En los últimos 16 meses, desde enero de 2023 hasta abril de 2024, en Ecuador hubo casi seiscientas mujeres víctimas de homicidio y sicariato, fueron 596 para ser exactos, según cifras oficiales del Ministerio del Interior.

La estadística excluye los casos que el Estado cataloga como femicidio, pero sí engloba a las asesinadas en robos, por deudas, secuestros, todas las víctimas de la delincuencia común, transnacional, violencia comunitaria, terrorismo y las que mueren por disputas en torno al tráfico de drogas o delitos como el lavado de activos.

Publicidad

Las investigaciones de la Fiscalía y los peritajes de la Policía Nacional revelan que cada vez más mujeres se involucran en bandas y hasta ocupan lugares destacados en las estructuras criminales.

A fines de abril dos exparejas de Júnior Roldán, cabecilla de Los Choneros, fueron detenidas y procesadas junto con Azael R., hijo del considerado como terrorista, por lavado de activos.

Se presume que todos ellos conformaron una estructura para blanquear dinero proveniente de las actividades delictivas de alias JR, quien fue asesinado en mayo de 2023 en Colombia tras mantenerse unos meses como fugitivo.

Expertos en seguridad alertan de la participación activa de mujeres en el crimen organizado. Ellas hábilmente se involucran y se mimetizan en la sociedad e incluso llegan a desempeñarse en el sector público. Una de sus ventajas, concuerdan, es que pasan desapercibidas sin levantar sospechas.

Publicidad

El caso Metástasis -una investigación de la Fiscalía en contra del crimen organizado ecuatoriano y su relación con el sistema judicial nacional- pone en evidencia su capacidad de romper límites.

Las acciones de la exrelacionista pública de la Corte Provincial de Justicia del Guayas Mayra Salazar son una muestra de cómo el narcotráfico permea al sistema judicial del país.

Caso Purga: Fiscalía pide a Interpol que genere una ‘notificación azul’ contra Mercedes V., quien viajó a España horas antes de que pudiera ser detenida

Dinero, joyas y regalos a los jueces a cambio de decisiones como traslados a otras cárceles de los narcos sentenciados y la disposición de medidas que les permitan recobrar la libertad reflejan su participación en estos actos de corrupción.

Caso Purga: Daniel Salcedo asegura que Mayra Salazar y Fabiola Gallardo eran las ‘flechas’ para en Guayas manejar jueces y conseguir sentencias y diferimientos

Mayra Salazar es una testigo protegida del caso Metástasis. Foto Cortesía

Jorge Luis Vargas, experto en seguridad y exdirector nacional de la Policía de Colombia, explica que la participación de la mujer en el crimen organizado es una tendencia en las mafias europeas, como la italiana y albanesa, al igual que la colombiana mexicana, rusa y china.

“En todas las mafias donde hay estructura del crimen organizado desafortunadamente muchas mujeres son utilizadas sobre todo para el lavado de activos, compra de propiedades y enriquecimiento”.

Ocurrió en Colombia. “Aunque allá tuvimos algunas líderes, cabecillas que eran mujeres, lo que significa que ya no solo se involucraban en el lavado, lo que puede suceder acá (en Ecuador) también, pero el rol principal es el de lavado de activos y blanqueo de capitales”, asegura Vargas.

Las hermanas, madres, primas, tías y parejas de los narcotraficantes son por lo general integradas a las actividades ilícitas, lo que produce el ajuste de cuentas o retaliaciones por rentas criminales entre organizaciones. En Colombia se hizo seguimiento, dice Vargas, a las familiares mujeres de los narcos.

De estas investigaciones, por ejemplo, se capturó a las hermanas de los Castaño, que eran parte de las Autodefensas Unidas de Colombia. También fueron investigadas las mujeres relacionadas con los Rodríguez Orejuela, como Miguel que fue líder visible del Cartel de Cali, y las hermanas de los capos de la guerrilla.

Uno de los casos fue el de la esposa y hermanas de alias Otoniel, líder del Clan del Golfo detenido en octubre de 2021 y extraditado a Estados Unidos. Su nombre real es Dairo Úsuga.

La esposa de Otoniel recibió dos condenas, tras ser detenida en febrero de 2015 en medio de una fiesta con artistas invitados que le hizo a sus padres en una zona rural del departamento colombiano de Antioquia.

La primera fue de siete años por los delitos de concierto para delinquir y lavado de activos y ocho años más por enriquecimiento ilícito, según el medio digital colombiano Las Dos Orillas.

A ella le incautaron 362 bienes avaluados en 201.474 millones de pesos colombianos (casi 52 millones de dólares al cambio actual). Eran 46 fincas, 12 apartamentos, 18 casas, 19 lotes, 54 vehículos y 10 centros comerciales distribuidos en nueve departamentos colombianos, lo que en Ecuador corresponde a provincias.

