Las definiciones de “superdotado” varían ampliamente.

Según una perspectiva académica, un niño se considera superdotado de acuerdo a su desempeño en una prueba de inteligencia. Utilizando una prueba de coeficiente intelectual (CI) estándar con una puntuación de 100 como “norma”, los niños que obtienen 130 o más se consideran superdotados; mientras quienes consiguen 145 son profundamente dotados.

En otros casos, la evaluación puede basarse en una combinación de puntajes de pruebas de inteligencia, creatividad y capacidad para concentrarse en una tarea.

¿Puede el coeficiente intelectual variar a lo largo de la vida?

Según el portal Guía Infantil, existe un método casero para averiguar si su hijo tiene altas capacidades. Consiste en que los padres respondan una serie de preguntas, en las que si la mayoría de las respuestas son positivas, su hijo podría ser superdotado. Estas son las preguntas:

Publicidad

  1. ¿Le resulta fácil aprender habilidades de forma autónoma?
  2. ¿Pronunció su primera palabra a los seis meses y la primera frase al año?
  3. ¿Al año y medio podría mantener una conversación?
  4. ¿Conocía las letras a los dos años y medio?
  5. ¿Ha aprendido a leer en un corto espacio de tiempo?
  6. ¿Realiza preguntas sobre el mundo que le rodea a edades tempranas?
  7. ¿Tiene una gran creatividad?
  8. ¿Se preocupa por temas de moralidad y justicia?
  9. ¿Es crítico consigo mismo y con los demás?
  10. ¿Se aburre en clase porque ya conoce el temario?
  11. ¿Retiene fácilmente información incluso de temas complejos?
  12. ¿Tiene una gran curiosidad por todo tipo de temas?

Si después de responder a estas cuestiones piensas que tu hijo o hija tiene altas capacidades, puedes verificarlo mediante un test psicológico realizado por un experto.

Para que estos niños desarrollen todo su potencial existen colegios especiales o talleres y cursos en los que ellos pueden recibir la atención extra que necesitan para orientar su conocimiento y desarrollarlo.

Conductas que pueden indicar que tienes un niño superdotado

Antes de llevar al niño para hacer un test de altas capacidades, hay conductas y actitudes que tienen los bebés y niños que pueden llevarnos a saber si son superdotados o no. Es difícil de confirmarlo, ya que suele confundirse niños inteligentes con niños con altas capacidades, cuando no es lo mismo.

Según Guía Infantil, estos son algunos comportamientos que según la edad, pueden indicar que su hijo puede ser superdotado:

Publicidad

Los bebés con altas capacidades pueden:

  • Demandan mucha atención
  • Pueden mostrarse sobreestimulados
  • Pueden presentar desarrollo psicomotor rápido
  • Fijan la mirada en el primer mes de nacido
  • Se comunican con rapidez
  • Empiezan a decir las primeras palabras antes de los 6 meses de vida

Niños de 1 a 3 años con altas capacidades pueden:

  • Hablar fluida y perfectamente
  • Tener gran memoria
  • Aprender a escribir y a leer solos
  • Tener más sensibilidad sensorial
  • Presentarse con más seguridad

Niños de 3 a 6 años con altas capacidades pueden:

  • Aburrirse en la escuela y presentar notas bajas
  • Tener baja tolerancia a la frustración
  • Poseer un vocabulario extenso y variado
  • Distraerse con facilidad

Niños de 6 a 9 años con altas capacidades pueden:

  • Ser más autónomos
  • No gustar de las normas y reglas
  • Ser demasiado responsables
  • Ser muy sensibles a las críticas
  • Aburrirse con otro niños

(I)