La evidencia científica está mostrando que el mundo está cambiando hacia un clima más inestable.

Entre los problemas que representa el cambio climático está que el aumento de las temperaturas llevaría al incremento de la intensidad y frecuencia de las lluvias, y que la subida del nivel del mar podría ocasionar la desaparición de varias poblaciones costeras en 2050.

Las inundaciones son el tipo de desastre natural más frecuente, y pueden afectar de gran manera a una comunidad al provocar daños a la propiedad, destrucción de cultivos, pérdida de ganado, deterioro de las condiciones de salud debido a enfermedades transmitidas por el agua, y muertes. Ante esta amenaza, varias ciudades han tomado medidas para hacerle frente a esta eventualidad.

Londres

La Barrera del Támesis protege a Londres de las mareas altas y los incrementos de los niveles de los ríos. Foto: Phil Dolphy (Flickr)

La Barrera del Támesis en Londres es una de las barreras contra inundaciones móviles más grandes del mundo. La Agencia de Medio Ambiente del Reino Unido administra y mantiene la Barrera del Támesis, así como otras defensas contra inundaciones de Londres.

Publicidad

Construida a lo largo de un tramo de río de 520 metros, la barrera, compuesta por 10 puertas de acero giratorias, divide el río en cuatro tramos navegables de 61 metros y dos de aproximadamente 30 metros.

La Agencia de Medio Ambiente recibe información sobre posibles marejadas de satélites meteorológicos, plataformas petrolíferas, barcos meteorológicos y estaciones costeras. Pueden pronosticar condiciones peligrosas con hasta 36 horas de anticipación y cerrarán la barrera justo después de la marea baja, o aproximadamente 4 horas antes de que el pico de la marea entrante alcance la barrera.

Obtienen información de una variedad de modelos matemáticos informáticos que pronostican los niveles esperados del mar y los ríos. Esto se complementa con datos de la Oficina Meteorológica e Información en tiempo real proporcionada por la Red Nacional de Medidores de Mareas del Reino Unido. Estos datos hidrológicos y meteorológicos se introducen en la sala de control cada minuto desde una amplia red de mareógrafos, ríos, presión y viento.

La decisión de cerrar o no la barrera se basa en una combinación de 3 factores principales:

  1. La altura de la marea (generalmente una marea de primavera) medida en el estuario del Támesis.
  2. La altura de la marejada, que naturalmente acompaña a cada marea.
  3. El flujo del río que ingresa al Támesis, medido sobre el nivel de agua que pasa sobre una presa llamada Teddington Weir.

La estructura entró en funcionamiento en 1983 y desde entonces ha funcionado 195 veces (hasta enero de 2021) para proteger Londres de las mareas altas y de los incrementos de los niveles de los ríos.

Venecia

Foto del sistema MOSE de la ciudad de Venecia para la protección contra mareas conocidas como "acqua alta". Foto: AFP

Venecia, uno de los destinos turísticos más conocidos en el mundo, recibe un promedio estimado de 20 millones de visitantes anualmente. Sin embargo, a pesar de su belleza, engalanada por sus históricos edificios, canales y puentes, la ciudad sufre anualmente de inundaciones, provocadas por la marea alta.

Publicidad

Como describe el diario The New York Times, la ciudad fue construida sobre un grupo de islas e islotes en una laguna separada del Mar Adriático por una delgada franja de tierra. Dos ríos desembocan en esta laguna.

Tres canales atraviesan ese tramo de tierra, lo que permite la entrada de barcos y agua del mar Adriático. Cuando sube la marea, el agua del mar entra en la laguna; cuando la marea baja, sale. Esto resulta en una mezcla de agua de mar y agua dulce.

Estas mareas son conocidas como “acqua alta”, un fenómeno recurrente, especialmente en noviembre y los meses de invierno. Alcanzan los 80 centímetros sobre el nivel del mar, pero, las mareas que superen los 1,40 metros son consideradas como “excepcionalmente altas” según las autoridades venecianas. Cuando se dan estas inundaciones se puede ocasionar grandes daños, especialmente en los lugares más bajos, como la Plaza de San Marcos.