Autorretrato de Mayra Salazar. Así narró su ascenso y caída en el mundo de la corrupción judicial y su cercanía con el crimen organizado

La obsesión de los narcotraficantes con las reinas de belleza

Martha Lucía Echeverry, representante de Colombia en Miss Universo de 1975, terminó casada con Miguel Rodríguez Orejuela del Cartel de Cali. El listado sigue con otras candidatas vinculadas con narcotraficantes como Teresa Gómez Fajardo, Maribel Gutiérrez Tinoco, Catherine Sánchez y Luz Adriana Ruiz, son algunos de los nombres en un recuento realizado por el sitio web Infobae.

En Ecuador se teje una historia similar que sigue bajo investigación: el asesinato en Quevedo de la modelo y excandidata a Miss Ecuador Landy Párraga, quien falleció el 28 de abril de 2024 a los 23 años de edad.

Landy no registraba antecedentes penales, pero fue nombrada en el caso Metástasis, en los chats que mantenía el narcotraficante Leandro Norero, asesinado el 3 de octubre de 2022, con su abogado, Hélive Angulo, alias Estimado. Los diálogos fueron revelados en el marco de una investigación por lavado de activos.

En su testimonio anticipado ante la Fiscalía, Angulo mencionó a Landy: “Nos solicitaron 300.000 dólares para desaparecer de los informes a la señora Landy P., los cuales fueron entregados en la ciudad de Quito al señor ‘Catota’...”, mencionó en la diligencia realizada en marzo de este año, un mes antes del asesinato de la modelo e influencer.

Landy es una de las asesinadas al estilo sicariato en medio del conflicto armado interno que libra el Estado en contra del crimen organizado desde enero de 2024.

¿Qué relación tenía Landy Párraga con Leandro Norero?: el nombre de la modelo trascendió en chat del caso Metástasis y en testimonio anticipado

En una entrevista a medios locales, cuyo video circula en redes sociales, Landy agradece a los dueños de una importadora por enseñarle a traer artículos y cuenta que su pareja la ayudó a financiar la instalación de un almacén, en su natal Quevedo (Los Ríos).

La grabación corresponde al 1 de marzo de 2022 cuando Landy inauguraba este local ubicado en la zona de San Camilo. “Poco a poco pude ir creciendo... Tuve mucha ayuda de mi novio y familia”.

-¿Desde cuándo surgió la idea de abrir esta empresa?, le pregunta un reportero.

“Ya venía hace mucho tiempo, pero emprender un negocio es un poco fuerte, me costó bastante, ahorrar full... El tema de importar es muy difícil, agradezco a la importadora Peralta que me ayudó bastante con su conocimiento, a mi novio”, responde ella.

El caso de Landy está en investigación por lo que al momento las causas de su asesinato no se han revelado.

En los testimonios que se han dado dentro del caso Metástasis también se ha nombrado a modelos y figuras de televisión a las que se relaciona con algunos de los procesados dentro de la trama que se investiga.

El número de mujeres asesinadas al estilo sicariato o de otras formas violentas entre enero y abril de 2024 asciende a 111. En el mismo periodo de 2023 se registraron 140 casos.

Un video difundido el 22 de mayo de 2024 y que se viralizó en redes sociales muestra como una mujer es secuestrada al pie de su casa en el cantón Santa Elena, en la provincia del mismo nombre.

En el audiovisual se observa la llegada de un taxi, del que se bajan tres hombres que obligan a la mujer a subirse a este vehículo.

La policía informó que la secuestrada fue rescatada la misma noche del 22 de mayo y se detuvo a los supuestos autores.

Lo mismo ocurrió luego de que una mujer resultó herida cuando una bala rozó su hombro al pie de una urbanización en Manta (Manabí), el 22 de abril de 2024. Los casos de secuestro a mujeres quedan en manos de los investigadores.

86 % de las muertes violentas de mujeres corresponden a amenazas y al tráfico de drogas

Si bien hay mujeres que fallecieron en medio de robos, tiroteos o violaciones, la mayor parte corresponde a causas vinculadas con el crimen organizado.

Las presuntas causas de las muertes violentas de mujeres en el 86 % de los casos ocurridos entre enero de 2023 y abril de 2024 responden a las amenazas y al tráfico interno o internacional de drogas, según las cifras del Ministerio del Interior.

El caso de Landy es considerado, por ejemplo, como un asesinato donde la víctima había sido amenazada.

Katherine Herrera, académica y consultora en temas de seguridad, indica que la participación de la mujer en la criminalidad no es algo nuevo. “En diferentes etapas asumen roles de mayor visibilidad que otros, que es lo que está pasando ahora”.

En su momento, añade, Ecuador también tuvo el caso de la denominada Mamá Lucha (cuyo nombre real era Luz Endara, quien falleció en 2006 de cáncer), que coordinaba actos de delincuencia común como robos y extorsiones en los mercados del sur de Quito (durante las décadas de los ochenta y noventa del siglo XX)”.

En Colombia hay otros ejemplos de mujeres liderando grupos delincuenciales como Griselda Blanco, conocida con el alias de Viuda Negra, de la que se dice que llegó a facturar en sus mejores momentos hasta 80 millones de dólares al mes en el negocio de la venta de cocaína.

Blanco nació en 1943, en un hogar sumido en la pobreza en Medellín. Durante las décadas del setenta y ochenta forjó su fortuna con la venta de drogas y acaparando los mercados de Miami, Nueva York y Los Ángeles, en Estados Unidos.

