensar así; pero yo digo que no, que al contrario, que Guillermo no estuvo dispuesto a traicionar sus principios.

César Monge, asambleísta nacional por CREO, es parte de la llamada Bancada del Acuerdo Nacional (BAN). Foto Asamblea Nacional

¿Y cómo se concretó finalmente el acuerdo con PK e ID?

Esto no fue una cosa que salió de un momento a otro; como ya lo dije, habíamos tenido muchas reuniones con PK e ID… Ya habíamos avanzado en conocer las líneas rojas de ellos y las nuestras, su criterio de estos bloques sobre las propuestas de Guillermo… Esto ayudó mucho cuando se tomó la decisión de tomar un camino distinto, es decir que no había que empezar de cero. Nada de esto fue oculto.

PK tenía una postura muy cerrada en torno a la candidatura de Salvador Quishpe y por ello parecía difícil llegar a consensos con otros sectores. Recién un día antes de la instalación de la sesión declinó.

Eso fue un tema interno. Pero yo nunca escuché a Quishpe diciendo “bajo ninguna circunstancia puedo llegar a un acuerdo con CREO”. Lo que él decía es que no estaba dispuesto a claudicar en su candidatura y efectivamente no lo hizo. Fue candidato y ya conocemos el resultado.

¿Cuáles son los ejes de ese acuerdo? ¿Fue puntualmente para elegir autoridades de la Asamblea o se replicará en otro tipo de votaciones que tengan que ver con iniciativas de CREO o del presidente?

El acuerdo tiene un elemento fundamental: el compromiso de seguir dialogando sobre los temas que ya hemos hablado, que no pasa por un tema de cargos o puestos, sino de agendas de cada una de las partes y tratar de impulsar temas importantes para Guillermo y para nosotros y en los que coincidimos con ellos.

¿En qué temas coinciden? Porque sus modelos políticos y económicos son opuestos…

Sí hay coincidencias: ellos están de acuerdo con que se lleve adelante un proceso agresivo, rápido y ordenado de vacunación, con las intenciones de Guillermo de llevar adelante una Ley de Comunicación que elimine los abusos que se generaron en el pasado... Ellos coinciden con la propuesta de Guillermo de enfocarnos mucho en la pobreza rural, a través de programas de desarrollo agrícola y préstamos para potenciar ese sector, están de acuerdo con impulsar la autonomía de las universidades y eliminar el sistema perverso que hizo que muchos jóvenes del Ecuador no pudieran ni estudiar ni trabajar… Guillermo viene hablando de respetar los recursos naturales, de hacer una explotación responsable, de hacer las respectivas consultas… Creo que podemos generar varios puntos de encuentro.

¿Confían en el movimiento indígena, considerando que su candidato Yaku Pérez habló de fraude, alentó movilizaciones, impulsó el voto nulo y hasta se expresó de manera despectiva del presidente Lasso?

Yo no creo que el movimiento indígena es una persona. Está compuesto por varios dirigentes, un equipo legislativo… Yo confío en que los ecuatorianos tengamos la capacidad de entender de que este es un momento crítico para Ecuador, que ya pasaron las elecciones, y que tenemos que hacer un esfuerzo para empujar los temas en los que estemos de acuerdo por el bien del país.

¿Cómo han previsto la distribución de las comisiones legislativas?

Estamos trabajando en eso, lo tendremos listo el martes (mañana). No podría decirte cómo quedarán.

¿Usted se quedará en la Asamblea o será ministro de Gobierno?

Eso es un tema que lo debe anunciar el presidente. Si Guillermo me pide que lo ayude en alguna otra área del Gobierno, con gusto lo haré, y si debo seguir en la Asamblea, seguiré ahí con mucho gusto. (I)