La vía Alóag-Santo Domingo, una de las de mayor circulación en el país, es un riesgo. Cualquier conductor que viaje por allí sabe que los baches, el cierre de los tramos de ampliación de carriles, la falta de señalización y los vehículos accidentados ya son parte del trayecto.

Los trabajos de mantenimiento básico se realizan, pero los de ampliación y mejoras sustanciales se encuentran detenidos, debido a la falta de dinero y a los conflictos legales de las prefecturas de Pichincha y Santo Domingo de los Tsáchilas. En 2022 se cumplen 20 años desde que se anunció la construcción de nuevos carriles. Sin embargo, el resultado es parcial: aunque algunos tramos presentan avances, otros se encuentran abandonados.

La Alóag-Santo Domingo tiene una extensión de 101 kilómetros, de los cuales 72,5 están en la provincia de Pichincha y 28,5 en Santo Domingo de los Tsáchilas, que se convierte en paso obligado de Quito hacia la Costa. Por esta carretera circulan alrededor de 12.500 vehículos diarios, de los cuales el 45 % corresponde a carga pesada.

A la falta de trabajos se suman la topografía del trayecto, lleno de curvas pronunciadas, y las condiciones naturales de la zona (como la neblina, lluvias y deslizamientos constantes). Según la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), el año pasado se registraron en esta carretera 175 accidentes, 138 heridos y 25 personas fallecidas, lo que la ubica en el sexto lugar de siniestralidad a nivel nacional.

Publicidad

Luis Cuzco, un conductor de tráiler que lleva 30 años recorriendo esta vía entre dos y tres veces por semana, dice que a pesar de la experiencia no termina de aprender los secretos de la ruta. “Acá, uno no sabe lo que le espera después de cada curva; cuando hay neblina, ni nosotros, que vamos en carros altos, vemos bien”, advierte mientras pone combustible en una gasolinera ubicada en Santo Domingo.

Para él se ha vuelto rutinario encontrarse con cuatro o cinco accidentes en cada viaje, lo cual se debe a la falta de experiencia de los conductores y a las condiciones de la vía, “aunque ese poco de ampliaciones que hay, en algo ha mejorado frente a lo que había antes”.



Publicidad

QUITO (07-01-2022).- Carretera que conduce desde Alóag, provincia de Pichincha, hasta Santo Domingo de los Tsáchilas. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

Tramo de Pichincha: sin obras y con deudas

La mayor cantidad de baches, desniveles y tramos inconclusos en la vía Alóag-Santo Domingo se encuentra a lo largo de los 72,5 kilómetros que están bajo la jurisdicción de Pichincha.

Edwin Herrera, director de Vialidad de la Prefectura, reconoce que el mantenimiento del tramo está pendiente, porque no hay recursos para que la constructora a cargo, Hidalgo e Hidalgo, siga con la obra. “La empresa no quiere seguir haciendo mantenimiento mientras no les paguemos los $ 11,5 millones que les debemos”.

Para la ampliación de carriles, construcción de túneles y mantenimiento de tramo Alóag-Unión del Toachi, que le corresponde a la provincia, la Prefectura de Pichincha y la constructora Hidalgo e Hidalgo han suscrito tres contratos: en 2002, 2007 y 2015.

AñoObjeto del contratoCostoEstado
2002Reconstrucción de la carretera Alóag-Santo Domingo de los Colorados, en una extensión de cien kilómetros, comprendidos entre la “Y” de Alóag y el Terminal Terrestre de la referida ciudad, mantenimiento de la vía durante la ejecución de los trabajos hasta la amortización de la inversión, construcción y equipamiento de una nueva estación de peaje.$ 17´793.024,45Finalizado
2007Ampliación de 35,41 kilómetros de vía, del tramo comprendido entre el km 11,5 y el 46,9 de la vía: Y de Alóag-Terminal Terrestre de la ciudad de Santo Domingo de los Colorados; mantenimiento posterior del tramo ampliado a cuatro carriles y el mantenimiento de toda la vía a partir de la fecha de terminación del contrato celebrado el diez de junio del 2002, hasta la amortización de la inversión de la Contratista en la ampliación.$ 92´150.141,49En ejecución (prevén terminar de pagar a fines de 2022 con el cobro del peaje de Alóag)
2015Ampliación a cuatro carriles de la carretera Alóag Santo Domingo (desde el km 46 al 72,5 tramo Tandapi-Unión del Toachi); construcción del túnel Bombolí (desde el km 20,2 al 21,9); intervención en taludes y servicios de seguridad vial; y mantenimiento rutinario y periódico de las obras hasta la amortización de la inversión.$ 252´865.872,81Obras de ampliación suspendidas. Mantenimiento y atención de emergencias en ejecución
Fuente: Empresa Hidalgo e Hidalgo

