La mañana de 15 de septiembre, nueve meses después de que se cerraron los 120 días de la instrucción fiscal por el delito de delincuencia organizada por el que se investiga al expresidente Abdalá Bucaram Ortiz, a su hijo Jacobo Bucaram Pulley y cinco personas más, el juez penal de Pichincha, Geovanny Freire, pudo instalar la audiencia preparatoria de juicio en esta causa.

La jueza Verónica Medina, el 25 de junio pasado, durante la primera instalación de la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio por delincuencia organizada declaró la nulidad de lo actuado en la etapa de instrucción fiscal, debido a que, según ella, existió una vulneración al debido proceso y al derecho a la defensa insubsanable, el cual generaba la nulidad.

Jueza declara la nulidad de lo actuado en el caso por delincuencia organizada contra Abdalá Bucaram Ortiz; la causa regresa a etapa de investigación previa

A finales de julio, un Tribunal de la Corte de Justicia de Pichincha decidía que Medina había incurrido en una negligencia manifiesta y revocaba el auto de nulidad emitido. Con ello se decidía que el caso volviera a etapa preparatoria de juicio, ya que se había declarado válido todo lo actuado en la fase de instrucción fiscal.

La mañana de este miércoles, la audiencia se inició directamente con la presentación del dictamen acusatorio contra los siete procesados que mantiene la fiscal de Pichincha, Lidia Sarabia. A todos los acusó en calidad de autores y pidió al juez Freire que los llame a juicio.

Publicidad

Además de los Bucaram Ortiz y Bucaram Pulley, la Fiscalía investiga al exagente de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) de Quito Leandro B., Isabel M., Bryan P., Verónica A. y el israelí Sheinman Oren.

Según la teoría de la Fiscalía, todos de alguna forma habrían participado en la planificación y ejecución de actividades delictivas, entre marzo y octubre del 2020, dentro de la comercialización de pruebas para COVID-19 y material necesario para la pandemia, como mascarillas.

Sarabia, por más de tres horas, individualizó la acusación que mantiene y para la tarde anunció las pruebas periciales, testimoniales y documentales que usará en una posible audiencia de juzgamiento. Una vez que termine de intervenir la Fiscalía será el turno de las defensas de los acusados para replicar las acusaciones y presentar la prueba con que contarán en una diligencia de juicio.

Revocatoria de nulidad en caso contra Abdalá Bucaram y su hijo Jacobo deja una jueza suspendida y bajo la lupa a abogados

La defensa del exagente Leandro B., Diego Córdova, criticó que existan procesados en esta causa, como su defendido, que lleva más de un año detenido sin que se le defina una sentencia. Reconoció que en la causa ha habido retrasos, pero aclaró que los mismos se han dado porque se ha exigido que se cumpla con la garantía constitucional de que las personas sean juzgadas por jueces imparciales y competentes.

Córdova aseguró que en este caso no existe ningún delito e insistió en que el exagente no dio nunca seguridad a los israelitas, uno de ellos parte de este caso, ni tampoco se le habría transferido dinero alguno que lo haga partícipe de esta delincuencia organizada.

En este mismo caso, la jueza María Elena Lara, el 15 de abril pasado, acogió los procedimientos abreviados de los también exagentes de la AMT Kéver A. y Samuel S., quienes aceptaron los hechos atribuidos por la Fiscalía, y los sentenció a cinco años de cárcel a cada uno y dejó el caso por una recusación.

Publicidad

Córdova cree que estos dos exagentes se acogieron a ese procedimiento especial por el miedo que tenían a que se les imponga una pena con agravantes que podía llegar a los 13 años. “Por ese miedo, ellos prefirieron someterse a un procedimiento abreviado de cinco años (...) y además por una falta de asesoramiento técnico de sus abogados se sometieron a una sentencia que hoy por hoy la están apelando”.

Dalo Bucaram aseguró que dentro del proceso penal por delincuencia organizada no existe ni un solo elemento probatorio que relacione a su padre el expresidente o a su hermano Jacobo con la supuesta organización delictiva que Fiscalía sostiene que ha existido. “La propia temporalidad marcada por la Fiscalía evidencia que ni Jacobo Bucaram ni Abdalá Bucaram han tenido participación en esta supuesta organización y esperamos que así lo determine la justicia ecuatoriana”.

Él cree que los casos en contra de su familia Bucaram se están cayendo porque fueron parte de un engaño de una “mafia política liderada por el expresidente Lenín Moreno y la exministra María Paula Romo” a la Fiscalía.

El primer día de audiencia preparatoria a juicio fue suspendido a las 20:00. La Fiscalía, tras su dictamen acusatorio y anuncio de prueba, solicitó que se llame a juicio a los 7 procesados del caso. (I)