Con la promesa de cumplir su oferta de campaña de reducir impuestos, para reactivar la economía, el presidente electo Daniel Noboa aseguró que no se subirán impuestos en la reforma tributaria que presentará a la Asamblea Nacional.

Hasta el momento, el nuevo gobernante ha confirmado, sin mayores detalles, que se disminuirá del 12 % al 5 % del IVA para los materiales de la construcción y habrá una rebaja de impuestos al sector productivo para estimular la contratación de talento y mano de obra.

Publicidad

Noboa habló sobre la reforma en la gira que realiza en Estados Unidos, donde mantiene reuniones con representantes de organismos internacionales y de banca de inversión, a quienes expuso su plan de Gobierno para el año y medio que estará en funciones.

Publicidad

El objetivo es reactivar la economía, a través de incentivos, y así aumentar los ingresos públicos para evitar caer en default de la deuda pública en 2026 o 2027, informó el gobernante en Washington, el lunes 6 de noviembre.

La reducción y ordenamiento de la carga tributaria serán un imán de inversiones para Ecuador, convirtiendo al país más competitivo frente a sus vecinos de la región e impulsando la generación de empleo, expuso el martes 7 a ejecutivos del grupo financiero Barclays, en Nueva York.

Los breves anuncios públicos del nuevo gobernante son analizados con expectativa por Leopoldo Ocampo, presidente de la Cámara de la Industria de la Construcción (Camicon), y por Javier Bustos, abogado tributario.

Ellos ven como positivas las propuestas iniciales, pero advierten que no serán suficientes para levantar la economía si el Estado no aporta mayor inversión pública y aplica medidas complementarias para atraer más inversión privada.

Por otro lado, Ocampo y Bustos comentaron que hay que esperar a ver cómo se da el trámite de la reforma tributaria en la Asamblea Nacional, ya que dependiendo de las negociaciones y el clima político, el contenido del proyecto de ley podría sufrir cambios sustanciales o ser archivado.

Publicidad

Durante la campaña electoral para la segunda vuelta, Daniel Noboa ya avisó que una de sus propuestas sería bajar el IVA a los materiales de la construcción. En una entrevista radial, el 26 de septiembre, dijo que esto beneficiaría a “quien quiere hacer desde una remodelación hasta una carretera de $ 700 millones”.

Leopoldo Ocampo, presidente de la Camicon, opinó que “todo lo que sea en beneficio de poder reactivar la economía del país es plausible”. Dijo que para el sector inmobiliario va a ser muy beneficioso la compra de materiales, pero aquello no necesariamente va ayudar a la reactivación económica en los términos que requiere el país.

“El sector inmobiliario obedece apenas a un 30 % de todos los ingresos de la construcción. El que reactiva el país es la obra pública, toda la infraestructura que genera la obra pública... esa la que realmente reactiva a la construcción, mueve el encadenamiento productivo”, expresó Ocampo.

Explicó que la baja actividad de la obra pública empujó al sector de la construcción a caer del 10 % al 6,1 % dentro del Producto Interno Bruto (PIB). “Cada 1 % de dejar de aportar al PIB (Producto Interno Bruto) equivale a $ 1.000 millones, falta de fuentes de empleo, no generación de plazas de trabajo, no mover ese encadenamiento productivo”, dijo el dirigente.

Publicidad

Propuso que adicionalmente a la reforma tributaria se plantee un plan de reactivación de la obra pública, se coordine con los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) y se revise la Ley de Contratación Pública.

Según datos de la Camicon, en 2023 la construcción genera 492.378 empleos directos; por cada empleo directo se generan cinco indirectos.

Para este año, el Banco Central del Ecuador (BCE) proyectaba que la industria de la construcción termine con un crecimiento del 3,10 %, pero cerrará sin crecimiento (0 %), indicó la Cámara en un reporte.

El presidente electo Daniel Noboa dice en Washington que Ecuador necesita un “préstamo puente” para financiar su plan de gobierno

El abogado Bustos señaló que lo que se puede percibir de los anuncios preliminares de la reforma tributaria “es que el presidente electo entiende que el nivel de crecimiento del Ecuador está estancado”; por ello, no se esperaría una reforma pensada para un período completo.

“El mensaje que quiere transmitir, de alguna forma al sector empresarial y luego al resto del país, es que ningún sistema tributario se sostiene con aumento de recaudación, sino con aumento de inversión. Por eso es importante que más empresas vengan al Ecuador y que más empresas en Ecuador inviertan más”, resumió el experto e indicó que si se logra esta dinámica de más inversión pública y privada, aumentará el consumo de las personas.

El paso de la ley por la Asamblea Nacional

Para que las medidas de la reforma tributaria entren en vigencia desde enero de 2024 se requiere que la Asamblea apruebe la iniciativa en diciembre.

Por ello, el proyecto de ley que entregará Noboa, apenas asuma la Presidencia de la República, tendrá el carácter de urgente en materia económica, con lo cual el Parlamento tendrá máximo 30 días para analizar y someter a votación.

Luego la norma aprobada en la Asamblea pasará por el filtro del Ejecutivo que, si no tiene objeciones, se podrá disponer su inmediata publicación en el Registro Oficial antes de terminar el año.

Fecha de posesión del presidente electo, Daniel Noboa, aún no está definida y podría sufrir modificaciones

El tiempo apremia y la suerte de la reforma dependerá de las negociaciones para sumar los votos necesarios en el pleno.

Será decisiva, además, la conformación de las comisiones especializadas de Régimen Económico y la de Desarrollo Económico, ya que una de ellas se encargará de dar trámite al proyecto de ley.

Daniel Noboa, en su viaje en Estados Unidos, dijo que estima que podría tener una mayoría legislativa de “entre 80 y 90 votos”, pero reconoció que “la política ecuatoriana es mágica, como Macondo, que cualquier cosa puede pasar hasta el último día”, según recogió el medio argentino Infobae.

Tomando en cuenta la fragmentación que presenta la nueva Asamblea Nacional y los intereses propios de cada organización política, es de esperarse que existan líneas rojas que condicionen el debate en el pleno, dependiendo del contenido de la reforma, observó el abogado Javier Bustos.

Se podrían generar conflictos si el proyecto del ley aborda “temas sensibles para la población”, como las tarifas del IVA, del impuesto a la renta o gastos personales, por ejemplo, dijo el experto. (I)