Para que el contrato de 2015 tenga financiamiento se acordó que haya dos peajes: uno en Alóag, en el kilómetro 7, que se encuentra en funcionamiento; y otro en el kilómetro 56, que se encuentra inhabilitado, con las cabinas e infraestructura abandonadas. El costo previsto para los vehículos livianos debía pasar de $ 1 a $ 2 cuando ya estuviera terminada la ampliación. “Lamentablemente, el Ministerio (de Transporte) no autorizó el cobro en el nuevo peaje y, obviamente, el contrato quedó desfinanciado”, explica Herrera.

Publicidad

La situación del tramo ubicado en Pichincha es crítica, pues está a poco de cumplir un año seguido de apenas mantenimientos de rutina.

“La última vez que le dimos mantenimiento fue para el feriado de Semana Santa (se refiere a 2021); le pedimos a la empresa que haga un bacheo general de toda la vía, que nos costó $ 500.000. Obviamente, tenemos un inconveniente económico: en este momento, la Prefectura de Pichincha no tiene recursos para invertir”, señala Edwin Herrera.

Durante el gobierno de Lenín Moreno, el MTOP entregó $ 40 millones para la ampliación de esta vía. Sin embargo, se necesitaban mínimo $ 80 millones. Ahora, con el ministro Marcelo Cabrera, se retomaron las conversaciones y, de manera preliminar, se ha anunciado que podría haber un incremento en el peaje del kilómetro 56, lo que permitiría financiar parte de los trabajos pendientes.

QUITO (07-01-2022).- Peaje sin uso en la carretera que conduce desde Alóag, provincia de Pichincha, hasta Santo Domingo de los Tsáchilas. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

La constructora: 70 obreros hacen lo que pueden

El superintendente de la vía Alóag-Santo Domingo por parte de Hidalgo e Hidalgo, Fabián Castillo, lamenta los impasses que impiden acelerar los trabajos en la vía, aunque destaca que sí se realiza el mantenimiento básico con una cuadrilla de 70 trabajadores.

Publicidad

Sobre la deuda de la Prefectura, precisó que no son $ 11,5 millones, como señalan los voceros del gobierno seccional, sino $ 17,7 millones.

DescripciónMontoObservación
Deuda del contrato suscrito el 4 de mayo de 2007$ 4´716.525,49Ampliación de 35,41 km, desde la Y de Alóag hasta Tandapi. Recibido de manera definitiva el 6 de mayo de 2019
Deuda por trabajos de ampliación, contrato vigente$ 7´679.847,15Deuda por trabajos ejecutados desde abril del 2019 hasta la fecha actual
Deuda por trabajos de mantenimiento rutinario, contrato vigente$ 5´371.879,28Deuda por trabajos ejecutados desde abril del 2019 hasta la fecha actual
TOTAL$ 17´768.251,92
Fuente: Empresa Hidalgo e Hidalgo

Castillo explicó que los obreros que siguen dando mantenimiento a la vía se dedican a la limpieza de alcantarillas y cunetas, corte de vegetación, limpieza de rocas, señalética y apoyo mecánico y de emergencia. Todo esto, sin embargo, “sigue aumentando la deuda de la Prefectura con la constructora”.

A pesar de que el último bacheo intensivo fue realizado en marzo del año pasado, Castillo afirma que la vía requiere urgentemente un cambio de la carpeta asfáltica que se colocó hace diez años, especialmente desde la estación del peaje de Alóag hasta Tandapi (kilómetro 46). “No se ha hecho recapeo por la falta de recursos económicos, lo que generó el gran daño en esta vía”.

De acuerdo con la constructora, la Prefectura de Pichincha ha dispuesto en varias ocasiones la suspensión de las obras. “En junio del 2016 hubo una paralización que duró 111 días; en marzo del 2017, una segunda de 441 días; y el 1 de octubre de 2019, otra, que está vigente hasta ahora, con más de 830 días. Sumados todos dan como 1.385 días de paralización en lo que se refiere a la ampliación de la vía”, menciona Castillo.

