Esta mañana, dueños y conductores de volquetas se apostaron a un lado de la vía en el sector de Guajaló, en el sur de la ciudad. Otro grupo con más de 50 volquetas estuvo en la vía Ruta Viva, en el nororiente de Quito. Los transportistas piden que el precio de los combustibles se congele y que el diésel regrese al valor de $ 1,03.

Varias winchas se sumaron a la medida y se estacionaron en el sur de la capital. Con carteles, pancartas y silbatos reclamaron sobre la vía. Estos plantones obedecen al aumento en el costo de los combustibles desde este miércoles 12 de mayo. En el diésel el incremento fue de cuatro centavos.

Ángel Mera, representante de las winchas, aseguró que por el momento la paralización es pacífica, pero que “la situación económica es muy grave, a más del combustible, subió el precio en las llantas y los repuestos y no hay trabajo”, añadió.

Esta mañana, en Quito, volquetas y winchas se apostaron a un lado de la vía en rechazo del aumento en el costo de los combustibles. Foto: Andrés Salazar

Varios transportistas aseguran que están en la quiebra, “las deudas en los bancos no esperan y el trabajo ha disminuido, con la subida del diésel el Gobierno está sepultando a este sector”, dijo Carlos Olmedo, propietario de una wincha.

Ayer, la Federación Nacional de Transporte Pesado del Ecuador (Fenatrape) emitió un comunicado al presidente Lenín Moreno solicitando el congelamiento del diésel al valor de $ 1,037. Además, piden ser incluidos en el plan de vacunación y que se apruebe y ejecute la nueva reforma a la Ley de Tránsito.

También solicitaron el refinanciamiento de las deudas en los bancos para todo el transporte del país. (I)