María Perugachi acompañaba a su hermana a la especialidad de cardiología en el hospital Eugenio Espejo, en el centro histórico de Quito, el pasado viernes. Desde noviembre del 2021 le tratan un problema del corazón.

El descenso de casos de COVID-19 ha permitido que se reactiven algunas atenciones que fueron suspendidas en hospitales de la capital de la República.

A partir de la tercera semana de abril del 2022, y de forma paulatina, se ha venido aplicando un proceso de reconversión hospitalaria que se refiere a atender otras patologías.

En ese mes, en hospitales de Quito que forman parte del Ministerio de Salud Pública (MSP) ya no hubo pacientes aquejados por coronavirus en unidades de cuidados intensivos (UCI).

Publicidad

Por ello, lo primero que se fue habilitando fue la terapia intensiva.

La baja en la ocupación para hospitalización fue más lenta. Una vez que los espacios fueron liberados, se ha destinado a pacientes posquirúrgicos.

En enero de 2022, cuando se dio un pico de contagios, hubo 60 camas destinadas a hospitalización; su ocupación llegó a un 95 %. Actualmente hay siete y, de ellas, están ocupadas dos.

En UCI hubo 42 camas con una ocupación del 95 %. Actualmente hay dos disponibles, las cuales no tienen ocupación de pacientes.

Publicidad

El porcentaje de ocupación para COVID-19 no supera el 10 %.

El hospital Pablo Arturo Suárez, que se ubica en el norte de la urbe, fue designado para atender con prioridad la pandemia.

OMS: ascenso del covid-19 en América y África muestra que la pandemia no ha acabado

Juan Quizanga, responsable zonal de provisión de los servicios y calidad de la Zona 9, que corresponde al Distrito Metropolitano de Quito del MSP, mencionó que constantemente han atendiendo la emergencia de COVID-19, así como de otras enfermedades.

“Lo que sí ocurre cuando aumenta la demanda de servicios por patología COVID-19 es que, generalmente, la lista de espera para patologías, digamos, no COVID-19 se incrementa un poco”, indicó.

Publicidad

La lista de espera se refiere a aquellas patologías que no son emergencias.

La demanda de consulta externa bajó por las medidas restrictivas, tanto en el 2020 como en el 2021, pero para este año ha aumentado.

En consulta externa se tratan infecciones respiratorias, enfermedades diarreicas, de la piel, complicaciones digestivas, entre otras.

Gobierno oficializa que desde hoy en Ecuador ya no es obligatorio el uso de la mascarilla; quedan sin efecto más de 200 resoluciones restrictivas

Otras enfermedades crónicas, como diabetes, hipertensión e hipotiroidismo, se han quedado —agregó— “un poquito por los usuarios relegadas”, pero están acudiendo nuevamente a sus tratamientos.

Publicidad

Una reconversión previa se dio en el último trimestre del año 2021, cuando hubo un descenso de contagios; pero en enero y febrero los casos se incrementaron y la pandemia volvió a ser la prioridad.

QUITO (06-05-2022).- En los exteriores del hospital de especialidades Eugenio Espejo, en el centro norte de Quito, familiares acompañan o esperan a quienes acuden a esa casa de salud por atención médica. Carlos Granja Medranda / EL UNIVERSO Foto: Carlos Granja Medranda

En el hospital Carlos Andrade Marín (HCAM) del IESS, desde enero ya no hay pacientes con COVID-19. Se ubica en el centro norte de la urbe.

En los momentos más complicados de la pandemia, de las casi 595 camas con las que cuenta esa casa de salud, unas 400 en hospitalización estuvieron destinadas a atender los contagios. Luego, las nueve salas que se abrieron empezaron a cerrarse.

Con el inicio del programa de vacunación, las atenciones hospitalarias causadas por el virus fueron a la baja. En Ecuador arrancó el plan de inmunización contra el coronavirus en enero del 2021.

Mientras que el servicio de emergencias no se suspendió y hubo un descenso en las cirugías, sí cerró la consulta externa.

Luego, y como alternativa, empezó a usarse la teleconsulta, a través del teléfono.

Para inicios del 2021, la teleconsulta pasó a un 20 %, y a un 80 % la presencialidad. En este año se retomó la presencialidad al 100 %.

Mauricio Heredia, coordinador de hospitalización y ambulatorio del HCAM, mencionó que se han propuesto, sobre todo, la atención clínica a pacientes recurrentes, que ya tienen un diagnóstico y que ya han acudido a esa casa de salud.

“El COVID-19 produjo un represamiento de las cirugías (...), y a lo que se ha dado prioridad es a los pacientes (...) que están a la espera. Y poco a poco estamos volviendo a la normalidad”, dijo Heredia.

Estima un represamiento, por ejemplo, en traumatología de unas 3.000 cirugías programadas. Esas operaciones debían haberse hecho en 2019, 2020.

Por el momento, las cirugías están a un 70 %, debido a que 8 de los 16 quirófanos están en remodelación; en tanto que la atención al público, al 100 %. Pero si una persona busca una cita nueva, no la conseguirá de forma inmediata.

Una persona que acudió al HCAM contó que fue derivada a un laboratorio para la realización de exámenes de seguimiento en un caso de presunción de cáncer, mientras que en otros casos aún deben esperar.

COE retira obligatoriedad de presentar certificado de vacunación contra el COVID-19 al ingreso a los aeropuertos en Ecuador

Según la ministra de Salud, Ximena Garzón, se están reactivando los servicios de salud que durante los últimos dos años han estado colapsados por pacientes con COVID-19.

“Eso provocaba que muchos pacientes que necesitaban cirugías, cuidados intensivos, no podían acceder a ese servicio; por lo tanto, fallecían”, indicó la funcionaria. (I)