Tramo de Santo Domingo: conflicto legal desde 2019

Los trabajos en los 28,5 kilómetros que están en la jurisdicción de Santo Domingo de los Tsáchilas tampoco se encuentran concluidos, pues un segmento de 15 kilómetros es objeto de un conflicto legal que hasta ahora no tiene visos de solución. Dos prefecturas anteriores contrataron para el mismo tramo al Consorcio Multinacional Tsáchila y a la empresa Hidalgo e Hidalgo.

QUITO (07-01-2022).- Carretera que conduce desde Alóag, provincia de Pichincha, hasta Santo Domingo de los Tsáchilas. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

Fernando Sánchez, administrador del peaje de Santo Domingo, explica que en la Prefectura de Geovanny Benítez (Alianza País, 2014-2018) se adjudicó el contrato al Consorcio Multinacional Tsáchila por $ 26,4 millones. Este fue celebrado el 7 de diciembre de 2018, diez días antes de que Benítez dejara el cargo, puesto que luego participó, sin suerte, en las elecciones a la Alcaldía de Santo Domingo.

Tras la salida de Benítez, asumió sus funciones la viceprefecta de entonces, Andrea Maldonado. Ella dio de baja el contrato e inició un nuevo concurso, en el que se adjudicó la obra a la empresa Hidalgo e Hidalgo.

Todo esto provocó una disputa legal. Actualmente, existen varias sentencias que habilitan a los dos contratos, explicó Sánchez, por lo que la actual administración no ha podido iniciar trabajos con ninguna empresa. “Nosotros (la nueva Prefectura) les invitamos a las dos empresas a que desistan de los temas legales y les invitamos a formar parte de un nuevo proceso, para que gane la mejor oferta, pero ninguna quiere dar su brazo a torcer”, acota Sánchez.

Fabián Castillo, de Hidalgo e Hidalgo, señala que a inicios de 2019 se realizaron trabajos en este tramo, pero que en mayo de ese mismo año, con la nueva prefecta, se paralizó la obra sin que se la haya pagado.

¿Dónde está el dinero de los peajes?

Desde 1994, los conductores de la vía Alóag-Santo Domingo deben pagar por dos peajes: uno en Alóag y otro en la llegada a Santo Domingo de los Tsáchilas. Estos pertenecieron al Gobierno Provincial de Pichincha hasta 2014, cuando la administración de la carretera se dividió para las dos provincias: 72,5 kilómetros en el lado de Pichincha y 28,5 en el de Santo Domingo de los Tsáchilas.

QUITO (07-01-2022).- Peaje en territorio de la provincia de los Tsáchilas, en la carretera que conduce hasta Alóag, en Pichincha. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas

A pesar de la división, la recaudación de los peajes siguió alimentando las arcas de Pichincha hasta 2017, año en que mediante un convenio tripartito —suscrito entre el Ministerio de Transporte y las dos prefecturas— se decidió separar la administración y recaudación de los peajes para cada una de las provincias.

Sin embargo, Fernando Arteaga, viceministro de Servicios del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), considera que esta división, en lugar de solución, fue el inicio de más problemas, pues hay un pronunciamiento de la Procuraduría General del Estado en el sentido de que la vía Alóag-Santo Domingo “es un solo corredor vial” y que, por tanto, debe tener un solo administrador.

Según Fernando Sánchez, administrador del peaje de Santo Domingo, aunque Pichincha recibió el 100 % de la recaudación en los dos peajes desde 1994 hasta 2017, no se realizaron los trabajos de ampliación en el tramo que ahora corresponde a Santo Domingo. Es por ese motivo que se decidió que esta provincia reciba la recaudación completa de su peaje, pese a que su longitud es mucho menor.

Sánchez asegura que, a pesar de haber llegado a un acuerdo para la distribución de los peajes en 2017, Pichincha continuó recibiendo el 45 % de la recaudación del de Santo Domingo hasta el 31 de diciembre de 2019. Recién en 2020 y 2021 cada prefectura recibió el total obtenido por su respectivo peaje.

Según los representantes de las prefecturas de Pichincha y Santo Domingo, cada uno de sus peajes recauda un aproximado de $ 7 millones anuales.

Cuando el peaje de Tandapi sea habilitado, será administrado por el Gobierno de Pichincha. (I)