NOTICIAS

Publicidad

La calificación de deuda de Ecuador está otra vez en la mira por nuevo panorama: menos petróleo y Asamblea “fragmentada”

Fitch ya había bajado calificación y ahora la volverá a revisar por impacto de consulta popular. No prevé avances en reformas de leyes en nuevo Gobierno.

Fitch evaluará nuevamente a Ecuador la calificación de deuda. Foto: AFP

Publicidad

Actualizado el 

La calificación de deuda de Ecuador volverá a ser revisada por Fitch Ratings, esto tras los resultados de la consulta popular del Yasuní, en la cual la mayoría de los ecuatorianos apoyó que se dejara el petróleo del bloque 43 - ITT (Ishpingo, Tambococha, Tiputini) bajo tierra, lo que significaría –según la calificadora de riesgos– que el nuevo Gobierno tendrá que “lidiar” con los efectos de no contar con los recursos que generan esos campos y no anticipan “avances significativos” con respecto a reformas, puesto que como resultado de las elecciones habrá “otra Asamblea Nacional fragmentada”.

Días antes de los comicios del 20 de agosto pasado, el Ministerio de Economía informó que Fitch Ratings redujo la calificación del país de B- a CCC+ debido a la incertidumbre política que circunda a Ecuador en el marco de las elecciones anticipadas derivadas de la muerte cruzada que aplicó el presidente Guillermo Lasso.

“Al Ministerio de Energía le preocupa aspecto legal” de consulta del Yasuní porque en Orellana “se decidió que continúe la explotación del campo”

Según los datos del Consejo Nacional Electoral (CNE), que tiene el 97,84 % de las actas escrutadas, el 58,97 % de los ciudadanos respaldó la tesis de no seguir con la extracción del crudo, mientras que el 41,03 % votó para que se continúe.

Publicidad

La calificadora de riesgos señaló que el binomio presidencial que gane en la segunda vuelta, prevista para el próximo 15 de octubre, “tendrá que lidiar con el impacto de detener la extracción de petróleo en los campos”.

Con respecto a los resultados en la elección de los legisladores, Fitch indicó que no anticipa “avances significativos en las reformas en medio de una Asamblea Nacional fragmentada durante el periodo presidencial restante de 18 meses, en línea con nuestras opiniones cuando bajamos la calificación de Ecuador a ‘CCC+’ desde ‘B’ en agosto”.

De acuerdo con Fitch, podría debilitar significativamente las métricas crediticias soberanas: el impacto negativo resultante sobre el crecimiento del PIB real, las cuentas fiscales y la liquidez externa.

Publicidad

En ese contexto, señaló que los pronósticos que recientemente publicaron no incluyen el impacto de detener la extracción del petróleo en el bloque 43 y por lo cual dijo: “Revisaremos nuestros pronósticos en las próximas semanas”.

La provincia de Orellana, donde está el bloque que extrae el petróleo del Yasuní, votó por no dejarlo bajo tierra

Fitch sostuvo que la incertidumbre política y el malestar social están pesando sobre las perspectivas de inversión. “Vimos que el crecimiento del PIB real se desaceleró al 1,4 % este año, muy por debajo del promedio del 2,1 % de los últimos quince años”, indicó.

Publicidad

Señaló que de acuerdo con las previsiones fiscales en la revisión, “el déficit aumentaría al 3,2 % del PIB este año y al 3,4 % en 2025 debido a un crecimiento más lento, menores ingresos petroleros y un mayor gasto en intereses, salarios y transferencias de seguridad social”.

Para el exviceministro de Comercio Exterior José Orellana “lo que Fitch está diciendo: ‘yo veo problemas de tu situación actual y veo que el Yasuní te lo empeora’” y con ello levanta señales de la situación de Ecuador.

Orellana cree que desde ya los binomios presidenciales “deberían tener personas a las que se les informe lo que están realizando los ministerios más importantes” y citó como ejemplo el de Economía, Agricultura, etc., en lo que respecta en acciones para afrontar el fenómeno El Niño y otras situaciones del país.

De acuerdo con el exfuncionario, para la nueva evaluación que vaya a realizar Fitch no va a considerar el riesgo país, porque en las últimas dos semanas ha oscilado en una tendencia a la baja.

Publicidad

El riesgo país bajó a 1.750 puntos tras las elecciones y la confirmación de que habrá una segunda vuelta electoral en Ecuador. La medición que realiza la banca de inversión JP Morgan representa un 3 % de disminución frente a los 1.814 puntos registrados la semana pasada y también implica un nivel similar al que se tenía antes de que el presidente Guillermo Lasso declarara la muerte cruzada el 17 de mayo. A inicios de agosto este indicador superó la barrera de los 2.000 puntos. Actualmente, al 22 de agosto, se ubica en 1.756 puntos, según los datos del Banco Central.

“Para efecto de Fitch el riesgo país no creo que sea evidente, porque el mercado reacciona más rápido que las calificadoras de riesgo”, sostuvo.

Para Orellana, la calificadora de riesgos ahora lo que está pensando “es cuál va a ser la capacidad del país para pagar cuando vengan las obligaciones más grandes que empiezan en el 2026, cuando viene la parte complicada″. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad