Édison Quishpe tiene 35 años, nació en Quito, pero ha pasado la mayor parte de su vida recorriendo varias ciudades de Ecuador. Se ha asentado en Cayambe, Otavalo, Latacunga, Salcedo, entro otras localidades de la serranía. En todos los lugares por los que ha pasado lo recuerdan por ofrecer “el psicólogo ecuatoriano”.

Se trata de una soga llamada cabestro, elaborada con el cuero de la vaca que tiene que pasar por un proceso de curtido. En el extremo de las dos sogas, aproximadamente de 60 centímetros, un pedazo de madera emula la forma de una pata de venado.

En la historia se cuenta que los padres usaban este instrumento para corregir un mal comportamiento de sus hijos. Normalmente se usan como cabo para dirigir los caballos y enlazar al ganado vacuno.

Publicidad

‘Es prácticamente un nuevo territorio que se desarrolla en subterráneo’: así es el trabajo de los 247 policías que custodian al Metro de Quito

Por las calles del centro histórico, con fuerte voz habla a los ciudadanos sobre el novedoso producto que vende y con el don de ganarse el cariño de quienes escuchan su declamación.

“Es especialmente para la generación de cristal. Esos guaguas que dicen ahora, ay no, si me topas te denuncio. Mientras uno es taita (padre), uno es mama (madre), uno tiene que dar el derecho a la final. Mientras vivas en mis cuatro paredes, eso tienes que hacer. Si no quieres hacerme caso, pues vaya a vivir solo, y vea lo que es vivir la vida. Viva lo que es ganarte un centavito. Taita es taita, mama es mama, así que tienen que respetar y tienen que valorar”, refiere ante el público que forma un círculo para su presentación.

QUITO.- Edison Quishpe, comerciante de cabrestos, a los que él llama psicólogos ecuatorianos, en el centro histórico de Quito. Foto: Alfredo Cárdenas.

Sin embargo, muchas familias conservan este tipo de elementos como una pieza de decoración para sus hogares. Una creencia de los abuelos cuenta que una pata de conejo o venado en la sala de una vivienda servía para tener buena suerte y para que el domicilio se mantenga protegido.

Publicidad

San Andrés, el colegio más antiguo de Quito, mantiene su infraestructura centenaria en pleno centro histórico

Édison no es casado, pero tiene tres hijas a las que ama con su vida y de las que cuenta con orgullo. A él sí le aplicaron la fuerza del ‘psicólogo ecuatoriano’ cuando era joven, su madre lo corrigió porque una temporada era “borracho”, haciendo alusión al consumo de alcohol.

El quiteño se ha vuelto viral en redes sociales por ofrecer su producto artesanal con un método característico. En su cuenta de la plataforma TikTok tiene 42.200 seguidores, con tan solo 19 publicaciones. Sus videos han recibido 310.700 me gusta.

Publicidad

“También llamado san Martín de Concha, porque donde te agarres ya es una guapa, rica y deliciosa roncha. San Mateo, pórtate mal, para ver cómo te jueteo. Ay, san Angulo, tráeme malas notas nomás, para ver cómo te reviento el... Sí, ese mismo. Este es el famoso psicólogo ecuatoriano. El precio, valor más barato que consulta médica, más barato que una cerveza. Es decir, solo a tres dolaritos. Con eso, una sola sesión, prácticamente el guagua está curado. Si el marido está borracho, detrás de la puerta, tres en la boca, se acabó, no vuelve a tomar más”, grita entre la risa de su público.

Cinco cosas que faltan mejorar en Quito para atraer a más turistas

Su taller está ubicado en el sector de Latacunga, aunque actualmente inauguró otro en Quito. Trabaja con cuatro personas, son mujeres, porque a su juicio son quienes trabajan mejor y son detallistas.

Así ha encontrado una manera de ganar el pan de cada día, su carisma ha permitido atrapar la atención de los turistas nacionales y extranjeros, algunos conocen el uso del cabestro, otros lo ven por primera vez y se maravillan con los detalles. (I)