Para hacerle frente a las inundaciones de esta ciudad, se construyó el Sistema MOSE (del italiano MOdulo Sperimentale Elettromeccanico, en español, “Módulo experimental electromecánico”).

Las 78 puertas móviles del sistema MOSE se construyen a lo largo de las tres entradas que conectan el mar Adriático con la laguna de Venecia. Al igual que la Barrera del Támesis de Londres, las puertas se levantarán de forma remota cuando las mareas suban, impidiendo que el agua entre en la laguna y salvando a Venecia de las fuertes inundaciones. Luego, las puertas se retraen de forma remota una vez que baja el nivel del mar.

Tuvo su primera prueba en julio del 2020, y logró contener una inundación en octubre de ese mismo año. Aunque estaba prevista que se terminara su construcción en 2018,fecha que se atrasó por sobrecostes y escándalos de corrupción, se espera que a finales del 2021 culmine esta obra.

Así es el megaproyecto que pretende separar a Venecia del mar para evitar su hundimiento

Países Bajos

Imagen de la barrera de Maeslant, ubicada en el Puerto de Róterdam en Países Bajos. Foto: Dutch Water Sector

Como hace referencia su nombre, Países Bajos, en tiene un territorio con baja elevación, teniendo un tercio de su superficie por debajo del nivel del mar, de acuerdo a su página oficial de turismo.

Esta cualidad hace que este país sea vulnerable a inundaciones, aunque, esta situación los ha impulsado a que sean líderes en ingeniería de gestión de agua.

Veinte días después de la fatídica inundación que sufrió este país en 1953, donde murieron 1.835 personas, cientos de animales se ahogaron y 150.000 hectáreas de tierra estuvieron cubiertas por agua de mar, se empezó a trabajar en un plan para proteger mejor a los Países Bajos contra el agua.

Entre sus logros se encuentra el Programa Delta, el proyecto con el que el estado neerlandés busca proteger a los Países Bajos de las inundaciones, garantizar un suministro suficiente de agua dulce y contribuir a que los Países Bajos sean resistentes al clima y al agua.

Una de sus obras más relevantes es el Plan Delta, que compuesto con 13 diques y muros, es la barrera contra las tormentas más grande del mundo, protegiendo a toda la costa de Países Bajos.

Imagen de los 13 diques que componen el Plan Delta, que protege a la costa de Países Bajos de inundaciones. Foto: Flood Museum

Uno de sus diques más conocidos es el Maeslantkering, también conocido como la Barrera de Maeslant, que está ubicado a la entrada del Puerto de Rótterdam en Holanda (Países Bajos). Construida entre 1991 y 1997, es una barrera frente a las mareas de inundación, lo que significa que protege a los residentes de la provincia de Holanda Meridional.

De acuerdo al Ministerio de Infraestructura y Manejo de Agua neerlandés, esta barrera tiene 2 puertas, cada una de 210 m de ancho, 22 m de alto y 15 m de fondo. Cuando la barrera se cierra, se llenan de agua y se hunden hasta el fondo en 2 horas. Se cerró por primera vez en 2007.

Además de construir barreras, los holandeses también comenzaron a aplicar una perspectiva holística a más largo plazo sobre las inundaciones que tuvo en cuenta los datos científicos sobre el cambio climático. El logro culminante de este costoso esfuerzo se conoce como Room for the River, un enorme proyecto de $3 mil millones iniciado en 2006 que involucra unos 40 proyectos de infraestructura diferentes a lo largo de ríos y vías fluviales holandesas.

En el corazón del proyecto está la idea de que en lugar de mantener el agua a raya, se puede asignar espacio para acomodar de manera segura las inundaciones. En algunos sectores, se eliminan los diques y otras obstrucciones, y los canales de inundación y las llanuras de inundación se amplían y profundizan. (I)