Tres días se espera que dure la audiencia de juicio contra el experto informático Ola Bini a quien se lo procesa como autor del delito de acceso no consentido a un sistema informático y cuya diligencia de juzgamiento se instaló la mañana de este miércoles en el Complejo Judicial Norte, en Quito.

El juicio del programador de origen sueco llega a tres meses de que se cumplan tres años de que fue detenido en el aeropuerto Mariscal Sucre, de Quito, cuando se disponía a viajar a Japón. Ese 11 de abril de 2019 que Bini era apresado, Ecuador anunciaba el retiro del asilo otorgado en el gobierno de Rafael Correa al fundador de Wikileaks, Julian Assange, y lo expulsaba de la Embajada de Ecuador en Londres, Inglaterra.

A Bini se le acusaba de formar parte de un plan para desestabilizar al régimen del presidente Lenín Moreno y de su cercanía con Assange. Luego vino la investigación de Fiscalía contra el extranjero por supuestamente haber accedido sin autorización, ni consentimiento al sistema de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), con el objetivo de obtener información del contenido digital de la Empresa Pública Petroecuador y de la entonces Secretaría Nacional de Inteligencia (Snai).

Detención de Ola Bini, desarrollador de software libre, despierta muchas dudas

El 29 de junio pasado, el sueco de 39 años fue llamado a juicio como autor del delito de acceso no consentido a un sistema informático. Inicialmente la audiencia de juicio fue definida para octubre de 2021, pero se difirió para enero del 2022 y estará a cargo de los jueces penales de Pichincha Pablo Coello (ponente), Fanny Altamirano y Milton Maroto Sánchez.

Publicidad

“Después de casi tres años de iniciado el proceso, de dilaciones innecesarias, al fin tenemos la oportunidad de comparecer ante un Tribunal y buscar justicia, que es lo único que hemos querido desde un inicio. Este caso jamás debió haber llegado a esta instancia, lamentamos el accionar de los jueces anteriores y confiamos que dentro de lo que podamos presentar hoy ante el Tribunal y sobre la base de la inexistencia de ningún tipo de prueba (...) el Tribunal ratifique la inocencia de un ciudadano sueco que lo único que ha hecho es trabajar en el país”, señaló Carlos Soria, abogado de Bini.

Soria explicó que además de la verdad procesal, para desvirtuar la teoría de la Fiscalía y de la acusación particular, la CNT, presentarán más de 100 testigos, más de 100 pruebas documentales y pericias que ratificarían que no existe ningún tipo de materialidad, que no hay delito y que por lo tanto no existen responsables.

La jueza penal Yadira Proaño fue quien emitió el auto de llamamiento a juicio del Ola Bini, con base en más de 60 elementos presentados por la Fiscalía, entre los cuales destacaban informes periciales de informática forense, la asistencia penal requerida a Estados Unidos, versiones y oficios de instancias públicas como la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE).

Ola Bini plantea denuncia por fraude procesal, un día después de que fue llamado a juicio por acceso no consentido a un sistema informático

Para el abogado del sueco cada una de las cosas que se han dicho políticamente dentro de esta causa se han ido cayendo poco a poco ya una vez se tuvo que pasar al tema jurídico. “Nunca aportaron con ningún tipo de prueba o evidencia que revele que haya existido un hackeo y es más se inventaron la vinculación de una persona y luego reformularon cargos porque no encontraron nada. Qué más persecución pretendemos”.

La audiencia arrancó con los alegatos de apertura de las partes, es decir, con la lo que ofrece probar en audiencia la Fiscalía, la CNT como acusadora particular y la defensa de Ola Bini. Inmediatamente la Fiscalía empezará a presentar su prueba pericial, testimonial y documental que sustenta su dictamen acusatorio. (I)