El Gobierno Central tiene previsto presentar el bono destinado para mejorar la dieta nutricional en los hogares vulnerables durante el primer trimestre del 2022.

La población objetivo son las madres gestantes y las niñas y niños menores de dos años que están en las zonas con los mayores índices de pobreza del país, indica Erwin Ronquillo, secretario técnico de Ecuador Crece sin Desnutrición Infantil.

Mediante brigadas del proyecto Infancia con Futuro se determinará a la población que se beneficiará.

“Lo que puedo adelantar es que se entregará por medio de una tarjeta con chip que va a permitir asegurar que las madres adquieran los alimentos destinados a mejorar la nutrición y estará condicionado al cumplimiento de corresponsabilidades como la vacunación”, asegura Ronquillo.

Publicidad

¿Qué diagnóstico han realizado respecto al desmejoramiento de la dieta nutricional por la reducción de los ingresos en los hogares debido a la crisis profundizada en esta pandemia?

En términos de desnutrición crónica infantil, el último dato oficial es el del 2018 que menciona que 27,2 % de los niños y niñas menores de 2 años la padecen (es decir, uno de cada cuatro niños que tienen esa edad). Sin embargo, en el análisis que hacemos con expertos de distintas agencias de cooperación, entre ellos Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia), hay el riesgo de que actualmente la tercera parte de la población menor de 2 años esté sufriendo desnutrición producto del aumento de la situación de pobreza debido a la pandemia y también por la crisis migratoria (por la llegada de venezolanos) que atraviesa el país. Es decir, uno de cada tres menores de 2 años podrían estar sufriendo desnutrición.

¿Tienen previsto actualizar las cifras oficiales de desnutrición?

Con el INEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos) trabajamos en una encuesta nacional, cuyo piloto arranca este mes de enero para comenzar a medir la situación real de la desnutrición crónica en este momento. Esto nos va a permitir entender como ha progresado la situación de desnutrición crónica en las distintas provincias. Los primeros resultados estarán listos a finales del 2022.

Publicidad

Los hogares de estratos sociales bajos y medios bajos son los que más sufren ya que están con inseguridad alimentaria moderada y severa, según una encuesta de Unicef. ¿Qué han hecho para enfrentar esta realidad?

Tenemos muy buenas noticias para el país. El 30 de noviembre el presidente de la República, Guillermo Lasso, hizo la presentación del proyecto Infancia con Futuro, que es intersectorial y de carácter emergencial. Este va a permitir llegar durante el 2022 a 330.000 usuarios en 728 parroquias de 195 cantones, en las 23 provincias del Ecuador continental. Ese proyecto tiene varios objetivos, como poder levantar información directamente desde los hogares de la situación nutricional de las embarazadas y de los niños y niñas de hasta 2 años de edad. Podremos también hacer la captación temprana de las embarazadas que no estén acudiendo a los controles prenatales para asegurarnos que el sistema de salud las atienda de manera prioritaria. A los recién nacidos que no hayan sido registrados, no tengan la inscripción en el Registro Civil, podamos asegurarnos que se inscriban y que puedan recibir los controles para que sean niños sanos. Poder hacer un seguimiento de su progreso en sus primeros meses de vida, eso es fundamental dentro de las acciones que el régimen emprende para combatir la desnutrición crónica infantil. Otro aspecto importante es que el Banco de Desarrollo del Ecuador abrió una línea especial de mil millones de dólares para proyectos de agua y saneamiento dirigida a los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD). El acceso a agua segura y saneamiento es fundamental para que los niños no sufran de desnutrición. Esta facilidad de crédito es para que los GAD puedan desarrollar y ejecutar proyectos destinados a mejorar la calidad del agua y llevar un mejor sistema de saneamiento de aguas residuales en los cantones y parroquias. Estos son parte de los compromisos de campaña del presidente Lasso porque como él dice, lo que se dice se hace y lo que se promete se cumple.

¿Esos 330.000 usuarios que atenderán durante 2022 incluye a los menores de 2 años y a las embarazadas?

Me refiero a madres gestantes y a niños y niñas de hasta 2 años de edad que viven en las parroquias con mayor situación de pobreza y adicionalmente con los mayores índices de desnutrición crónica.

Publicidad

¿Cuándo tienen previsto entregar el bono para mejorar la dieta nutricional en los hogares?

El compromiso que hemos adquirido en conjunto con el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) es hacer el lanzamiento de este bono en el primer trimestre del 2022, de tal manera que las madres que sean identificadas durante las brigadas del proyecto Infancia con Futuro sean las primeras beneficiadas

¿De qué forma se asegurarán que el bono se use de forma debida en la compra de alimentos nutritivos?

