La Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps-Agua de Quito) informó que concluyó la reparación en la línea de conducción que abastece a la parroquia de Tumbaco, en el nororiente de Quito, y que se afectó por un deslave producto de las fuertes lluvias. El servicio de agua potable se suspendió desde el 9 de mayo pasado.

También informaron que un equipo de 30 personas trabajó en la construcción de una variante de tubería de acero de 20 pulgadas y de 40 metros de longitud. Este trabajo permitió resolver el problema en el menor tiempo posible ya que no se podía reemplazar la tubería que quedó expuesta en el talud.

Según Agua de Quito, existen 7.800 kilómetros de tubería que forman las redes de distribución del líquido a la ciudad y sus parroquias rurales. La empresa estaría realizando un plan de reposición de tuberías, en lo que va del 2021 se tiene planificado cambiar diez kilómetros, aparte de las emergencias que aparezcan.

Valle de los Chillos

En el Valle de los Chillos todavía se encuentran sin servicio de agua potable los barrios Mirasierra y San Gabriel bajo. Se está trabajando en una conexión provisional para restituir el servicio lo más antes posible.

Jaime Garzón, gerente de operaciones de la Epmaps, dijo que la obra permanente consiste en la construcción de un paso elevado (puente) sobre el río San Pedro para no volver a sufrir un inconveniente por la creciente del caudal. La inversión en este puente es de $ 120.000. Tomando en cuenta los otros trabajos provisionales, la inversión será de $130.000 en la intervención del Valle de los Chillos, según Garzón.

El Municipio ha destinado el servicio de tanqueros para abastecer de agua a los sectores afectados. (I)