El papa Francisco llamó este domingo a la calma a todas las partes ante las protestas indígenas registradas en Ecuador.

“Sigo con preocupación lo que está sucediendo en Ecuador”, dijo el papa argentino tras el oración semanal del Ángelus en el Vaticano.

“Aliento a todas las partes a abandonar la violencia y las posiciones extremas. Solo con el diálogo se podrá encontrar, espero pronto, la paz social”, agregó.

El sumo pontífice de 85 años instó en particular “prestar atención a las poblaciones marginadas y a los más pobres, pero siempre respetando los derechos de todos y las instituciones del país”.

La Asamblea Nacional tiene previsto continuar este domingo con el debate sobre el pedido correísta de la destitución del presidente Guillermo Lasso luego de deliberar casi ocho horas el sábado sobre su responsabilidad en la “conmoción interna”, que dejan trece días de violentas protestas indígenas. (I)