¿Quién fue la Viuda Negra? La narcotraficante que inspiró la nueva serie de Netflix en la que actúa Karol G

Fue arrestada en Irvine, California, el 17 de febrero de 1985, y condenada a 15 años de prisión. Luego fue deportada en 2004 a Colombia, donde vivió en Medellín hasta que fue asesinada, el 3 de septiembre de 2012, cuando salía de una carnicería.

“A esta se suman las operadoras de Pablo Escobar (máximo líder del cartel de Medellín que murió en un tiroteo en diciembre de 1993) que eran sus sicarias”, manifiesta Herrera.

Los tres roles que asumen las mujeres en el crimen organizado

La especialista indica que las mujeres acogen tres roles en su participación con el crimen organizado.

  • El primero se deriva al ser parte del núcleo familiar del que se dedica al narcotráfico. En este caso, no tienen una participación directa en los negocios ilícitos, pero conocen que la economía familiar se sustenta de la actividad ilegal.
  • El segundo rol, asegura Herrera, es cuando ya tienen una participación directa en el ilícito con el involucramiento en el lavado de activos y blanqueamiento de capitales.
  • El tercer rol es su participación en la parte operativa del negocio ilícito generador del dinero como el transporte y acopio de drogas y las acciones violentas como amenazas y asesinatos al estilo sicariato.

“Es decir, el dinero que sus esposos, hermanos, padres, etcétera, acumulan lo van a lavar en actividades propias, como un negocio de spa, clínicas, tiendas de ropa, compran departamentos a su nombre, casas, autos”.

Aquí resalta su habilidad de permanecer en la actividad ilícita en las sombras sin despertar sospechas: “Hay mujeres que han tenido mucho tiempo operando. Este es el caso de la Madame (alias), una criminal de Panamá que justamente manejó la red más grande de tráfico de personas con fines sexuales, por 15 años pasó desapercibida”.

Su estatus social más elevado y una forma de hablar sobria no concordaban, dice Herrera, con el típico perfil de las mujeres criminales.

Thonya Xiomara Hubbard alias “Madame Thonya”, una de mas mujeres más buscadas en Panamá, fue capturada el 13 de octubre de 2011. El Ministerio Público panameño la acusó de ser parte de una red de proxenetismo y fue condenada a 40 meses de prisión.

Hay mujeres que participan del cartel de Tijuana o del Nuevo Jalisco, en México. “Estos tienen específicamente operadoras mujeres que se encargan de eliminar a los enemigos directos, es una cosa superloca porque justamente tienen esta capacidad de mutarse, de pasar desapercibidas para otras autoridades. Asumen distintos papeles cómo hablan, cómo actúan, cómo interactúan con otras personas, etcétera”, explica Herrera.

Mujeres que ocupan puestos clave están en la mira del hampa

Otra característica es que la mujer que ocupa cargos en el sistema judicial o penitenciario es tentada para ser reclutada por el crimen organizado o amenazada en caso de que no se someta a lo que le piden.

Se trata de las mujeres que ejercen algún tipo de poder en un cargo público y que luego son asesinadas, unas por negarse a participar y otras por riñas y vendettas del crimen organizado.

En el país Claudia Martínez, directora de Seguridad Ciudadana y Control Territorial del Municipio de Portoviejo (en Manabí), fue asesinada la tarde del 17 de mayo de 2024 a los 38 años de edad. El crimen ocurrió en la avenida Reales Tamarindos, en el centro de la capital manabita, cuando la funcionaria municipal iba en su auto y recibió más de diez disparos, según informaron testigos.

Claudia había sido funcionaria del Servicio Nacional de Atención a Personas Privadas de Libertad (SNAI). En 2019 laboraba en el Centro de Rehabilitación Social de Portoviejo ubicado en el sitio El Rodeo.

Asesinan a funcionaria del Municipio de Portoviejo

Entre las víctimas de este año está la alcaldesa de San Vicente (en Manabí), Brigitte García, asesinada a tiros en marzo de 2024; mientras que la concejala del cantón Naranjal (en Guayas) Diana Carnero fue asesinada al estilo sicariato en febrero de 2024.

Los tres casos mencionados están en investigación, pero de alguna manera las víctimas ocupaban cargos de control directo o indirecto del nivel de seguridad en los cantones.

‘Quisiera que me recuerden como una joven que quería siempre el bienestar para su gente’, el anhelo de Brigitte García, alcaldesa de San Vicente asesinada a balazos

Vargas indica que las autoridades deben avocarse a investigar los casos de lavado de activos que nutren de dinero al narcotráfico, los que tienen en sus actores a las mujeres involucradas con el crimen organizado.

“Tienen que existir campañas de educación muy grandes e investigación también por parte de la Fiscalía del lavado de activos, rentas ilícitas, finanzas ilegales para llegar a ellas”, señala.

Igualmente, campañas de concientización para que las personas eviten involucrarse en hechos ilícitos que ponen en riesgo sus vidas por las retaliaciones y el ajuste de cuentas. (I)