Hoy, 14 de agosto, se realizaron varios plantones en Guayaquil, Quito y Galápagos para exigir al Gobierno Nacional acciones "que solucionen de forma definitiva el problema respecto a las circunstancias tan delicadas producto de la presencia de la flota de buques pesqueros (la mayoría chinos) frente a la Zona Económica Exclusiva del Ecuador e Insular".

Las protestas, cuyas mayores consignas fueron ¡Buques de muerte! y ¡SOS Galápagos!, fueron coordinadas por el colectivo Pacífico Libre, conformado por más de 25 organizaciones y profesionales en protección de animales y el medio ambiente.

Los cuestionamientos se dan por el impacto en las especies marinas que causan este tipo de flotas y los desechos que arrojan al océano.

"La idea es clara. Para poder parar este tipo de pesca se debe prohibir la pesca con naves nodrizas. La nave nodriza debe regresar a puerto. Hay que prohibirles a todas las pesqueras, incluida la de Ecuador que también se lleva gran parte del problema del mar", indicó Andrea González de Fundación La Iguana que también es parte de Pacífico Libre.

Publicidad

La activista indicó que se debe expedir un reglamento internacional donde se obligue al barco nodriza regresar a puerto. Esto debido que flotas como la china tienen este tipo de embarcaciones que les permite mantenerse navegando en el mar mucho tiempo sin reportar lo que se pesca.

La bandera honesta no tiene el color azul, porque ese color representa los recursos naturales que no estamos protegiendo. ¡Necesitamos acciones concretas y urgentes! Lee la carta que enviamos a Presidencia en este enlace y únete a enviar tu carta: https://t.co/M1L22fvh3z pic.twitter.com/AEzapumrN3

"Nosotros entendemos que la situación se nos va de la manos porque una flota extranjera está actualmente acechando nuestro mar territorial llevándose las especies que son migratorias que no conocen de banderas y fronteras. Sin embargo, pedimos acciones de parte del Gobierno porque ellos sí pueden hacer algo. Hay tratados internacionales a los que se pueden acoger", afirmó María Gracia González, vocera Pacífico libre.

Otro de los problemas que generan estas flotas son la cantidad de desechos que arrojan al mar. Desde julio pasado, el número de residuos que llegan a Galápagos, especialmente plásticos, ha aumentado.

Este incremento es vinculado por esos entes a la presencia de la flota de 340 barcos extranjeros.

El colectivo Frente Insular, que también participó en el plantón, estima que la flota de embarcaciones está generando entre 23 000 y 25 000 botellas plásticas diarias que son arrojadas directamente al mar.

Montones de basura con etiquetas chinas llegan a las costas de Galápagos cada día. Sino son capaces de tener normas básicas de cuidado, qué podemos esperar que hagan con las especies marinas? #BuquesDeMuerte #AccionPorGalapagos pic.twitter.com/REtGE8wsPY

Han recogido, en las costas del archipiélago, recipientes de “productos tóxicos”, tanques de combustible, de aceite, residuos pesqueros, equipos médicos, rasuradoras y cepillos de dientes con leyendas chinas. (I)