A las 18:20, con 135 legisladores conectados de manera virtual, la Asamblea Nacional instaló la sesión 782 para conocer y resolver acerca de la destitución del presidente Constitucional de la República, Guillermo Lasso, planteada por la bancada correísta Unión por la Esperanza (UNES), por grave crisis política y conmoción social.

Según el procedimiento, el presidente de la República, Guillermo Lasso, debe ejercer su derecho a la defensa, pero no acudió a la convocatoria y delegó su representación a Fabián Pozo, secretario jurídico de la Presidencia, quien leyó la respuesta del mandatario y habló de fraude a procedimientos constitucionales y legales, que el grupo de legisladores que plantea su destitución lo único que busca es generar caos y desestabilización en el país.

Guillermo Lasso no compareció personalmente ante la Asamblea Nacional para responder al trámite de destitución

Una vez instalada la sesión, el presidente de la legislatura, Virgilio Saquicela, informó respecto a un primer acercamiento entre delegados del Gobierno nacional y el dirigente de la de Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, que existe predisposición para el diálogo.

Antes de abrirse el debate, el pleno recibió en comisión general a cinco representantes de sectores de derechos humanos, de la naturaleza y de los estudiantes universitarios, quienes mostraron las cifras de las personas que resultaron heridas en las manifestaciones y las demandas de los estudiantes para el libre acceso a las universidades.

Publicidad

Debate

En el debate sobre la destitución del presidente de la República se inscribieron más de 40 legisladores y el debate se extendió hasta la madrugada de este domingo 26 de junio. Algunos se apoyaron en videos sobre los hechos ocurridos en trece días de protestas.

Patricia Núñez (UNES), quien presentó la solicitud de aplicar el artículo 130 numeral 2 de la Constitución con el respaldo de 47 firmas, fue la primera en intervenir para fundamentar las pruebas sobre su pedido y se apoyó en un video, luego aseguró que el uso excesivo de la fuerza, represión, asesinatos, violencia producto de estados de excepción fundamentan la destitución del primer mandatario.

También Pierina Correa, Sofía Espín, Viviana Veloz y Pabel Muñoz participaron en el debate para rechazar la ausencia del presidente Lasso en el proceso de destitución.

Muñoz criticó el manejo de la crisis del Gobierno, que a su criterio, se convirtió en el manual de lo que no se debe hacer. Que piden la destitución de Lasso, porque tiene funcionarios inútiles, mentirosos y represores, que todo empezó con la detención de Leonidas Iza, decretos inconstitucionales, la toma de la Casa de la Cultura Ecuatoriana; que están por la activación del artículo 130 numeral 2 de la Constitución por la brutal represión, por los cinco muertos, 160 heridos y 60 violaciones de derechos humanos.

Publicidad

La Izquierda Democrática, según su jefe de bancada, Marlon Cadena, no apoyará la propuesta de destituir al presidente de la República y aclaró que no tienen compromiso con ningún gobierno y que tampoco apoyarán a quienes manosean una protesta justa.

La asambleísta disidente de la ID Johanna Moreira resaltó la participación de los indígenas en la protesta social, rechazó la violencia; pero dijo que es el momento oportuno para rectificar y que lo puede ser tan fácil con un decreto y cumplir con los diez puntos que reclama la Conaie.

Por ello planteó que se suspenda el debate y que se reinstale en los días posteriores mientras el presidente emita el decreto con las respuestas al movimiento indígena. Que presentarán los juicios políticos e investigarán a quienes han abusado de los ciudadanos y que han causado muertos y pérdidas oculares, que aplicarán la fiscalización para encontrar a los responsables.

Los independientes John Vinueza, María del Carmen Aquino y Diego Esparza anunciaron que darán su voto por la destitución del presidente Guillermo Lasso, por intentar privatizar la salud y para pedir justicia ante las violaciones de derechos humanos durante las manifestaciones de trece días, donde se registraron muertos y heridos por ejercer su derecho a la protesta.

Publicidad

Los legisladores Esteban Torres, Carlos Falquez y Luis Almeida ratificaron la posición del Partido Social Cristiano de no respaldar la destitución del primer mandatario porque no creen que con un relevo presidencial se resolverán los problemas que hoy demandan los indígenas, que el pueblo reclama paz y orden. También pidieron al presidente Lasso rectificaciones.

