Las vibraciones de los rieles y el silbido del tren no se han vuelto escuchar en Milagro desde el 2020. En mayo de ese año de pandemia, el expresidente Lenín Moreno decretó la eliminación de siete empresas públicas, entre ellas Ferrocarriles del Ecuador EP, y desde entonces las estaciones de este transporte turístico cerraron sus puertas.

Han pasado cerca de cuatro años y su infraestructura se deteriora cada vez más. No hay ningún mobiliario, le faltan puertas y vidrios de las ventanas de madera, sus paredes están garabateadas y es usado como ‘baño público’ y ‘escondite’ para consumidores de drogas, coinciden moradores y comerciantes cercanos a la estación de Milagro, ubicada en el centro de la ciudad, en la avenida García Moreno y 9 de Octubre.

Publicidad

El alcalde de este cantón, Pedro Solines, admite que ese espacio ha sido ‘vandalizado’. Sus instalaciones están en ‘mal estado’, les falta mantenimiento y equipamiento, y tienen una ‘alta probabilidad de afectación estructural”, señala el Municipio para justificar la contratación de la readecuación de esta terminal, obra considerada ‘imperativa’ por el cabildo, pese a que su cantón está en emergencia por las afectaciones registradas durante el invierno.

El silbido del tren se escucha a los 20 años en el centro de Milagro

Solines asegura que el proyecto de rehabilitación se concibió antes del estado de emergencia, que ya estaban asignados los fondos con la partida presupuestaria de 2023, que los comerciantes clamaron por esa medida y, además, “el peor de los mundos es mantener esa estación sin puertas, sin ventanas, centro de habitación de mal vivientes, de gente que consume droga, que tiene relaciones sexuales, que afea el sector”.

La readecuación de la estación fue adjudicada el 9 de febrero por un monto de $ 95.047. El contrato entre el cabildo y el proveedor elegido, Construcciones Consultorías Milagro CCMG S.A.S., se firmó el 27 de febrero, precisa el Municipio. Esta documentación aún no consta en el proceso; tampoco se registra el pago del anticipo, porque -según el cabildo- el contratista renunció a ese rubro.

El 28 de febrero se inició la obra y los 60 días de plazo para ejecutarla, tiempo que se cumpliría a finales de abril. Luego, será equipada para ser utilizada como -detalla el alcalde- un centro de convenciones, de capacitaciones, de eventos de arte y cultura, y para ferias de emprendedores.

Publicidad

Será “un lugar de beneficio social y de actividades comerciales”, señala el proceso de contratación. Además, el cabildo prevé -según la documentación- “evitar la afectación económica” en actividades industriales y comerciales. Las empresas tendrán un lugar para ‘invertir y generar empleo’.

En la planta baja, según detalles de los planos, se acondicionará una sala de recepción, un área de información turística, cuatro espacios, un salón para conferencias y exposiciones y baños. Mientras que en la planta alta se destinará una oficina para la administración, una cafetería, una sala de exhibición de piezas arqueológicas y un museo interactivo.

Dos vendavales golpean a Milagro en una semana: ¿qué velocidad pueden alcanzar los vientos?

“Esperamos que ayude a mover el turismo, porque es triste ver años de abandono”, comenta la moradora Soraya M., mientras un comerciante de la zona espera que sean tomados en cuenta para ocupar las plazas comerciales: “Los artesanos merecemos un lugar bonito para vender de forma segura”.

No habrá cubículos o áreas para vendedores fijos. El alcalde Pedro Solines aclara que los eventos del cabildo, de instituciones públicas o de beneficencia sin fines de lucro se les exonera de pago de alquiler, mientras que las empresas privadas sí deberán cancelar el uso de las instalaciones, de acuerdo con el tarifario reglamentado por ordenanza.

La readecuación de la estación asciende a $ 95.047. La mayor parte de estos recursos, $ 24.100, se destinarán a la climatización del espacio con la compra e instalación de diez aires acondicionados; en el sistema eléctrico se gastará $ 18.124, monto que incluye la colocación de panel de breaker, tablero para futuro generador, acometidas, punto de alumbrado, tomacorrientes, luz de emergencia; y en la pintura interna y externa de la estación se destinará 12.124.

