El presidente de la Asamblea Nacional, César Litardo, suspendió hace pocos minutos la sesión 701 convocada para el tratamiento del proyecto de Ley de Defensa de la Dolarización. Lo hizo luego de cuatro horas de sesión, en la cual se dio lectura del informe de primer debate, se recibió a autoridades de Gobierno en Comisión General y se hizo la ponencia por parte del presidente de la Comisión de Régimen Económico, Franco Romero (asambleísta independiente).

Romero hizo la presentación inicial indicando que el proyecto de ley contiene cuatro secciones. La primera, un cuerpo normativo de 106 artículos que reforman el Código Monetario y Financiero (Comyf). En una siguiente sección están nueve disposiciones reformatorias, de las cuales siete se refieren al cierre de la crisis bancaria de 1999. En la tercera sección están seis disposiciones transitorias y finalmente en la cuarta una disposición derogatoria.

Romero hizo votos para que los aportes de los asambleístas en el pleno enriquezcan el debate. El asambleísta independiente comentó que los puntos principales de discusión en el interior de la Comisión tuvieron que ver con la conveniencia de tener o no dos juntas y la forma de conformación de las mismas. También hubo varios criterios sobre los cuatro sistemas del BCE. De todas maneras, dijo que lo que se ha buscado es cuidar las reservas que son administradas por el BCE, y evitar que haya un uso de las mismas por parte del gobierno que fuere.

Previamente, la gerente del Banco Central, Verónica Artola, y el delegado del presidente de la República a la Junta de la Política de Regulación Monetaria y Financiera, Marcos López, explicaron a los asambleístas asistentes a la reunión virtual la importancia de la aprobación de esta ley, que crea una independencia del BCE; recompone los cuatro sistemas del balance del BCE, e impide los préstamos desde el BCE en favor del gobierno de turno. Lo propio hizo el académico y experto económico Vicente Albornoz.

Publicidad

Verónica Artola en su intervención sostuvo que en dolarización un Banco Central debe tener un nivel fuerte de reservas, para así evitar caer en la imposibilidad de satisfacer la demanda de dinero que puede generar una crisis. Explicó que lo conveniente es que en la Reserva estén los activos líquidos, pero al momento hay no líquidos como papeles de Finanzas, acciones de la Banca Pública, entre otros.

Para Artola, la propuesta busca afianzar la dolarización a través del fortalecimiento de la institucionalidad, reforzar el marco jurídico, que se incrementen las reservas y que el BCE pueda ejercer la política monetaria de manera técnica, que se convierta en un tercero confiable y se maneje como custodio de las reservas. Para Artola, la creación de la Junta Monetaria independiente es compatible con las mejores prácticas bancarias internacionales.

Destacó que la regla de respaldo busca que el primer sistema, que contiene depósitos bancarios del sector privado y público que son de los depositantes, las monedas acuñadas y TBC, sean cubiertos con activos líquidos en un 100% hasta el 2026; mientras que el resto de sistemas se irán cubriendo paulatinamente hasta el 2035. Para ello, ya existe un plan de pagos del Gobierno hacia el BCE.

Entre tanto, Marcos López, delegado del presidente en la Junta de Regulación de la Política Monetaria y Financiera, sostuvo que el BCE no es un banco comercial y que en dolarización no puede hacer emisión de dinero. En este sentido, dijo que no puede hacer préstamos, porque si lo hiciera se ensancharía el balance y se daría una emisión inorgánica de dólares en la economía. Eso ocurrió en el gobierno de Rafael Correa. Recalcó que esta ley es necesaria y que siempre se la defendió, independientemente de quien haya ganado las elecciones.

Ratificó la necesidad de que haya dos Juntas, una para temas monetarios y otra para financieros, pero sugirió que si los nombres llaman a confusión, la encargada del tema financiero puede llamarse Comisión de Política de Regulación Financiera.

Justificó que los pasivos monetarios como el encaje del sector financiero sean los que más pronto se puedan cubrir en el 100%, pues dijo que estos son extremadamente exigibles. Recordó que en 2009, cuando sí había una reserva internacional fuerte, hubo un retiro de liquidez importante, y los dueños del dinero pudieron retirar la Reserva en un 54%, sin mayores problemas. Una situación similar no podría darse en este momento, pues no hay suficientes activos líquidos para cubrir los pasivos monetarios.

La Asamblea tiene hasta el 25 de abril para aprobar o negar la ley, que fue enviada por el Ejecutivo con carácter de económico urgente. La sesión para el debate propiamente dicho se retomará este miércoles por la tarde. (I)