Torres comentó que en la sesión 782 no se decide si se va o se queda un mandatario, sino que está en juego la institucionalidad, el orden público y el respeto de los ecuatorianos que reclaman por su derecho a trabajar y a vivir en condiciones dignas.

Desde Pachakutik, el legislador Rafael Lucero y los denominados rebeldes Peter Calo y Mireya Pazmiño también dijeron que votarán por la aplicación del numeral 2 del artículo 130 de la Constitución. Todos coincidieron en su rechazo a la represión a quienes participaron en las manifestaciones que este 25 de junio cumplió trece días.

Salvador Quishpe, coordinador de Pachakutik, anunció que su bancada votará por la aplicación del artículo 130, para dar una respuesta al pueblo empobrecido y no por venganzas; porque no van a permitir que sigan tiñéndose de sangre las calles del Ecuador. Que no estarán ni contra quienes pretenden esconderse por sus delitos de corrupción, ni con la impunidad frente a los delitos de lesa humanidad cometidos en el gobierno de Guillermo Lasso.

Publicidad

En cambio, Guadalupe Llori (PK), dijo que mira con preocupación por la falta de voluntad en los líderes de las movilizaciones para sentarse a dialogar. Que no es el momento de demostrar quién es más fuerte: el Gobierno nacional o los pueblos y nacionalidades; sino que “es hora de sentarse a dialogar por el país, pero ese diálogo debe ser con una sobredosis de amor y con la mente abierta”.

Llori explicó que no se pronunció antes sobre el paro porque Leonidas Iza, presidente de la Conaie, conjuntamente con sus asambleístas rebeldes de Pachakutik, rebeldes de la Izquierda Democrática, UNES y del Partido Social Cristiano fueron quienes la destituyeron del cargo de presidenta de la Asamblea Nacional.

Dijo que mientras se fraguaba su destitución, ella denunció al país que Rafael Correa, Jaime Nebot y Leonidas Iza tenían una hoja de ruta definida para dar un golpe de Estado, que primero tenían que destituirla y posteriormente ir por la destitución del presidente de la República, y que el tiempo le dio la razón, que ese plan golpista se está cumpliendo.

La expresidenta afirmó que atrás de las movilizaciones hay intereses ajenos a las luchas sociales y a los sagrados ideales de los pueblos. Que está de acuerdo con los diez puntos proclamados por la Conaie, pero estos deben ser alcanzados con un diálogo y no a través de un golpe de Estado.

Aseguró que queda claro que los asambleístas de UNES y los rebeldes de Pachakutik están utilizando a “nuestros hermanos de las nacionalidades como carne de cañón, con el único objetivo de traer de vuelta a su amo que es Rafael Correa, y tomar el poder, ¿se pueden imaginar de vuelta a este monstruo que hizo tanto daño al país?”, preguntó.

No a la narcopolítica

Desde el lado del oficialismo, Nathalie Arias, Ana Belén Cordero y Guido Chiriboga cuestionaron la participación del correísmo en el intento de la toma del poder y resaltaron los plantones de miles de ciudadanos a favor de la paz. Que en estos trece días hay pérdidas de vidas humanas irrecuperables y pérdidas económicas que superan los $ 10 millones por día, afirmó Arias.

Chiriboga habló de que en las manifestaciones hubo infiltrados pagados por el narcotráfico que quiere regresar a gobernar al Ecuador. Que no puede ser que aquellos que mandaron a un grupo de personas a las calles disfrazados e infiltrados para causar caos y cometer delitos, sean hoy los que pregonan y empujen el artículo 130 de la Constitución.

El legislador del Guayas afirmó que el Gobierno ha enfrentado al narcotráfico y que esa es la razón que buscan hoy tumbar al Gobierno, porque “no cedemos ni cederemos ante la narcopolítica que nos está invadiendo hoy”. Insistió que no se puede permitir en el país el intento de tomar el poder a favor del narcotráfico.

La sesión se suspendió a la 01:45, luego de siete horas y media. Durante este primer día participaron 32 legisladores y existen 40 solicitudes de palabra pendientes que se retomará hoy mismo a las 16:00. (I)