A través de la Procuraduría General del Estado, el Gobierno de Ecuador solicitó una prórroga, hasta el 9 de agosto, ante el tribunal federal de los Estados Unidos, en Washington, para presentar una petición que permita descontar del monto total del laudo arbitral las obligaciones tributarias y otros pasivos significativos adeudados por Perenco a Ecuador. Perenco no se opuso a dicha solicitud de prórroga.

Esta compensación de obligaciones pecuniarias es importante y está reconocida en la jurisprudencia internacional, sobre todo cuando la capacidad de cobro está limitada por tratarse de empresas que están en liquidación y que no tienen activos en el país.

Sin perjuicio de las acciones pendientes ante el tribunal de los Estados Unidos, el Estado ecuatoriano de buena fe continuará abierto a llegar a un acuerdo con Perenco. Ecuador ha cumplido de forma sistemática y voluntaria todos y cada uno de los laudos internacionales en los casos en que ha sido parte. Ecuador recalcó que no existe a la fecha ningún laudo internacional pendiente de pago por el Estado. Incluso, a pesar de que el Ecuador ha sido fuertemente golpeado por la crisis sanitaria por el COVID-19, cumplió con sus obligaciones internacionales en el año 2020, cuando exitosamente logró de manera consensuada reestructurar su deuda soberana.

El Estado quiere, y así se lo ha hecho saber a Perenco, honrar el pago del laudo, pero también espera que la petrolera honre sus deudas con el Estado. Lamentablemente, Perenco pretende que habiéndose declarado “empresa en liquidación” el Estado le pague la totalidad del laudo sin ninguna garantía de que esa misma empresa en liquidación honre sus deudas en el Ecuador antes de desaparecer. Sería irresponsable para el Estado no exigir garantías.

Cabe resaltar que Ecuador mantiene relaciones estrechas y constructivas con la comunidad internacional, incluyendo los organismos multilaterales. Ecuador envió un mensaje confirmando a los tenedores de bonos soberanos, a la comunidad financiera internacional y a los inversionistas en general que respetará y honrará sin ninguna duda sus obligaciones.

Adicionalmente, el Estado ecuatoriano lamentó la estrategia de comunicación parcial e incompleta iniciada por Perenco hoy con el único propósito de presionar al Estado a realizar un pago, sin que se reconozca y pague los tributos y otras obligaciones en firme que debe al Ecuador por sus operaciones petroleras en el país.

Por redes sociales empezó a circular un comunicado del portal www.upstreamonline.com que indicaba que Ecuador ha caído en default por la deuda de Perenco.

La demanda de Perenco ante el Ciadi se dio luego de que se generaron cambios en los contratos petroleros, primero en el gobierno de Alfredo Palacio y luego en el de Rafael Correa. Los porcentajes de variación cambiaron hasta llegar a un 99 % en beneficio del Estado y de 1% para las empresas privadas en cuanto a la producción incremental.