El esquema del bono está terminando de ser estructurado, pero lo que sí le puedo adelantar es que será un bono que se dará por medio de una tarjeta con un chip, que va a permitir asegurar que las madres puedan adquirir los alimentos destinados a la nutrición de la madre o del niño. Otra cosa que puedo adelantarle es que estará condicionado al cumplimiento de las corresponsabilidades. Por ejemplo, que acudan a los controles para que los niños crezcan sanos tras nacer o a los prenatales (según sea el caso).

Publicidad

La encuesta de Unicef indica que una de las razones que los padres decían en mayo pasado para no vacunar a sus hijos era la escasez de las dosis que son parte del esquema nacional anual. ¿Ya solucionaron el problema?

Cuando el presidente Lasso asumió el mandato encontró que había casi dos años de escasez de vacunas. Una de sus primeras decisiones en conjunto con el Ministerio de Salud Pública (MSP) fue asegurar la provisión de vacunas del cuadro básico pediátrico, es decir, las que se colocan desde el nacimiento hasta los 5 años de edad. De tal manera que hoy todos los centros de salud cuentan con las vacunas necesarias para la vacunación de los niños. Hace tres meses el MSP lanzó una campaña de vacunación pediátrica en la que se motiva a las madres y padres a que lleven a sus niños a recibir las vacunas.

¿Tienen previsto una campaña para concienciar a los padres sobre nutrir mejor a sus hijos?

Como parte del proyecto Infancia con Futuro hemos considerado una campaña de educomunicación que saldrá al aire durante el primer trimestre del 2022, en la que vamos a comunicar a la ciudadanía sobre la importancia de unirnos para combatir esta problemática social. Y trabajamos con Unicef en mensajes educativos dirigidos a las madres durante la etapa de embarazo, luego en una segunda fase respecto al alumbramiento y en tercera fase sobre el desarrollo infantil temprano. Esta campaña estará al aire durante todo el 2022 y permitirá complementar las acciones que haremos en las 798 parroquias a nivel nacional.

¿Tienen el presupuesto completo para cumplir estas acciones?

El presidente Lasso preocupado por la situación que vive el país ha asegurado un presupuesto para el 2022 de $ 330 millones para las distintas atenciones del paquete priorizado de bienes y servicios de los distintos ministerios y adicionalmente para el proyecto Infancia con Futuro. Es un monto incluido en el presupuesto general del Estado, por lo que se cuenta con todos los recursos. También está el compromiso del presidente Lasso de mejorar cada año esa asignación para poder llegar a la totalidad de la población.

¿En los $ 330 millones está incluido el costo del bono para mejorar la nutrición en los hogares vulnerables?

El bono es un valor adicional a los $ 330 millones que corresponde a las prestaciones del paquete básico. Ese bono será parte de los que entrega el MIES como parte de su programa de protección social.

¿Las madres en hogares considerados pobres que cobran uno de los bonos estatales que se entregan, ya no podrán recibir el destinado para combatir la desnutrición infantil?

Aquellas que ya reciben un bono no recibirían este bono para combatir la desnutrición infantil, sino sus hijos. Aquí lo importante es que se debe proteger a las niñas y niños recién nacidos.

Pero aquella madre tendría que manejar las tarjetas que entregarán.

Por supuesto, quien maneja el bono es la madre, pero en el caso de que ya reciban un bono pues no se puede duplicar.

¿Cuál es la meta establecida?

La primera que tenemos es contener el aumento de la desnutrición, asegurarnos de que todas las embarazadas, los niños y las niñas reciban sus prestaciones básicas. Adicionalmente, como parte de los compromisos del presidente Lasso, tenemos la meta de reducir hasta el 2025 seis puntos porcentuales del porcentaje de desnutrición crónica infantil. En este año 2022 tendremos la primera medición, eso nos permitirá determinar cuál es la línea base y de allí iremos evaluando el progreso.

¿Cómo se escogerá a los que se beneficiarán de la tarjeta para alimentación?

Aquí lo importante es que centremos el trabajo en aquellas madres y niños y niñas en mayor estado de vulnerabilidad y enfocarse en los primeros mil días de vida. Para vencer a la desnutrición tenemos que concentrarnos en esa ventana de oportunidad, de tal manea que las acciones que emprenderemos con el proyecto Infancia con Futuro están destinadas a ese grupo objetivo. A ellos llegaremos a través de los prestadores de salud y de los programas de protección social del MIES. Adicionalmente, vamos a tener brigadas en territorio que harán visitas durante todo el 2022, este será un trabajo intersectorial.

¿Fijaron el monto del bono que se entregará en tarjetas?

No hay una definición todavía al respecto, lo anunciaremos en las próximas semanas. (I)