Que hubo un “efecto pandémico” en las solicitudes de registro de marcas en el país en los últimos dos años señala la directora del Servicio Nacional de Derechos Intelectuales (Senadi), María Gabriela Campoverde, pues este indicador no bajó a pesar de que la economía resultó afectada por los confinamientos y que la reactivación ha sido lenta. Más bien subió.

“Hay un incremento en el registro de marcas en el 2020 y en el 2021. En la pandemia muchas personas se quedaron sin trabajo y tuvieron que recurrir a emprendimientos de productos y servicios; algunas empresas cambiaron sus líneas de negocios, por ejemplo, empezaron a fabricar geles antibacteriales o alcohol… Todo esto generó en el Ecuador y en el mundo un incremento de patentes y marcas”, explica ella.

Según cifras del organismo, en el 2019 se presentaron 12.289 pedidos de marcas nacionales y 7.061 extranjeras; en el 2020, las nacionales subieron a 12.445 y las extranjeras bajaron a 6.328; mientras que en el 2021 (con corte a noviembre), las locales superaron los números del 2019 con 12.725 y las extranjeras se recuperaron llegando a 6.964.

Según Campoverde, las áreas en las que mayor incremento de pedidos de registro de marcas hubo fueron las de alimentos, medicinas (incluyendo vitaminas y suplementos alimenticios) y servicios de higiene y limpieza.

Publicidad

Y también en los de derechos que autor. “En el área de creación cultural y artística pasó lo mismo: muchos artistas se quedaron sin trabajo y se volcaron a otro tipo de actividades o servicios; algunos con los que hemos tenido conferencias o charlas han mencionado que (el confinamiento) fue una época importante en la que pudieron de cierta manera concentrarse en su trabajo, porque el creador necesita silencio, un escape y lo tomaron de esa manera y publicaron nuevas obras o hicieron nuevos diseños”, refiere.

Zenny Cun, de 44 años, y su hija Estefanía Cedeño, de 24, y Julio César Cortés, de 39, son ejemplos de estas situaciones. Sus emprendimientos surgieron antes de la pandemia del COVID-19, pero ya con ella golpeando fuerte decidieron iniciar el trámite de registro de sus marcas en el Senadi.

Picatto Gourmet es el nombre de los productos en conserva y mermeladas de Cun y Cedeño. Estefanía cuenta que su mamá estaba desempleada y ella tenía un trabajo a medio tiempo en una agencia de viajes, así que empezaron su negocio en el 2019 con la participación en algunas ferias y les fue bien. Pero las ventas bajaron a raíz del paro de octubre de ese año y luego con la pandemia. Hubo momentos desesperantes en los que no tenían ingresos, cuenta la joven, pero en los últimos meses han logrado reactivarse poco a poco. Su trámite en el Senadi aún no concluye, esperan que ya salga en un par de meses. También han buscado obtener certificaciones sanitarias para que sus productos tengan mayores ventas.

Estefanía Cedeño impulsa su emprendimiento Picatto Gourmet, que ya empezó el trámite de registro de marca. Foto Cortesía

Cortés, en cambio, ya concluyó el registro de su marca Escaladio. Él es arquitecto y elabora réplicas a escala de estadios de fútbol emblemáticos de Ecuador y el mundo. Inició su emprendimiento hace ya más de dos años cuando se quedó sin empleo. Dice que en principio no le pareció urgente registrar su marca y sus diseños, pero el año pasado se le abrieron las puertas de dos mercados internacionales para colocar sus miniestadios a través de dos socios: Argentina (país amante del fútbol por excelencia) y España. Y entonces ya vio necesario hacerlo pues debía proteger su trabajo creativo.

Publicidad

Cedeño y Cortés comentan que la idea de inscribir los distintivos de sus negocios surgió de los especialistas de Épico, la Empresa Pública Municipal para la Gestión y Competitividad, adonde acudieron para pedir asesoría.

Catalina Vera, su directora de Emprendimiento y experta en propiedad intelectual, expresa que actualmente muchos emprendedores venden sus productos a través de las redes sociales y de tiendas online. “En ese mundo virtual los derechos de propiedad intelectual son muy frágiles”, dice; y agrega que el trámite en el Senadi tiene como objetivo “protegerse” y que nadie “se tome su nombre y se aproveche todo el esfuerzo que están haciendo”.

Pero la recomendación y acompañamiento de Épico en ese sentido no es para todos los que reciben las capacitaciones, sino para los que ya tienen claro cuál es la propuesta de valor de su negocio. Esto porque el trámite tiene un costo y si el empresario no quiere perder ese dinero, debe procurar que todos sus documentos estén completos y haya una investigación previa exhaustiva para que sus marcas o distintivos sean impugnados. (I)

Cómo registrar una marca

1. Catalina Vera, de Épico, sugiere empezar por una investigación en redes sociales respecto a si existen nombres, logos, colores y diseños similares. En el sitio web de Senadi hay un buscador fonético gratuito en el cual se puede revisar qué es lo que existe en los registros, pero si el emprendedor desea hacer algo más formal, puede hacer el pedido de información, lo cual tiene un costo de $ 16.

Publicidad

2. Con esta información se ingresa el trámite, el cual cuesta $ 208.

3. Según María Gabriela Campoverde, directora del Senadi, hay descuentos del 50 % para emprendedores y mypimes en ambas tasas.

4. El registro de una marca puede durar de seis a nueve meses; según la documentación que haya entregado el dueño del negocio, mientras más completa y menos errores tenga, el trámite es más corto. El proceso de registro incluye una etapa de impugnación en la que todos los propietarios de una de ellas pueden presentar objeciones.

5. El tiempo de vigencia de una marca es de diez años; se puede renovar. (I)