Carlos Pólit presentó a Pedro Solines como su testigo en el juicio en EE. UU. para que declare sobre un supuesto soborno

También se harán trabajos con madera, como suministro y mantenimiento de puertas y ventanas, chapas, por $ 10.813; instalación de mampara, mesón y pasamanos de aluminio, por $ 10.397; mantenimiento de sistema hidrosanitario, con cambios de tuberías, nuevos inodoros, urinarios y lavamanos, por $ 8.331; en la reparación de tumbado y cambio de planchas de gypsum, $ 7.143; en el sistema contra incendios, $ 2.520; y en obras preliminares, como limpieza y desinfección de paredes y pisos, $ 1.558

Con esta adecuación, la estación volverá a recibir a sus habitantes y a los viajeros que visiten este cantón. En 2014 fue inaugurado este espacio y, luego, en 2018 fue rehabilitado como parte del Tren de la Dulzura: Durán-Yaguachi-Milagro-Naranjito-Durán, pero solo funcionó dos años más. En la pandemia registrada en 2020 se suspendió el servicio turístico.

A la salida del cantón, en la carretera, hay una edificación conocida como ‘toma de agua’ del tren, que también está en abandono. Solo queda el ‘esqueleto’ de la estructura, las paredes rayadas y su interior está lleno de basura. Este espacio no está contemplado en la adecuación contratada por el cabildo de Milagro, porque el cabildo asegura que no tiene la competencia. (I)

Milagro. Esta parada de tren está ubicada en la carretera. Foto Carlos Barros/El Universo.

Proveedor elegido, con $ 800 de capital, hará obra por $ 95.047

La readecuación de la estación del tren de Milagro la realiza la compañía Construcciones Consultorías Milagro CCMG S.A.S, creada en esa ciudad, en septiembre de 2022, con un capital de $ 800.

El Municipio de Milagro eligió a través de ferias inclusivas a este proveedor, cuyos ingresos registrados en 2022 fueron de $ 900. Los reportes financieros del año pasado 2023 aún no han sido presentados a la Superintendencia de Compañías.

“La feria inclusiva está normada, es un proceso de contratación para incentivar la economía de la localidad, se da puntuación de acuerdo con eso y se invita a todos los oferentes. Recibimos cuatro manifestaciones de interés, pero solo uno hizo llegar la oferta, no llegaron más ofertas. Se calificó al único proveedor interesado”, explica Shirley Campoverde, coordinadora de compras públicas del cabildo.

Esta obra consta en el plan anual de contrataciones del 2023. El diseño, presupuesto de $ 95.047,62 y las especificaciones técnicas fueron proporcionados por la Dirección de Proyectos y Cooperación Internacional.

En un informe del cabildo, de diciembre de 2023, se determinó que los costos de esta obra ascenderían a $ 120.031 si la realizaba la misma institución. Ese monto incluía 38 trabajadores, 9 equipos y dos camionetas, con sus costos por hora y días. “Se puede determinar que es más eficiente contratar la obra a través del portal de Compras Públicas que ejecutarla por administración directa”, señala el Municipio.

Sin embargo, los requisitos solicitados en el proceso son menores: cuatro trabajadores (residente, peón, albañil y pintor), una soldadora manual o eléctrica, experiencia de un año o más en proyectos de obras de ingeniería civil con un monto mínimo de contratación de $ 19.009 desde el año 2008 y experiencia específica de un año o más y con obras por un rubro mínimo de $ 9.504 desde 2018.

La única empresa oferente cumplió con esos requisitos, según la calificación de su oferta. Se nombró al personal técnico, se adjuntó el compromiso de alquiler de la soldadora y se presentó la experiencia: la instalación de cerámicas, granito y otras obras de la repotenciación de una escuela de Riobamba, ejecutada en 2017 por un monto de $ 164.983. Este contrato lo obtuvo el único socio de la empresa, Juan Mera, quien es -además- accionista de otras siete compañías creadas entre 2020 y este año 2024.

Al proveedor, además, le calificaron 5 sobre 100 puntos por cumplir con el criterio de asociatividad (micro y pequeñas unidades productiva); en el resto de ítems obtuvo ‘x’. “La puntuación de 100 puntos es adicional para determinar qué proveedor obtiene mayor puntaje en los criterios de inclusión, mas no es obligatorio el cumplimiento de los 100 puntos y, al ser el único proveedor que presentó su oferta, se procedió a darle la puntuación correspondiente y pasar a la siguiente etapa de adjudicación”, indica la funcionaria del cabildo.

El proveedor recibiría un anticipo del 2 % ($ 1.900) del total de la obra para iniciar los trabajos, pero -señala el cabildo- el contratista rechazó este pago. Los pagos se harán luego de la presentación de planillas mensuales hasta que finalice el plazo de 60 días, a finales de abril. (I)